PEACE

PEACE
Paz y Ciencia

martes, 25 de abril de 2017

Radiografía de la Sociedad

Claudio Naranjo es un hombre complicado. Su vasta experiencia en tantas fuentes del saber (y el sentir), le han colocado, por sus propios discípulos y lectores como una persona no convencional y genial.
En su libro El Eneagrama de la Sociedad hace una clara declaración de intenciones, una forma distinta de ver el mundo y cómo cambiarlo.

"Si consideramos que una sociedad sana difícilmente podrá existir sin el fundamento de individuos sanos, se hace imperativo reconocer el valor político de la transformación individual"

Eneagrama de la Sociedad. Claudio Naranjo

sábado, 1 de abril de 2017

Ibone Olza: Una año con las mujeres refugiadas


Nurture Project: un año con las madres refugiadas

por I.O.
Hace ahora un año, en marzo de 2016, un grupo de mujeres de distintos lugares del mundo llegó a Grecia para ofrecer apoyo urgente a las mujeres y madres refugiadas. En medio de la enorme crisis humanitaria las fundadoras de Nurture Project International decidieron crear una ONG dedicada a ayudar a las embarazadas y madres recientes, a apoyarlas en sus lactancias, a cuidar a sus bebés y niños pequeños nacidos en situaciones durísimas, a facilitar la nutrición y alimentación de los más pequeños, inocentes e indefensos. Esa ayuda puede incluir cosas tan mundanas como conseguir pañales para los bebés o compresas para las mujeres, dar fruta fresca a los niños, ofrecer un masaje, atender una consulta de lactancia o dar la mano a una parturienta en su parto en un hospital donde nadie habla su idioma.
Como ya conté (La vida en la gasolineraRefugiadas embarazadas, La infancia refugiadaMi experiencia con NPI) en abril del año pasado estuve una semana como voluntaria con NPI en un campamento cerca de Idomeni. Todavía recuerdo con emoción todo lo que allí viví y aprendí, y agradezco la experiencia.
Somos muchas las que hemos compartido ese voluntariado: matronas, enfermeras, psicólogas,  y mujeres de otros ámbitos profesionales o jubiladas, decidieron pasar sus vacaciones o su tiempo en Grecia ayudando a bañar bebés o cuidando a las embarazadas y puérperas. Agunas voluntarias tuvieron experiencias complicadas y a menudo decepcionantes. Es normal, más aun con una ONG que acaba de empezar en medio de una crisis con un caos importante entre todas las ONGs que intervienen. Pese a ello creo que la labor de NPI ha sido magnífica, y lo sigue siendo. Ahora, además de seguir apoyando a las refugiadas en Grecia en sus nuevos alojamientos (la mayoría ya han dejado los campamentos), han comenzado a trabajar en los Mosul, Irak.
La fundadora de NPI, Brooke Bauer, ha obtenido recientemente el Premio Miriam H. Labbok por la Excelencia en el Apoyo a la Lactancia en el Congreso de Lactancia y Feminismo. Este es un extracto de la carta que escribí para apoyar su nominación:
I was able to volunteer with NPI in Greece briefly in April 2016. I can only express my admiration and gratitude to Brooke Bauer and the work Nurture Project International is doing supporting refugee women to breastfeed, work that I think deserves the highest recognition.
NPI empowers women who are in some of the most difficult circumstances and who in many cases have witnessed or endured significant violence due to war and are suffering trauma. In those situations of high vulnerability, the support NPI offers is of incredible valuable. NPI creates a safe place for pregnant women and recent mothers. They are given evidence based information regarding breastfeeding, and supported to do so in many practical ways: from food for the mothers to listening or even a massage. The most effective breastfeeding support starts by having other women showing the mother trust in her capacity to breastfeed. At NPI that support comes from a group of women volunteers from many different countries, most of whom are also mothers and/or breastfeeding experts. The refugee women become empowered: at NPI tents they feel honoured to be mothers, listened to, understood, supported. Each lactation succeed is celebrated, each infant thriving is cherished. Women get to receive recognition from the volunteers, who listen to them with their heart opened and biggest respect. I believe this is a unique intervention promoting women´s empowerment.
By creating a safe place for women to women support, where pregnant women, mothers, babies and children are welcome NPI is not only giving the infants the best chance to have a better health and future, it is also promoting peace and hope. The connections created between refugees and volunteers are beautiful stories of women´s helping each other and learning and growing together. I think the Miriam H. Labbok Award will be a beautiful way to recognise Brooke´s Bauer visionary project and to support it even further.
Felicidades a Brooke y a todas las voluntarias de NPI por tantísimo trabajo bien hecho.
Os dejo con el video que resume este primer año: ¡es precioso!

