PEACE

PEACE
Paz y Ciencia

jueves, 17 de enero de 2019

Moralidad, ego y agresión




Dentro de cada límite del ego encontramos las fuerzas cohesivas de la integración, que llamamos lo bueno, y en el otro lado, las fuerzas destructivas de la agresión, que llamamos lo malo. En el interior está lo que aceptamos o nos es familiar, y afuera está lo que rechazamos como ajeno o extraño. Las leyes del límite del ego, la identificación y la alienación, se aplican a todos los fenómenos de límites. Se aplican a relaciones interpersonales, a relaciones intrapersonales; podemos llenar libros completos con ejemplos de nuestras disociaciones de parte de nosotros mismos, debidas a represiones, proyecciones, autocontrol y otros medios de alienar la discriminación organísmica.
La agresión y la cohesión son mutuamente dependientes.

Rodrigo Córdoba Sanz. Psicólogo y Psicoterapeuta.
Tfno. Contacto: 653 379 269
Página Web: www.rcordobasanz.es

miércoles, 16 de enero de 2019

¿Qué es un padre?

La disolución hipermoderna de Padre y Ley de nuestro tiempo parece sancionar el irremediable declive de la representación edípica del padre situándose bajo el signo del "anti-Edipo", ejerciendo una crítica radical de la equivalencia freudiana Padre y Ley.
Lacan mostrará el carácter virtuosamente traumático de esta operación: el ejercicio simbólico de la paternidad asegura al hijo la posibilidad de salir del pantano indiferenciado del goce y de aventurarse hacia la asunción singular del propio deseo.
En realidad, el propio Freud, mucho antes de la crítica antiedípica de los '70, anunciaba la época de la disolución del padre, desde los orígenes de la doctrina psicoanalítica, fuese un padre evanescente, castrado, opuesto y alternativo a la reconocida grandeza del pater familias. Como si este padre, el padre del que habla Freud, no fuese sólo agente de la castración -aquel que introduce el límite de la Cosa materna- sino también aquel que lleva consigo las marcas de la castración. Se trata de una ambivalencia interna al concepto freudiano de padre. Por una parte el Padre-Norma, el padre que equivale a la Ley, el padre que ejerce la amenaza de eviración y que instala la Ley en la familia; por la otra el padre ausente, vulnerable, demasiado humano para sostener la tarea de representar esa equivalencia.

Massimo Recalcati: ¿Qué queda del padre? La paternidad en la época hipermoderna.

Rodrigo Córdoba Sanz. Psicólogo y Psicoterapeuta.
Tfno. Citaciones: 653 379 269
Página Web: www.rcordobasanz.es

El saber esquizofrénico




<>.


La certeza inflexible que identifica el saber esquizofrénico no es una convicción cualquiera. Es una suerte de dogma que, al margen de su contenido, posee dos requisitos formales que van más allá de la seguridad irrebatible compartida con cualquier otra manifestación de fe o certidumbre. El primero, su capacidad para detener el pensamiento y establecer una verdad inamovible. En su presencia no estamos ante un mero axioma que potencia con su solidez una línea de reflexión, bajo la confianza que presta una idea que sirve de punto de apoyo. Funciona, por el contrario, como un pivote central que bloquea el desarrollo de la razón y la obliga a girar en un estrecho círculo del que no puede salir.

<>


Rodrigo Córdoba Sanz. Psicólogo y Psicoterapeuta. Zaragoza (Zona Centro).
Teléfono: 653 379 269
Página Web: www.rcordobasanz.es

