PEACE

PEACE
Paz y Ciencia

miércoles, 16 de enero de 2019

¿Qué es un padre?

La disolución hipermoderna de Padre y Ley de nuestro tiempo parece sancionar el irremediable declive de la representación edípica del padre situándose bajo el signo del "anti-Edipo", ejerciendo una crítica radical de la equivalencia freudiana Padre y Ley.
Lacan mostrará el carácter virtuosamente traumático de esta operación: el ejercicio simbólico de la paternidad asegura al hijo la posibilidad de salir del pantano indiferenciado del goce y de aventurarse hacia la asunción singular del propio deseo.
En realidad, el propio Freud, mucho antes de la crítica antiedípica de los '70, anunciaba la época de la disolución del padre, desde los orígenes de la doctrina psicoanalítica, fuese un padre evanescente, castrado, opuesto y alternativo a la reconocida grandeza del pater familias. Como si este padre, el padre del que habla Freud, no fuese sólo agente de la castración -aquel que introduce el límite de la Cosa materna- sino también aquel que lleva consigo las marcas de la castración. Se trata de una ambivalencia interna al concepto freudiano de padre. Por una parte el Padre-Norma, el padre que equivale a la Ley, el padre que ejerce la amenaza de eviración y que instala la Ley en la familia; por la otra el padre ausente, vulnerable, demasiado humano para sostener la tarea de representar esa equivalencia.

Massimo Recalcati: ¿Qué queda del padre? La paternidad en la época hipermoderna.

Rodrigo Córdoba Sanz. Psicólogo y Psicoterapeuta.
Tfno. Citaciones: 653 379 269
Página Web: www.rcordobasanz.es

1 comentario:

Libre pensador dijo...

Invariablemente, cada personalidad destila rasgos inequívocos a la crianza de sus hijos. No se descubre nada nuevo, sin embargo, aquellas personas MUY aferradas a sus madres, junto con un reemplazo de la figura de su mujer o pareja por la de la madre, suelen ser personas que funcionan en la sociedad de una manera un tanto errática, y cargan las responsabilidades en sus hijos de una forma Terrible, a ello le unimos la falta de valentía, normatización, y conducta paterna, en cuanto a la figura arquetípica educacional de padre, que trae en sus hijos, una carcencia de una efectividad real de esta presencia educacional. Por ello, la formación edípica ha de ser superada, primero, por una labor propia, segundo desde sus ascendentes si se da el caso, o sus descendentes, cada cual con su pareja de forma organizada. Las personas maternales, con mucha fijación a sus madres, suelen tener problemas para desenvolverse socialmente, normalmente, egocentrismo, cierto narcisismo evidente o no a terceras personas ajenas al círculo familiar, pero bajo mi punto de vista como titulado en psicología y otras materias, se debe de crear un clima de cooperación padre-hijo tal cual que una alianza de padre amigo, consejero y de mutua igualdad, si no, se corre el riesgo de la imposición y de la perpetuación de conductas destructivas, así pues una mala canalización de la energías libídicas hacia objetos fijados en el inconsciente que no responderían a las normalmente aceptadas por la sociedad imágenes, y un devenir existencial porque al no romper el vínculo edípico, la persona siente un vacío interior grande por no abandonar el ''nido maternal''. Peor aún si los hijos tienen que pelear contra el narcisismo e irresponsabilidad o desplazamiento de responsabilidades anteriores de su herencia a los hijos, o si la propia madre se siente desplazada, que su opinión NO VALE NADA, que tiene que encargarse de la casa, de criar y educar a los hijos, o peor aún, cierta ANGUSTIA MUY INTENSA que se da al percibirse esta, una angustia muy fuerte por procesar a nivel muy consciente la INCAPACIDAD de su marido a la hora de responsabilizarse y ejercer su papel de padre- maestro-amigo, en la edad adulta. La solución como bien deja entrever el artículo completo, se basa en que por vía particular, cada varón encuentre su relación con el mundo, que corte de manera angustiosa pero gratificante ese cordón umbilical primero, el projenitor narcisista, aun en su medio ancianidad que recibe constantemente el mensaje de ''Siempre lo haces bien''.. a veces de su madre incluso pudiendo estar ella ya con Alzheimer, o en una residencia, o necesitada de cuidados, así re-establece los marcos relacionales psicológicos y la persona nace al mundo más allá del dominio anímico de carácter materno, y se equilibra la balanza relacional familiar.

Sinó, para el sujeto, su madre pasa a se algo así como su esposa, su esposa su hija, y su hijo o hijos unos ''extraños''.

Arquetípicamente, el Hombre debe recibir la formación por parte de su PADRE, o de una figura paterna. Y el alimento emocional de su MADRE, o de una figura materna.