La gestación subrogada es violencia

Ibone Olza. Psiquiatra Infantil y Perinatal


La gestación subrogada es violencia

por I.O.
 “Lo peor que le puede pasar a un recién nacido es que le separen de su madre”. La frase del neonatólogo Nils Bergman, investigador referente a nivel mundial, sintetiza muy bien toda la evidencia científica actual que demuestra lo doloroso que es para los bebés ser separados de su madre nada más nacer. Las consecuencias son más dañinas y las secuelas más graves, obviamente, cuanto más prolongada es la separación. Precisamente por toda esa evidencia ya sólo situaciones de cierta gravedad médica justifican esa separación inmediata.
Lo que el bebé vive en el embarazo, en el parto y en los primeros días de vida deja una huella muy importante en su vida psíquica y condiciona en muchos aspectos su desarrollo cerebral. Toda una serie de mecanismos neuro hormonales hacen que nada más nacer los bebés esperen encontrarse con su madre, reconocerla, olerla, mirarla a los ojos, e idealmente, iniciar la lactancia. El estrés de la separación prolongada de la madre puede dañar el desarrollo cerebral del bebé y condicionar su salud de por vida. Muchos de los niños que han sido adoptados sufrieron esas separaciones tempranas y traumáticas de la madre lo que a veces favorece trastornos del vínculo o alteraciones muy graves de la conducta en la infancia o adolescencia que pueden ser muy difíciles de tratar: suelen ser precisos años de terapias. Los que nos dedicamos a la psiquiatría infantil lo sabemos bien. Obviamente hay una mayoría de niños-as adoptados que crecen saludablemente y sin secuelas del abandono inicial, pero también hay una minoría que sí tiene dificultades muy severas y/o graves trastornos de conducta, independientemente de cuanto les quieran y cuiden sus familias adoptivas.
Comparar adopción y subrogación me parece especialmente tramposo. El abandono o rechazo que precede a la adopción, es decir, que una madre (¡y un padre!) abandonen o no se hagan cargo de su bebé, es algo que, si eres el/la hijo-a “te pasa”. Que decidan gestarte en el vientre de una madre de la que te separarán nada más nacer es algo que “te hacen”. En el primer caso, adopción, tu familia adoptiva reparará ese daño aceptándote y queriéndote. En el segundo, subrogación, tu familia decide hacerte pasar por ese embarazo y parto con separación posterior causándote ese daño de la separación, poniendo por encima de todo su presunto derecho a ser padres.
El bebé gestado por subrogación, al igual que todos los de nuestra especie, espera encontrarse al nacer con la mujer que le ha gestado y que para él es su única madre. Ser separado de ella nada más nacer y probablemente no volverla a ver suponen un trauma y una pérdida enormes: equivalentes a que su madre muera en el parto. Las experiencias de los bebés que fueron robados por la dictadura en Argentina y recuperaron su identidad al llegar a la edad adulta son ilustrativas. Incluso los que fueron criados por familias amorosas crecieron con ese “ruido en la cabeza”, esa sensación de pérdida, esa añoranza enorme de alguien que no sabían nombrar y resultó ser su madre.
Separar al recién nacido de su madre sin que haya una razón médica de peso se considera violencia obstétrica. Como tal se recoge en las leyes de los primeros países que han legislado en torno a esta violencia (Venezuela, México, Argentina): “Obstaculizar el apego precoz del niño o niña con su madre, sin causa médica justificada, negándole a ésta la posibilidad de cargarlo o amamantarlo al nacer”.
La gestación subrogada supone que el bebé lo geste una mujer que no lo va a criar y que, a cambio, recibe un ingreso económicoAl bebé le afectará enormemente cómo viva psicológicamente la gestante el embarazo. Para comprender lo que conlleva podemos intentar imaginarnos la misma situación con un bebé ya nacido. ¿Dejaría alguien a su bebé nueve meses de vida al cuidado exclusivo de una desconocida en un país lejano? Si esa mujer lo cuidara amorosamente ¿cómo se sentiría el bebé al tener que separarse de ella? ¿Cuánto la echaría de menos, la extrañaría, querría volver a verla? ¿Cómo le afectaría despedirse de ella? ¿Qué momentos, qué situaciones le recordarían a su cuidadora y le harían sentir un inmenso anhelo de volver a verla, escucharla, abrazarla? ¿Y si la mujer no le cuidara amorosamente?  Si esa cuidadora estuviera agobiada o estresada por mil razones y descuidara, hablara mal al bebé, le insultara o le ignorara, ¿cómo se sentiría el bebé durante los nueve meses? ¿Cómo sería su vida tras ese tiempo con la cuidadora de un país lejano a la que no volvería a ver en su vida?¿Alguien dejaría a su bebé nueve meses al cuidado de una desconocida en un país lejano?
La gestación subrogada conlleva infringir una herida psíquica enorme a un recién nacido (no sólo, también a su madre, pero de eso hablaré en otro post). Separarle de la madre que lo gestó, y mantener la separación. Desde el punto de vista del recién nacido no solo es una agresión injustificable éticamente. Además, es arriesgado, y previsible que algunos de estos bebés puedan sufrir secuelas psíquicas y/o dificultades para los vínculos afectivos el resto de sus vidas. Incluso en los casos de gestación “altruista”, como Canadá, hay gestantes que expresan: “disfruté mucho del embarazo, pero nunca sentí una conexión maternal”. ¿Quién puede pensar que eso no afecta al desarrollo del bebé?
PD: A las familias que ya habéis tenido a vuestros hijos por subrogación: informaros. Estad atentos. Observad, cuidad, amad a vuestros hijos-as. Potenciad los vínculos, pero no neguéis la realidad ya creada y las posibles consecuencias y/o secuelas. Pedid ayuda a psicólogos-as expertos en apego y trauma infantil en cuanto os parezca preciso. Sed conscientes, sed sinceros.
Ibone Olza. Psiquiatra Infantil y Perinatal

sábado, 25 de marzo de 2017

David Cooper La muerte de la Familia




El poder de la familia reside en su función social mediadora. En toda sociedad explotadora, la familia refuerza el poder real de la clase dominante, proporcionando un esquema paradigmático fácilmente controlable para todas las instituciones sociales. Así es como encontramos repetida la forma de la familia en las estructuras sociales de la fábrica, el sindicato, las grandes empresas, la iglesia, los partidos políticos y el aparato de estado, las fuerzas armadas, los hospitales generales y psiquiátricos, etc. 

Hay siempre "madres" y "padres" buenos o malos u odiados, "hermanos" y "hermanas" mayores, "abuelos" fallecidos o que dominan en la sombra. Empleando los términos del hallazgo de Freud, cada uno de nosotros transfiere fragmentos de la experiencia vivida en su familia originaria a cada uno de su "familia de procreación" (es decir, nuestra "mujer" y "nuestros" hijos) y a los demás, cualquiera que sea nuestra situación en el trabajo. Luego, sobre semejante base de irrealidad que se deriva de una irrealidad anterior hablamos de la "gente que conocemos" como si tuviéramos ni siquiera la más remota posibilidad de conocernos mutuamente. Empleando otras palabras: la familia, metamorfoseada socialmente, convierte en anónimas a las personas que viven o trabajan juntas en una estructura institucional; existe serialidad real, una cola de autobús, disfrazada de un grupo de amigos donde cada "persona real" trabaja en cooperación con otra. Esta exclusión de la realidad de la persona a través de ficciones internalizadas de su pasado familiar aparece también de modo muy visible en el problema básico de la psicoterapia: la progresiva despoblación del consultorio.
[...] 