martes, 15 de enero de 2019

Sociología de la "Institución" Mental




Propongo llamar aquí psicosociología del establecimiento psiquiátrico a dicha evolución que reduce, en lo esencial, el estudio de la "institución" al análisis de su organización interna, de sus tradiciones, de sus prácticas profesionales, de los tipos de interacción que permite entre las distintas categorías de personal y de enfermos, etc. Su característica general consiste en plantear el conjunto de estas conductas institucionalizadas en función de su mayor o menor pertinencia respecto de la finalidad proclamada por la menor pertinencia respecto de la finalidad proclamada por la psiquiatría, la curación de los enfermos. Esta orientación debería ser claramente diferenciada de la sociología de la institución psiquiátrica propiamente dicha que constituye uno de los momentos estratégicos de la teoría del sistema psiquiátrico en general, enfocado éste como aparato de poder y control social. Si se trata, por tanto, de poner fin a una serie de supervivencias, de recuperar un retraso, de reabsorber unos disfuncionamientos, la buena marcha de los establecimientos psiquiátricos no plantea problemas cualitativamente diferentes de aquéllos que se le presentan al experto en técnica organizativa ante el funcionamiento de cualquier establecimiento social y el sociólogo está perfectamente calificado para intervenir como auxiliar del administrador. Desde el otro punto de vista, el interés principal del estudio de la "institución" psiquiátrica radica en que ésta representa uno de los lugares en donde estalla, bajo la forma menos velada, una de las contradicciones fundamentales de las sociedades modernas entre una ideología humanista, liberal y racionalizadora, por una parte y, por otra, la existencia de instancias oficiales que institucionalizan la segregación social y perpetúan las formas más absolutistas de poder sobre el hombre.

Rodrigo Córdoba Sanz. Psicólogo y Psicoterapeuta. Zaragoza (Zona Centro).
Teléfono Contacto: 653 379 269
- Página Web: www.rcordobasanz.es

lunes, 14 de enero de 2019

Altamente Sensible e Intensidad Perceptiva

Las personas con alta sensibilidad perciben su entorno, a las demás personas y sus sentimientos a través de filtros extremadamente sensibles, que detectan el estado de ánimo de los demás con la misma claridad que las sensaciones presentes en la naturaleza o la atmósfera de una determinada pieza musical.
La escritora Luise Rinser, que como muchos artistas es una persona altamente sensible, refiere en su relato Un día de septoembre que al oír cantar una canción nostálgica a una empleada doméstica de la vecindad, se contagió de inmediato de la tristeza que transmitía. Para distraerse, cerró las ventanas y puso las noticias, pero enseguida se dio cuenta de que no podía huir del sentimiento que tan abruptamente había surgido en ella: "Esa canción del desierto ha transformado la habitación, la ha contagiado con su tristeza, [...] la canción me envuelve, se acerca a mí cada vez más, penetra en mi piel".

Rodrigo Córdoba Sanz. Psicólogo y Psicoterapeuta
Tfno. Citaciones: 653 379 269
Página Web: www.rcordobasanz.es

Implosión



“Miedo a la muerte significa miedo de la vida.”
“El organismo lo sabe todo. Nosotros sabemos muy poco.
La intuición es la inteligencia del organismo.”


Lo que está sucediendo en la implosión es una falta de acting out. Hay miedo a ser, hay una contradicción básica o congelamiento. Esto es el equivalente de lo que Freud sintió como el instinto de muerte. Pero no es un instinto que nos lleva a la muerte; en todo caso, es lo opuesto, como lo has visto cuando es trabajado y llevado a la explosión, ¡es algo muy vital! Si mantengo un equilibrio exacto entre músculos extensores y contractores, puedo llegar a tener una garra extremadamente rígida que no puede moverse. Una posición muy rígida. Sin embargo, hay allí una doble cantidad de energía, dos partes de mí mismo tratando de tomar el control y en un equilibrio exacto. Aún es vida; si bien está catatónica.

Algunas veces se encuentra que sólo un pequeño sentimiento es liberado por explosión, y luego la energía es liberada en la personalidad total. La persona se torna más viva. Entonces es capaz de entenderse mejor con otros niveles de sentimiento. La emoción más fácil de alcanzar es generalmente la pena, porque es, en la mayoría de los casos, aceptable socialmente. La explosión al amor es a menudo difícil. La más difícil para el neurótico es la explosión a la alegría.

Rodrigo Córdoba Sanz. Psicólogo y Psicoterapeuta.
Zaragoza (Zona Centro). C/ Lacarra de Miguel 27. 2C
Tfno. Contacto: 653 379 269
- Página Web: www.rcordobasanz.es



