PEACE

PEACE
Paz y Ciencia

domingo, 15 de enero de 2017

Causas y Síntomas



Todo ocurre de forma conectada, nada está aislado, cualquier hecho, incidente, gracia o desgracia, se encuentra ligado a otros en un dinámico proceso de interacción, un evento se continúa con otros, la causa precede al efecto. De esta condición última se desprende la necesidad de la línea de tiempo que supone la causalidad y el hecho de que la causa siempre se encuentra en el ayer de lo causado.
El reloj causal es el que habla de las influencias que determinan resultados, consecuencias, secuelas y frutos. Su acción se resume en frases como: Todo efecto tiene una causa-No existe efecto sin causa-Todo cuanto comienza a existir debe tener una causa eficiente-Todo cuanto existe de manera contingente tiene causa eficaz.
Sin embargo, la causalidad unívoca se vio obligada, por su insuficiencia, a ampliarse a lo "multi" o "pluri".
La multicausalidad es aplicable en la naturaleza, y, por tanto mucho más en los humanos.
Sin embargo, incluso contando con la noción de sobredeterminación es la apreciación de los procesos humanos, y aceptando la noción de sobredeterminación en la apreciación de los seres humanos, y aceptando la posibilidad de que esta perspectiva permita descifrar la génesis de un síntoma, conducta o cualquier otra manifestación, tal perspectiva sólo alcanzaría a predicar eso (que no es poco), pero no lograría poner en evidencia el significado existencial de tal producción.
Con Sigmund Freud la causa fue, al principio de sus reflexiones, el trauma. Luego el Complejo de Edipo, y más luego el de la castración, otros investigadores hablan de complejo de inferioridad, abandono materno, etc. Incluso, de lo personal se avanzó a lo no personal: anclajes arquetípicos, constelaciones familiares, memorias del alma. Es igual: aunque cambiemos el motivo, nos extendamos en el espacio o retrocedamos en el tiempo, todo se restringe a buscar causas en el pasado. Esto indica la cartografía de un organismo, pero no de las intenciones que lo alienta. Para eso, hace falta dar un paso más.