Al empezar la terapia, el consultorio puede estar lleno de centenares de personas: la familia del paciente en su conjunto, con representante de varias generaciones, pero también otras personas importantes. Entre esta población se encuentran, inevitablemente, otros internalizados por el terapeuta; pero la garantía; pero la garantía de una buena terapia consiste en que las maquinaciones de su familia interna le sean bien conocidas y que tenga a ésta lo suficientemente masticada.

En terapia, poco a poco, se va identificando a los miembros de la vasta familia y sus prolongaciones y, en el momento adecuado, se les pide que "dejen la habitación", para que queden sólo en ella dos personas, en libertad para encontrarse o para separarse. Así pues, el fin ideal de la terapia es la disolución final de una dualidad terapeuta -"terapeutizado"; un ilusorio estado de no-relación en el cual empieza, necesariamente la terapia y que se deriva del sistema binario de papeles en la familia, "los que crían" y "los que son criados". ¿Cuándo permitirían los padres que los críen sus hijos?



viernes, 24 de marzo de 2017

El hombre sinsentido

Ayer me manifestaba una paciente por qué le había sugerido leer "El hombre en busca de sentido", de Víctor Frankl. Me decía que había leído las primeras páginas y que se había enfadado conmigo porque es triste y, en verdad, según cómo se le enfoque, es muy triste por la crueldad en un campo de concentración. Cooperación, apoyo mutuo y aliento hacia la vida, es lo que se "lee entre líneas de la descripción".
Ponernos en contacto con la maldad de los nazis y la indefensión de las víctimas es depresógeno. Ése es un plano.
Otro, corresponde a la arenga de Frankl, neuropsiquiatra. Él trataba de transmitir su aliento a la desesperación y el suicidio.
La paciente, que, espero que no lea esto y se de cuenta por sí misma, se dará cuenta, por ser perspicaz, sensitiva y sensible, que la vida va más allá de un orden, rutina en la vida y, que la vida deja de tener valor sin un sentido, sin un significado.
No es ella solo la que padece un vacío. Ése vacío se incrusta en patologías, como el trastorno límite. Sin embargo, la psicología/psiquiatría académica (biologicista) solo prestan atención a lo basado en "la evidencia",  "lo empírico".
Como pueden pensar es difícil cuantificar el dolor de vivir, aunque sí lo hiciera Víctor Frankl.
Piensen en que para vivir, hay que dejar claro, que necesitamos algo más que una caja con psicofármacos.

Rodrigo Córdoba Sanz
Psicólogo y Psicoterapeuta
Zaragoza Centro

jueves, 23 de marzo de 2017

Cansancio Vital

Esto que técnicamente llamamos anhedonia -dificultad para experimentar placer- o abulia -el no tener ganas de pasar a la acción- bien podríamos denominarlo cansancio existencial.
Cuando la vida deja de tener un por qué, un cómo y un para qué, vivir es sólo un tránsito sin principio ni final. Pasear sin pisar la tierra, dejando que la vida pase de largo y mirando el reloj sin fuerzas ni ganas, ni motivaciones, ni razones para vivir.
Es una pandemia que, si no antes, empieza en la escuela. Lugar donde se instruye, se mecaniza sin considerar lo que existe del cuello hacia arriba.
Son los primeros pasos por la vida que el sujeto introyecta como su deber: los papás trabajan, tú deber es estudiar. El juego, la creatividad que el niño despliega espontáneamente es caldo de cultivo para un crecimiento global (holístico, completo). Sólo a través del juego se despliega el potencial y la creatividad como fuerza motriz para vivir, para encontrar regocijo y sentido en la escuela, para plantar la semilla que evite ser "varada" por la realidad.
Vivir puede ser sencillo o difícil, en ocasiones surgen patologías reactivas o fruto de una toxicidad en el transcurso de la vida.
Nuestra esperanza y la de nuestros hijos depende, en gran medida en construir un espacio donde se haya permitido jugar con cariño y sensatez. Esto lo percibirán los papás, que tienen que hacer un esfuerzo que para los pequeños la vida no sea una rutina.
Por favor, lo académico Es el futuro, sin alegría no hay forma de conquistar la felicidad ni el éxito académico.

Rodrigo Córdoba Sanz. Psicólogo y Psicoterapeuta. Zaragoza

domingo, 19 de marzo de 2017

El Papá

Hoy es un hermoso día donde afloran los sentimientos. En muchos casos, la mayoría, si partimos del tópico, es un excelente momento para la reunión familiar. Personalmente, el regalo más hermoso y satisfactorio es el de mi inocente niña. Un trofeo a cuatro manos entre ella y su profesora Ana. El mismo nombre que mi pareja. Escuchar su voz risueña y el momento en que me dijo con el regalo: "te quiero papá", es mucho más importante que grandes comidas y pasteles.
Es curioso que la verdadera "esencia" de una pequeña criatura, se vea mancillada, poquito a poquito, por todo aquello a lo que se tiene que adaptar. Un crecimiento que convierte a los nenes en "personitas". Se les dice dónde y cómo jugar. Se les dice qué es lo que tienen que hacer. Me refiero tanto en la educación de los padres, que repiten: "tú ya eres mayor"...
No existen apenas lugares amplios para jugar en parvulario y los kinder parecen desaparecer, haciendo más énfasis en la doctrina que el gesto espontáneo del juego.
El día del Padre puede ser hermoso, no cabe duda.
La realidad de papás ausentes, negligentes, etcétera me hace tomar conciencia, y así lo comparto, que muchas personas sufren en este día.
Abrazos y Besos a los Papás y sus Familias. Disfruten.
Pueden contar conmigo.