sábado, 12 de enero de 2019

Antipsiquiatría. Una visión histórica




En el siglo XIX, un análisis léxico-gráfico incluso grosero muestra una medicalización creciente del vocabulario de la intervención terapéutica. Pocos psiquiatras o psicoanalistas hablan explícitamente hoy en día de orden, de disciplina, de buenas costumbres, de la necesidad de sumisión, etc., pero, sin embargo, si hablan de control de la agresividad, de reinvestimiento de la realidad, de maduración de los afectos, de transferencia institucional, etc. Pero este cambio en el lenguaje no significa necesariamente que las dos series de conceptos no pueden tener unos efectos normativos comparables. La situación es hoy en día mucho más compleja que en el siglo XIX porque los progresos del saber médico hacen cada vez más difícil la transposición de los intereses de control social a una síntesis médica; sin embargo, ésta no tiene un significado absolutamente distinto dado que la progresiva autonomía de los conocimientos médicos marcha a la par con su difusión y la reinterpretación en función de estos mismos intereses. Sería objeto de otro estudio, al que este esbozo histórico podría servir de introducción, el intentar apreciar el impacto de cada una de estas dos lógicas en la coyuntura inestable de la medicina mental contemporánea.

Rodrigo Córdoba Sanz. Psicólogo y Psicoterapeuta.
Tfno. Citaciones: 653 379 269
Página Web de Rodrigo Córdoba Sanz

viernes, 11 de enero de 2019

Acting Out y Fritz Perls



Fritz Perls habla de su época (larga) freudiana en estos términos:

Este término me hace volver a mi época como psicoanalista, cuando el acting out era algo malo. La rígida exigencia de Freud era: "No debes actuar, sino recordar". En su preocupación con el pasado, Freud decía que las personas deberían recordar en vez de actuar, pero en mi opinión, su idea era que deberían darse cuenta o tener la suficiente distancia frente al problema, de modo que pudieran trabajar en ello. En términos freudianos, las personas deberían estar más conscientes de lo que están haciendo. En cierto modo, la idea de Freud era correcta. Él creía que las personas viven ciertas actitudes neuróticas y que, al vivirlas y actuarlas, escapan al tratamiento. Ahora, cuando en terapia gestáltica hablamos de acting out, no queremos decir: "Vívelo", sino "Sé un actor". Tenemos un guión bajo la forma de un sueño o una fantasía. Vemos que el sueño o la fantasía es una historia, un drama, y lo actuamos de nuevo en la terapia para darnos más cuenta de lo que somos, de nuestras potencialidades.

Rodrigo Córdoba. Psicólogo y Psicoterapeuta.
Tfno. Contacto: 653 379 269
Página Web: www.rcordobasanz.es

jueves, 10 de enero de 2019

La oportunidad del hablar y del callar

Desde la metapsicología que construyó Freud, podemos comprender dos situaciones básicas que nos ayudan a determinar de qué manera el cómo, el cuándo y el qué de nuestro decir y de nuestro callar pueden influir en mantener la intensidad de la transferencia (y de la contratransferencia) dentro de los límites tolerables.

Una de ellas ocurre cuando el mayor compromiso emocional del paciente no se dirige, en ese momento, hacia su psicoanalista, sino, por el contrario, hacia las representaciones de otras personas que, durante la sesión, ocupan su consciencia. En esa situación parece ser lo más conveniente que el enunciado verbal del psicoanalista se dirija a esclarecer los pormenores de ese vínculo y algunos de sus concomitantes inconscientes, dejando implícito el carácter transferencial de impulsos y afectos comprometidos.

Otra es la situación, en cambio, que ocurre cuando las representaciones que retienen un mayor compromiso emocional en la consciencia del paciente son las del psicoanalista. En ese caso, parece conveniente que, durante la sesión se escuche, o se interprete, sin aducir que los impulsos o afectos no son más que el producto de la transferencia.

Todorov: Si las palabras crean la realidad que antes evocaban de un modo ficticio, el silencio, por su parte, hace desaparecer esa misma realidad.

Rodrigo Córdoba Sanz. Psicólogo
Tfno. Contacto: 653 379 269
Página Web: www.rcordobasanz.es

¿Por qué usar el aquí y ahora?




La razón por la cual usar el "aquí y ahora" reposa sobre un par de supuestos básicos: 1) la importancia de las relaciones interpersonales, y 2) la idea de la terapia como un microcosmos social.