Rodrigo Córdoba Sanz
Psicólogo y Psicoterapeuta. Zaragoza
Zona Centro
Un beso

El Falo de Lacan

Falo Materno.
Si el deseo es un proceso de deformación, una fuerza que actúa sobre los signicantes, ¿cómo puede hablarse de un objeto de deseo? Al contrario, parecería que el deseo no podría tener un objeto. Lacan réplica que este objeto es de un tipo muy particular: es un objeto ausente. Y no cualquier objeto ausente, sino uno muy preciso para Lacan a esta altura de su obra: el falo materno.
Freud y sus discípulos, pese a sus numerosas discrepancias, siempre destacaron el papel central del complejo de castración. La clave no es tanto que el sujeto posea o no un falo, sino que la madre lo tenga o no.
Si uno piensa que podría perder el pene y que otra gente no posee este órgano, la idea de la pérdida se liga al órgano en cuestión. Ya nunca será un pene, sino un pene más la idea de su ausencia en la teoría freudiana. Entonces lo que uno busca en la madre no puede verse: ¿cómo es posible ver algo que no está ahí?
El falo no es lo mismo que el pene: es el pene más la idea de la falta.

domingo, 12 de marzo de 2017

Laura Gutman




Extracto del libro Adicciones y violencias invisibles
El maternaje depende fundamentalmente de la capacidad de contacto emocional que las mujeres estemos en condiciones de desplegar en el vínculo con el niño pequeño durante las horas que efectivamente estamos en casa. Si la comunicación, el amparo, la vibración perceptiva, la sincronicidad de tiempos y de emociones se plasman con facilidad en la relación, el niño puede esperarnos durante las horas de ausencia. De todas maneras, las madres fusionalmente conectadas dejaremos a nuestro hijo en manos de alguien que perciba el clima sutil que mantenemos y que sea capaz de respetar el ritmo y la cadencia que nos envuelve.
Esas horas de encuentro llenarán de gozo y de leche las necesidades de ambos; nos fundiremos entre sensaciones oníricas y dormiremos abrazados sin desperdiciar un instante de intercambio y de ternura. Las madre sabremos regalarles a nuestro bebé, palabras suaves que expliquen dónde estaremos durante nuestras ausencias y cuánto lo extrañamos cuando no estamos juntos. Por su parte, el niño confirmará cada día que regresamos llenas de entusiasmo ofreciéndole nuestro cuerpo caliente para nutrirlo sin pausa. Un niño íntimamente amparado sabe que estamos siempre cerca, que solo tiene que esperar un rato. Que en breve lo compensaremos.
Por eso el problema no es trabajar. El único problema para el niño pequeño es la distancia emocional y el miedo que las madres tenemos respecto a nuestro propio despertar. A veces el trabajo es una excelente coartada para no tener que confrontar con nuestros demonios internos, ni tener que acercarnos a nuestra dura realidad interior. El trabajo no lastima nuestra capacidad para fusionarnos con el bebé. Solo nos obliga a ser más prolijas para lograr un mejor rendimiento de las horas del día.
Cuando creemos enloquecer, cuando las imágenes de unión con el cosmos se presentan, cuando las percepciones se agudizan al punto de escuchar realidades paralelas, podemos aferrarnos a ese lugar tan seguro que es nuestra oficina. No está mal si las mujeres tomamos esta decisión, que probablemente sea la mejor para muchas de nosotras. Pero queda claro que esta también es una determinación: alejarnos del mundo sombrío y deleitarnos con la luz. En cualquier caso, no es el trabajo el que determina nuestra cuota de fusión, sino que –por el contrario– es nuestra capacidad o incapacidad de fusión la que determina cómo, cuándo, cuánto y dónde elegimos trabajar.

Laura Gutman

viernes, 3 de marzo de 2017

Rûmi

Fue considerado el mayor poeta místico del Islam. Su obra expresa la esencia del sufismo y está consagrada por entero a "la nostalgia de lo divino", a la celebración de un amor terrenal porque en realidad es una "hipóstasis de lo divino".
Rûmi fue el fundador de la famosa cofradía sufí de los derviches  danzantes con sede en Konya (Turquía), que hoy sigue plenamente activa.
Recomiendo Rûmi: El canto del sol

jueves, 2 de marzo de 2017

Claudio Naranjo Eneatipo 1

Aunque el E1 corresponde al tipo irascible o iracundo, este nombre no resulta del todo adecuado. Hablar de alguien airado o resentido no sugiere el tipo de persona  limpia, honesta, esforzada, respetuosa con las normas sociales y compulsivamente responsable.
Dada la inseparabilidad del perfeccionismo y el mecanismo de formación reactiva, la ira es,  de todas las pasiones, la más efectivamente disfrazada: así como la sed de poder se manifiesta a veces como dominación secreta, la ira queda enmascarada por la benevolencia y la conmiseración.
Correspondería a la patología obsesiva. Parece más apropiado hablar de perfeccionismo. Concepto de Karen Horney. Yo le llamé puritano.

Claudio Naranjo Autoconocimiento Transformador

Vacío Existencial

En la entrada anterior escribía sobre la insatisfacción vital. Víctor Frankl empleó el término vacío existencial, vacío de sentido.
A mitad de camino entre las terapias humanísticas y el psicoanálisis existencial, Frankl un sabio prolijo luchó por reivindicar el estar-en-el-mundo.
En ocasiones no existe una psico(pato)logía de fondo sino una incomodidad muy acentuada de vivir por motivos de ensamblaje entre las demandas externas y el potencial humano. Pongamos por caso un ingeniero industrial que tiene que vender perfumes en una tienda porque no encuentra nada más (muy propio de la crisis española), y él ha tenido suerte de encontrar trabajo...
En todo caso, después pueden desarrollarse patologías, por ejemplo, la depresión.
Víctor Frankl demostró con métodos estadísticos el dolor profundo de los jóvenes.
Otro ejemplo, es elegir la carrera de "tus padres" y no la vocacional. Esto responde al narcisismo de los padres, la indulgencia y sumisión del hijo. Resultados muy pobres y tristes por lo general, a no ser que haya una sobreadaptación del hijo por diversas razones.

Rodrigo Córdoba Sanz. Psicólogo y Psicoterapeuta Zaragoza

martes, 28 de febrero de 2017

Insatisfacción Vital

Una persona me hizo una caricatura de la psico(pato)logía de su hijo de mediana edad usando este término.
El hijo, podemos llamarlo Goliat, es una persona dura, dominante, exigente, crítico consigo mismo y los demás. Desconfiado y, al mismo tiempo carente de amor, esa es la experiencia que manifiesta. Duro y contundente no le resulta fácil confiar en casi nadie que no le resulte cálido, afectuoso y de total confianza y autenticidad.
Con pérdidas tempranas y situaciones de asimetría, muy destacadas en su memoria y una severa impronta en la personalidad de desamor y desapego temprano.
No ha podido desarrollar una confianza básica en su familia.
Retador y vengativo No es lo que parece. Está asustado, tiene miedo y nadie en quien apoyarse excepto una buena amiga, Claudia.
La insatisfacción vital tiene está en esa urdimbre afectiva rota y su identidad está disociada entre sus emociones y la razón. No existe coherencia ni congruencia.
Además, y no por ello menos importante, su trabajo anula casi totalmente las relaciones interpersonales más allá del trabajo y Claudia, a la que ve muy poco, demasiado poco por su complicidad.
Por tanto, no tiene aficiones, alicientes, recursos más allá del trabajo (donde se desempeña de excelente manera). Está vacío. Bajo un falso self que le desorienta y también a sus padres. En una familia desestructurada, desmembrada. Le resulta persecutorio aquello que le vincula con sus padres y un leve suspiro parece poder ser suficiente para que caiga. La insatisfacción vital es un término muy acertado. Se trata de una vida gris, que se lamenta con síntomas, emergentes de conflictos muy importantes durante momentos clave de su vida y, todavía, en el presente.

Rodrigo Córdoba Sanz
Experto en trastornos de personalidad

lunes, 27 de febrero de 2017

Conciencia Dormida

Vivimos aletargados. Fuera del presente, del "aquí y ahora". Somos "capaces" de estar en la ducha calentita, con un masaje de la esponja mientras pensamos en nuestro jefe, en una tarea por hacer o en que ha perdido nuestro equipo.
Vivir fuera del aquí y ahora es la forma en la que la sombra no nos permite degustar la realidad y vivir en una ensoñación.
No hemos sido educados en esta forma de vida por nuestros padres, ni en la escuela. La sociedad y cultura narcisista de prisas y apariencias tampoco facilita el que podamos salir de nuestro engaño y desarrollar todo nuestro potencial.
Alcanzar nuestra "esencia". La pureza de nuestra personalidad, que viene del griego -máscara-.  Por tanto, estamos programados y si no trabajamos nuestro autoconocimiento es difícil la transformación.
El renacuajo quiere ser rana y la crisálida mariposa. ¿Somos tan estúpidos de contentarnos con lo que somos? Carl Rogers decía que la aceptación era un paso previo para el cambio.
Dentro de este contexto de psicología humanista, se hace énfasis en la toma de conciencia.
Quien no es consciente de sí mismo,  quien no se hace cargo con responsabilidad de lo que hace, por qué lo hace y para qué lo hace vive dormido.
No existen fórmulas para ser felices, existen maneras para no dormitar e ir por inercia. El "conócete a ti mismo" de Atenas no es una frase para estudiar en historia. Es una forma sensata y razonable para la transformación en una persona libre, autónoma, independiente, sana y con bienestar. Siempre respetando la fascinante variabilidad de rasgos posibles y compatibles con el "Ser centrado".

Rodrigo Córdoba Sanz Psicólogo y Psicoterapeuta. Experto en Trastornos de la Personalidad Zaragoza 653 379 269

martes, 14 de febrero de 2017

Recopilación de los pensamientos de Bruce Lee

Un maestro jamás ofrece la verdad, es una guía, una persona que cada alumno debe encontrar por sí mismo. Un buen maestro es simplemente un catalizador.
Bruce Lee

"En primer lugar, era un maestro. Enseñaba filosofía e intentaba divulgar su conocimiento y sabiduría [...]. La integridad con la que Bruce vivía su vida y defendía lo que consideraba correcto ejemplifica claramente el modo en que todos deberíamos actuar. Independientemente de lo que estás haciendo, procede con total dedicación y honradez. Sin lugar a dudas, Bruce ejerció una gran influencia sobre mí".
Kareem Abdul-Jabbar

"La filosofía de Bruce siempre parecía remontarse a los orígenes del zen, donde una serie de consejos contradictorios plantean la más simple de todas las verdades. Las lecciones de Bruce enseñaban sin ser lecciones, y aunque él no era profesor, fue el mejor maestro que he conocido".
Stirling Silliphant

"Bruce jamás tenía que pensar la respuesta a ninguna pregunta que le formulando, sencillamente la "soltaba", sin más. Y para todas las cuestiones posibles contaba con una frase. Si notaba que tenías algún pronto, sabía qué decirte. En realidad, parecía siempre dispuesto a erradicar tus temores. En cuanto algo te atemorizaba, Bruce lo notaba, y te decía: "Ah, eso te da miedo, pues míralo desde este punto de vista", y conseguía que tu perspectiva cambiase por completo. Disponía de frases para todo".
Bob Kremer Alumno de Bruce Lee

"Trabajábamos durante una hora, y dedicábamos otra a hablar de muchos temas. Él no separaba la vida del trabajo. Y es la única persona que conozco que ha convertido esa postura en un verdadero arte".
James Coburn