Para el científico social y para el terapeuta contemporáneo las relaciones interpersonales son tan obvias y monumentalmente importantes que machacar sobre el asunto es correr el riesgo de predicar a los conversos. Baste decir que más allá de nuestra perspectiva profesional -si estudiamos a nuestros parientes no humanos, los primates, las culturas primitivas, la historia del desarrollo individual o los patrones de la vida moderna-, es evidente que somos criaturas intrínsecamente sociales. A lo largo de toda la vida, el ambiente interpersonal que nos rodea- colegas, amigos, maestros, así también como la familia- tiene una enorme influencia sobre la clase de individuos que somos. Nuestra autoimagen se formula en gran medida apoyada en las valoraciones reflejadas que percibimos en los ojos de las personas importantes de nuestra vida.

El segundo postulado -la terapia es un microcosmos social- significa de forma eventual (siempre y cuando no lo estructuremos demasiado) los problemas interpersonales del paciente se manifestarán en el "aquí y ahora" de la relación terapéutica. Si en su vida el paciente es demandante o temeroso o arrogante o tímido o seductor o controlador o crítico o inadaptado interpersonalmente de cualquier otro modo, entonces estos rasgos entrarán en la relación del paciente con el terapeuta. Repito que este enfoque es básicamente ahistórico: casi no hace falta indagar de forma extensa en la historia para captar la naturaleza de la mala adaptación, porque muy pronto se exhibirán con claridad en el "aquí y ahora" de la sesión de terapia.

Para resumir, la razón por la cual usar el "aquí y ahora" es que los problemas humanos son en gran medida relacionales, y por lo tanto los problemas interpersonales de un individuo terminarán por manifestarse en el "aquí y ahora" del encuentro terapéutico.

Rodrigo Córdoba Sanz. Psicólogo y Psicoterapeuta. Zaragoza (Zona Centro).
Teléfono Contacto: 653 379 269
Página Web: www.rcordobasanz.es

miércoles, 9 de enero de 2019

Perro de arriba Perro de abajo




Según Fritz Perls el perro de arriba puede ser descrito como virtuoso, amenazante, castigador, autoritario y primitivo. Equivale al Superyó freudiano. Continuamente dirige con afirmaciones tales como "tú deberías", "tú debes" y "¿por qué tú no?". En forma bastante extraña, todos estamos tan identificados con nuestro perro de arriba, que ya no cuestionamos su autoridad. Tomamos su virtuosismo como un hecho.

El perro de abajo, que equivale al ello freudiano, desarrolla una gran habilidad para evadir las órdenes del perro de arriba. Intentando cumplir a medias con esas exigencias, el perro de abajo responde: "Sí, pero...". "Le pongo tanto empeño, pero la próxima vez lo haré mejor" y "Mañana". Usualmente obtiene lo mejor del conflicto.

En otras palabras, el perro de arriba y el de abajo son en realidad dos "payasos" que representan sus roles bizarros e inútiles en el escenario de un yo mudo y tolerante. La integración, o cura, se puede lograr sólo cuando cesa la mutua necesidad de control entre los dos perros. Sólo entonces se escucharán el uno al otro. Una vez que vuelven a la cordura (en este caso, al escucharse mutuamente) se abre la puerta a la integración y a la unificación. La oportunidad de unificar las partes separadas de la persona se constituye entonces en una certeza. El impasse o el eterno conflicto de la terapia interminable puede ser separado.

martes, 8 de enero de 2019

Frederick Perls y la sociedad

《La sociedad exige conformidad a través de la educación; enfatiza y recompensa el desarrollo intelectual del individuo. En mi lenguaje llamo al intelecto "la computadora  incorporada". Cada cultura y los individuos que la componen crean ciertos conceptos e imágenes, los que constituyen la conducta social ideal, o maneras como el individuo debería funcionar dentro de este marco de referencia. Con el objeto de ser aceptado por la sociedad, el individuo responde con una serie de respuestas fijas. Llega a esas respuestas "computando" lo que considera es la reacción apropiada. Para estar de acuerdo con los "deberías" exigidos por la sociedad, aprende a pasar por alto sus propios sentimientos, deseos y emociones. Ocurre, entonces, que también se separa de la naturaleza.》

Fritz Perls. Terapia Gestáltica y las Potencialidades Humanas

Rodrigo Córdoba Sanz. Psicólogo.
Teléfono citaciones: 653 379 269

Sensibilidad.