"En mi opinión, Bruce era un brillante y sutil filósofo que se inspiraba en la vida cotidiana. Lo que más le interesaba era descubrir quién era, por lo que siempre sugería: "Conócete a ti mismo". Y si fue tan sabio fue por conocerse. Él y yo solíamos hablar del tema durante horas. Hagas lo que hagas en la vida, si no te conoces a ti mismo, jamás podrás apreciar nada. Creo que eso es lo que te revela como un buen ser humano: que te conozcas a ti mismo".
Steve McQueen

lunes, 13 de febrero de 2017

La función del ego

El ego no es ni bueno ni malo. No hay que demonizarlo. Vivir identificados con esta máscara tiene ventajas e inconvenientes. Más allá de protegernos, cabe insistir en que el ego es la causa subyacente de todas las causas que nos hacen sufrir. Por eso, al estar identificados con nuestra personalidad o falso yo, es cuestión de tiempo que, hagamos lo que hagamos, terminemos fracasando. Porque, tan pronto como alcanzamos una meta, nos provoca una intensa sensación de vacío en nuestro interior, la cual nos obliga a fijar inmediatamente otro objetivo. Nuestro ego nunca tiene suficiente con lo que conseguimos, siempre quiere más. La insatisfacción crónica es la principal causa de vivir "identificados" con este "yo" ilusorio.
Sin embargo, hay que estar agradecidos por la ayuda que nos brindó en nuestra infancia (apego). Sin él, nos habría sido mucho más duro sobrevivir emocionalmente, por no decir imposible. De ahí que éste sea necesario en nuestro proceso de desarrollo. Además, gracias al sufrimiento provocado por nuestro ego, finalmente nos comprometemos con cuestionar el sistema de creencias que nos mantiene anclado a él, iniciando un camino de aprendizaje para reconectar con nuestra verdadera esencia. Y esto sucede el día en que nos damos cuenta de que la compañía del ego nos quita más de lo que nos aporta.
Por descontado, desidentificarse del ego no quiere decir librarse de él, sino integrarlo conscientemente en nuestro propio ser. De lo que se trata es de conocer y comprender qué es lo que nos mueve a ser lo que somos para llegar a aceptarnos y, por ende, empezar a recorrer el camino hacia la integración. De ahí surge una comprensión profunda, que nos permite vivir en armonía con nosotros mismos, con los demás y con la realidad de la que formamos parte. El ego y la esencia son como la oscuridad y la luz de una misma habitación. El interruptor que enciende y apaga cada uno de estos estados es nuestra conciencia. Cuanto más conscientes somos de nosotros mismos, más luz hay en nuestra vida. Cuanto más conscientes somos de nosotros mismos, más luz hay en nuestra vida. Y cuanta más luz, más paz interior y más capacidad de comprender y aceptar los acontecimientos externos, que escapan a nuestro control.
Por el contrario, cuanto más inconscientes somos de nosotros mismos, más oscuridad hay en nuestra existencia. Y cuanta más capacidad de comprender y aceptar los aspectos externos, que en ese estado pensamos que podemos ser el centro de nuestro ego y controlar deseos y expectativas egocéntricos. Sólo nosotros mismos podemos encender o apagar el interruptor. Al principio nos costará creer (resistencias), pero si persistimos lo conseguiremos.
Es algo más complejo y profundo que un aprendizaje, pero más profundo y transformador.
"Yo no puedo más de mí mismo". ¿Cuántas veces en la vida hemos profundizado esta desesperada afirmación?
Si la observamos detenidamente invita a pensar en una dualidad, dos fuerzas antagónicas. El Amor-Esencia y el Miedo-Ego. Luchan por ocupar un lugar destacado en nuestro corazón. Lo cierto es que, sólo una de ellas es real, mientras que la otra es completamente ilusoria.
El Eneagrama es un viaje de conocimiento transformador para facilitar el camino hacia la liberación del ego y la conexión con nuestra esencia.

domingo, 12 de febrero de 2017

La insatisfacción crónica del ego



Debido a nuestro complejo proceso de evolución psicológica, desde el día en que nacemos nos vamos desconectando y enajenando de nuestra esencia, la cual queda sepultada durante nuestra infancia por el "ego". Así es como perdemos, a su vez, el contacto con la felicidad,  la paz interior y el amor que forman parte de nuestra verdadera naturaleza. Y, como consecuencia empezamos a sentir una sensación de vacío e insatisfacción crónicos.
El ego es nuestro instinto de supervivencia emocional. También se le denomina personalidad o falso yo. No en vano, el ego es la distorsión de nuestra esencia, una identidad ilusoria que sepulta lo que somos verdaderamente. Es como un escudo protector, cuya función consiste en protegernos del abismo emocional que supone no poder valernos ni sobrevivir por nosotros mismos durante tantos años de nuestra vida. El ego, en latín significa "yo". También es la máscara que hemos ido creando con creencias de segunda mano para adaptarnos al entorno social y económico en el que hemos ido nacido y nos hemos desarrollado.
Así, el ego nos lleva a construir un personaje con el que interactuar en el gran teatro de la sociedad. Y no sólo está hecho de creencias erróneas, limitantes y falsas acerca de quiénes somos verdaderamente somos. El ego también se asienta y se nutre de nuestro lado oscuro. De ahí que suela utilizarse la metáfora de "iluminación", que bien tiene relación con Jung.
Iluminar es el proceso por medio del cual nos damos cuenta de cuáles son los miedos, inseguridades, carencias, complejos, frustraciones, miserias, traumas y heridas que venimos arrastrando a lo largo de toda la vida.
Por mucho que podamos sentirnos identificados con nuestro ego, no somos nuestro ego. Ante todo porque el ego no es real. Es una creación de nuestra mente, tejida por medio de creencias y pensamientos. Sometidos a su embrujo, interactuamos con el mundo como si lleváramos unas gafas con cristales coloreados, que limitan y condicionan todo lo que vemos. Y no sólo eso: con el tiempo, esta percepción subjetiva de la realidad limita nuestra experiencia, creándonos un sinfín de ilusiones mentales que imposibilitan que vivamos en paz y armonía con nosotros mismos y los demás. Vivir desde el ego nos lleva a estar tiranizados por un "encarcelamiento psicológico": al no ser dueños de nosotros mismos -de nuestra actitud-, nos convertimos en esclavos de nuestras reacciones emocionales y, en consecuencia, en nuestras circunstancias.

sábado, 11 de febrero de 2017

Julia Kristeva



Al comienzo era el amor
Psicoanálisis y fe
El dispositivo peculiar de un diván en donde alguien, acostado, habla, y de un sillón en donde alguien, sentado, escucha, bloquea la motricidad y facilita el desplazamiento de la energía pulsional hacia la palabra. En la medida en que se trate de una palabra transferencial, es decir amorosa, el discurso analítico (llamado "asociación libre") deja de ser sólo intelectual para ser, implícitamente, afectivo. Por eso, no se lo puede comprender a partir del modelo lingüístico que desdobla los signos verbales en "significante" y "significado". La palabra analítica opera con signos que comprenden por lo menos tres tipos de representaciones: representaciones de palabras (análogas al significante de la lingüística), representaciones de cosas (análogas al significado de la lingüística) y representaciones de afectos (inscripciones psíquicas móviles, sometidas a las operaciones de "desplazamiento" y "condensación" del proceso primario, y que denominé "semióticas" por oposición a las representaciones "simbólicas" propias o consecutivas del sistema de la lengua) [...]
Es innecesario aclarar que este intento se inscribe en la línea de pensamiento freudiano, que trata de distinguir los distintos tipos de representaciones en la dinámica psíquica, los cuales son más o menos subsumibles en el lenguaje de la comunicación pero que escapan en forma inevitable al dominio de la conciencia. Al precisar el status de las inscripciones afectivas que denominamos "semióticas" de un modo más tajante de lo que hace Freud, nos procuramos un instrumento teórico que nos permite clarificar la heterogeneidad de las representaciones conscientes y las representaciones inconscientes. Este interés surge a partir de la observación clínica de una modalidad psíquica en la cual el deseo, la angustia o el narcisismo conducen al sujeto al borramiento de la significación, sin desposeerlo por ello de un sentido pulsional que registra las señales bioenergéticas en inscripciones que ya no son intrapsíquicas, inaprehensibles pero duraderas. (Por ejemplo en las afecciones narcisísticas y en las psicosis).

miércoles, 8 de febrero de 2017

Ego



Aquello que no eres capaz de aceptar es la única causa de tu sufrimiento. Sufres porque no aceptas lo que te va ocurriendo a lo largo de la vida y porque tu ego te hace creer que puedes cambiar la realidad exterior para adecuarla a tus propios deseos y expectativas. Pero la verdad es que lo único que sí puedes cambiar es la interpretación que haces de los acontecimientos en sí. Si tu interpretación del hecho te reporta sufrimiento es que actúas movido por la ignorancia, si te deja con satisfacción, bienestar o armonía estás moviéndote por la sabiduría.
Ante cualquier tipo de perturbación, ya sea por miedo, tristeza o ira plantea esta pregunta: ¿qué es lo que no estoy aceptando? La respuesta te hará comprender que la limitación que origina todas esas reacciones está en tu propia mente y no en ninguna otra parte. En realidad, nadie puede hacerte daño emocionalmente: tu ego es el único malestar de tu malestar interior, por mucho que te esfuerces en buscar culpables fuera de ti mismo. Cuando compruebas la veracidad de estas afirmaciones a través de tu experiencia personal, dejas de intentar cambiar la realidad externa para acomodarlas a las exigencias del ego y comienzas a trabajar sobre tu realidad interna para aprender a aceptarla tal y como es. A partir de entonces comprendes que has venido al mundo a aprender a ser feliz por ti mismo y aceptar y amar a los demás tal como son. Este es el llamado camino espiritual.

martes, 7 de febrero de 2017

Eduard Punset El viaje a la Felicidad




La felicidad es un estado emocional activado por el sistema límbico, al contrario de lo que opina mucha gente, "la mente racional" o cerebro consciente poco tiene que decir.
Billones de membranas y que hacen de nuestro cuerpo una comunidad andante de células, el cerebro se da cuenta demasiado tarde de que han actuado como terroristas.
Las miles de agresiones que sufren las células a lo largo del día y procesos regenerativos también pasan inadvertidos.
En la actualidad se ha detectado una proteína llamada CREB que compartimos con la mosca de la fruta y tiene que ver con la memoria a largo plazo.
También afecta a otras áreas del cerebro como nuestros instintos maternales y ritmos de sueño y vigilia. Esto sugiere que la maquinaria molecular implicada en los procesos de la memoria y del aprendizaje se ha conservado prácticamente intacta. De ahí surge el problema de la felicidad, mediada por la genética y a las emociones programadas.
La contaminación afecta sobre las células y flujos hormonales.
Las decisiones como dejar de fumar afectan positivamente en las células con posibilidad de regeneración.
Ocurre lo mismo con las emociones. Su origen en la parte no consciente del cerebro no implica que se pueda vivir al margen del sistema límbico.
A pesar de la aparente incompatibilidad entre los códigos primitivos de la amígdala y el hipotálamo, por una parte, y del neocortex por otra... Este fue el proceso gradual de adaptación de nuestros ancestros. Como dijo el pintor Antonio López: "falta de esplendor".
El poner en un segundo plano a la dirección de las emociones, sistema límbico, ha sido criticado desde Platon hasta la actualidad.
Esta vida, esta sociedad, esta cultura nos conduce a disociar las dos facetas: emocional y racional.
Esto también tiene causas biológicas profundas.
La falta de felicidad, como dice Antonio López es el reflejo de una vida gris, como plasma en alguna de sus obras.
Eduard Punset El viaje a la felicidad
Sinopsis de Rodrigo Córdoba Sanz

Corzo Cojo... Hechicero... Jodorowsky

"No soy un borracho, pero tampoco soy un santo. Un hechicero no debería ser "santo"... Debería poder descender tan bajo como un piojo y elevarse tanto como un águila... Debes ser dios y diablo a la vez. Ser un buen hechicero significa estar en medio de la tormenta y no guarecerse. Quiere decir experimentar la vida en todas sus fases. Quiere decir hacer el loco de vez en cuando. Eso también es sagrado".