1《Está demostrado que los temores y desequilibrios emocionales graves de los padres influyen en el niño desde que está en el útero, pero las consecuencias se prolongan durante los primeros meses de vida y siguientes etapas formativas. Cuando una (futura) madre está muy estresada, transmite a su hijo la predisposición al estrés. Por lo tanto, el sistema de procesamiento del estrés no se forma primordialmente a partir de los genes en el cerebro del niño. Las interacciones con las figuras de apego más importante marcan el carácter de una persona. Dicho de otro modo: lo decisivo no es los genes que tenemos, sino cuáles de ellos se activan gracias a la figura de apego y al entorno en el que nos desarrollamos. Esto es lo que nos enseña la neurociencia moderna.

Una madre totalmente sobrecargada y a la que las experiencias traumáticas han vuelto insegura, un padre ausente, un matrimonio cansado o la imposibilidad de confiar en el cariño de los padres activan todas las alarmas en el niño. Este afina cada vez más sus antenas para captar el ambiente reinante y averiguar si existe alguna amenaza en el lugar en el que se encuentra. El resultado es un estado de vigilancia constante. El niño no sabe nunca qué le espera. La inseguridad prevalece sobre la seguridad emocional. Y la falta de experiencias de apego supone una mayor propensión al estrés. Cada vez se necesitan menos desencadenantes para que se active el sistema de alarma. Las antenas, extremadamente refinadas, reaccionan intensamente ante cualquier señal alarmante. El niño responde ante esta incertidumbre activando aún más los genes del estrés. Se encuentra en un estado de atención permanente [...]

El médico y neurólogo Joachim Bauer lo expresa así: "Las experiencias tempranas de falta de atención dejan una especie de huella biológica, en la medida en que alternan el patrón según el cual los genes reaccionan después a los estímulos ambientales". 》

Antje Sabine Naegeli

viernes, 4 de enero de 2019

El "Aquí y Ahora" en Terapia



El "aquí y ahora" en terapia es la fuente principal del poder del tratamiento, la mina de oro de la terapia, el mejor amigo del terapeuta (y también del paciente). El "aquí y ahora" es tan vital para la terapia que se podrían arrojar con cariño centenas de entradas en el Blog.

El "aquí y ahora" se refiere a los acontecimientos inmediatos de la sesión terapéutica, a lo que está ocurriendo aquí (en este consultorio, en esta relación, en el espacio particular entre usted y yo) y ahora, en los minutos de esta sesión inmediata. Es básicamente un enfoque ahistórico y desenfatiza (pero no niega la importancia de) la historia pasada o los acontecimientos de la vida exterior del paciente.

Freud, una vez señaló lo importante que es que el terapeuta ocupe un lugar especial en la mente del paciente de manera que las interacciones entre éste y aquél comiencen a influir en el curso de su sintomatología (es decir, que la psiconeurosis sea gradualmente reemplazada por una neurosis de transferencia). Queremos que la hora de la terapia sea uno de los hechos más importantes de la vida del paciente.

Rodrigo Córdoba Sanz. Psicólogo y Psicoterapeuta. Zaragoza (Zona Centro).
Teléfono Contacto: 653 379 269
Página Web de Rodrigo Córdoba Sanz




jueves, 3 de enero de 2019

Terapia Gestáltica

《 La terapia gestáltica es una de las fuerzas rebeldes, humanistas y existenciales de la psicología que buscan detener la avalancha de fuerzas autoderrotantes y autodestructivas presentes en algunos miembros de nuestra sociedad. Es "existencial" en un sentido más amplio de la palabra. Todas las escuelas existencialistas enfatizan la experiencia directa, pero la mayoría de ellas tienen un marco conceptual: Kierkegaard tenía su teología protestante; Buber, su judaísmo; Sartre su comunismo; y Binswanger, su psicoanálisis. La terapia gestáltica es completamente ontológica, en el sentido en que reconoce tanto la actividad conceptual como la formación biológica de la Gestalten. Así, resulta autónoma y verdaderamente experiencial.

Nuestra meta como terapeutas es incrementar el potencial humano a través del proceso de integración. Hacemos esto apoyando los intereses, deseos y necesidades genuinos del individuo.

Muchas de las necesidades del individuo se contraponen a las necesidades de la sociedad. La competitividad, la necesidad de control, la exigencia de perfección y la inmadurez son características de nuestra cultura actual. De este trasfondo es que emerge la maldición y la causa de nuestra conducta social neurótica. En un contexto así, ninguna psicoterapia puede ser exitosa, como tampoco un matrimonio insatisfactorio puede ser mejorado. Pero lo más importante es que el individuo es incapaz de disolver sus propios conflictos internos y lograr una integración [...]

Terapia Gestáltica y las Potencialidades Humanas.
Reimpreso de "Explorations in Human Potentialities"

Rodrigo Córdoba Sanz. Psicólogo y Psicoterapeuta.
Teléfono Citas: 653 379 269
Zaragoza (Zona Centro)

PAS Personas Altamente Sensibles

《 Son muchas las personas que perciben de manera más intensa que el resto, tanto a nivel emocional como corporal. Aunque esto les otorga un talento especial, su intensa conciencia les hace moverse constantemente entre la duda y el aislamiento interior, la vulnerabilidad y la baja autoestima. Además, existe una enorme falta de comprensión hacia este fenómeno: la sociedad se ha mostrado reticente a integrar el concepto "alta sensibilidad", y se le ha prestado muy poca atención tanto en los estudios generales como en la praxis de la psicoterapia》.

Vivir con alta sensibilidad. Entre el talento y la fragilidad. Antje Sabine Naegeli. Herder. Barcelona. 2018.

:: Rodrigo Córdoba Sanz. Psicólogo y Psicoterapeuta.
:: Zaragoza Zona Centro
:: Teléfono Citaciones: 653 379 269
:: Página Web: www.rcordobasanz.es

miércoles, 2 de enero de 2019

Gestalt como forma de vida

《La terapia gestáltica, aunque formalmente presentada como un tipo de psicoterapia, está basada en principios considerados como una sólida forma de vida. En otras palabras, primero es una filosofía, una forma de ser, y superimpuesto a esto hay formas de aplicar este conocimiento de modo que otros puedan beneficiarse de ello. La terapia gestáltica es la aplicación práctica de la filosofía gestáltica. En el mejor de los casos, el terapeuta gestáltico es identificado más por quien es que por lo que es o hace. El supuesto, entonces, es que las premisas fundamentales que subyacen al modelo psicoterapéutico son tan apropiadas en esta casa como en la oficina, tan aplicables a un niño sano como a uno perturbado, tan relevantes en una fiesta como en un seminario; como profesor o estudiante, como supervisor o senador》.
Gestalt Therapy, de Walter Kempler.
:: Rodrigo Córdoba Sanz. Psicólogo.
:: Teléfono Citas: 653 379 269
:: Zaragoza (Zona Centro).
:: Página Web: www.rcordobasanz.es

Subtipos del TLP o tr. Borderline

Algunos autores plantean que existen distintos subtipos en la patología límite, en función de los rasgos que predominen. (Millon y Davies, 1998). Así, el subtipo "límite dependiente o desanimado" corresponde a personas necesitadas, impotentes, deprimidas, en un estado de desesperanza, implicados en exceso en alguna relación que no es segura. Puede ser necesario hospitalizarlos debido a procesos regresivos intensos.
Las personas clasificadas en el subtipo "límite histriónico o impulsivo" tienen muchos tropiezos sociales, intensifican su irresponsabilidad y seducción cuando aparecen dificultades y suelen manifestar conductas conductas y procesos cognitivos de naturaleza bizarra. Pasan períodos de acercamiento a los demás que podrían parecer adecuados, y en otros momentos son hiperactivos, eufóricos, hablan sin freno y llaman constantemente la atención.
El subtipo "límite pasivo-agresivo o petulante" corresponde a personas propensas a la queja crónica, la irritabilidad, la impaciencia y el descontento, que se expresa en forma de preocupaciones hipocondríacas y autoculpabilización. Muestran resentimiento hacia las personas de quienes se sienten dependientes, llegando a un estado de amargura crónica.
Por último, el subtipo "límite autodestructivo" también muestra resentimiento hacia quienes más necesita, pero se caracteriza por encerrarse progresivamente en sí mismo, por autodespreciarse y autocastigarse, presentando un importante riesgo de suicidio.
:: Rodrigo Córdoba Sanz. Psicólogo y Psicoterapeuta. Psicología Clínica.
:: Teléfono Citas: 653 379 269
:: Página Web: www.rcordobasanz.es