Corzo Cojo
(Brujo sioux de la tribu dakota)

Texto extraído del libro Psicomagia de Alejandro Jodorowsky

lunes, 6 de febrero de 2017

Deseo y Distorsión

El deseo es algo muy peculiar. En la teoría de Lacan, elabora algo sumamente extraño, que nada tiene que ver con el anhelo, sino que consiste en unos mecanismos lingüísticos que tuercen y hacen distorsionar ciertos elementos transformándolos en otros. Un desliz verbal es un buen ejemplo: uno dice algo diferente de lo que quería decir y no sabe por qué.
El deseo está presente porque un elemento ha sido distorsionado y modificado por otro. La presencia  del deseo se deduce en la clínica prestando interés a estos procesos cuando se reiteran. Así como a los puntos de ruptura, distorsión y opacidad en las asociaciones del paciente.
El lenguaje permite transmitir mensajes, pero también  posee redundancia. Es lo que diferencia una carta de un telegrama. Este último transmite rápidamente un contenido mínimo de información, en tanto que la carta puede explayarse los pormenores si queremos rastrear el deseo, dice Lacan, lo mejor es no centrarse en el deseo sino en las redundancia, los detalles minúsculos que no serían necesarios.

Jacques Lacan

Cuando se escoge al terapeuta



"Cuando uno escoge a un terapeuta, debe ser uno el que escoge. Ni la familia, ni los amigos, ni la desesperación, ni "el que sea". Elegir a un terapeuta es tomar la decisión de enfrentarse a un espejo que nos va a devolver la imagen que de nosotros no queremos ver. Entonces, cuando estén pensando en elegir a un terapeuta, un hermano mayor que los guíe a la libertad, que los ayude a romper con la esclavitud de sus desdichas, no piensen en títulos académicos u honores profesionales: solo piensen en si esa persona es alguien a quien ustedes pueden amar y alguien capaz de amarlos. ¿Por qué? Porque las técnicas curan, pero lo que realmente sana es la relación. Y por eso que el epígrafe de San Agustín que elegí para este tema tiene tanta relevancia a cuenta de dar explicación de un fracaso terapéutico: el terapeuta no ha estado con el paciente cuando el paciente estuvo allí dando lo mejor que podía dar: su presencia. Ésta es la primera causa de que las cosas no funcionen en un tratamiento psicoterapéutico".
Eduardo Horacio Grecco
"Eres bueno cuando eres uno contigo mismo.
Sin embargo, cuando no eres uno contigo mismo, no eres malo".
Kahlil Gibran

Sobre Jung



Cada persona se va diferenciando en la ontogenia, en el vivir espiritual que le toca.
Los arquetipos son la materia bruta, las tendencias básicas. El proceso de individuación representa, en parte,  la tarea laboriosa del escultor que talla la piedra haciendo emerger la figura de la individuación liberada de las ataduras de la psique colectiva. Pero, a veces, la talla se malogra, como la vida de los hombres.
Si los arquetipos son la historia que preexiste al nacimiento de la historia que preexiste al nacimiento de la historia individual de cada ser humano, unos de otros, es necesario pensar entonces, merced a qué dinamismos, tanto la fuerza unificadora de los arquetipos, como la diferenciadora de la individuación, ejercen su mandato. Esta fuerza es la que Jung llama líbido o energía psíquica, que cumple el rol de poder trasmutador y transformador. Individuación Arquetipos Líbido.
Pero estos sistemas son concebidos no como algo estático y fijo, sino por el contrario, como sujetos a un permanente cambio. Dependen de un cambio interior a la vida misma del objeto estudiado. Así se incorpora la idea de evolución.
Hay en la obra de Jung, otra dimensión que es la dimensión de lo simbólico.
Jung consideraba al psiquismo y sus complejos dinamismos inconscientes como una organización arquetípica, un orden de arquetipos que, en su imposibilidad de aparecer directamente en la conciencia del psiquismo, lo hace mediante símbolos.
"No soy un metafísico que tenga que decir algo sobre las cosas en sí. Mis objetos radican dentro de los límites de lo experimentable". Carl Gustav Jung

viernes, 3 de febrero de 2017

Genética y Evolución de la Bipolaridad



La investigación realizada por el doctor Arthur Janov, entre otros, nos enseña la importancia del moldeo que las vivencias primarias hacen del cerebro, de las conexiones axonales y de los patrones de los neurotransmisores
Por otra parte, cuando se habla de genética, suele insistirse sobre los factores desadaptativos, cuando en realidad la evolución ha cristalizado en la memoria genética humana recursos para vivir e inclusive para sanar y lo que hoy es gen antes fue experiencia.
"Daniel Wilson, al realizar cálculos destinados a cuantificar la probabilidad teórica de ocurrencia de la enfermedad bipolar vía selección natural, concluye que la prevalencia es de 300 a 6000 veces superior a la esperada. De tal manera que esta enfermedad debe haber otorgado una selección ventajosa a nuestros ancestros, de lo contrario tendría una frecuencia menor [...] Considerando que actuales genes "enfermos" pudieran haber jugado un papel adaptativo en el pasado, y que la enfermedad bipolar tendría una frecuencia más elevada que lo esperada según las mutaciones espontáneas, intentaremos encontrar una explicación".
Pedro Retamal

jueves, 2 de febrero de 2017

El Deseo y la Libertad



No hay ser humano sin deseo. Desde que nacemos hasta que morimos hay algo que nos lanza hacia delante, un anhelo de ser otro, de cambiar, de transformarnos. El deseo no es sólo un  objeto, es, sobre todo, un deseo de transformación de uno mismo.
Desde la modernidad, la pregunta fundamental es: ¿qué es el hombre? Con Nietzsche y Foucault derivó en otra: "cómo hemos llegado a ser lo que somos? "
Sin embargo, hay un interrogante decisivo, una pregunta que los seres humanos no podemos esquivar: ¿podemos dejar de ser lo que somos? ¿Puedo transformarme en un ser distinto del que soy, del que he heredado?
Los seres humanos somos finitos. Existir consiste en ser finito. La vida humana es una existencia débil y vulnerable, necesitada de apoyo y la acogida de los demás. Y, al mismo tiempo, precisamente por su condición finita, es también una vida no del todo buena, bella o verdadera. Como es finita y no puede dejar dejar de serlo, la humana es una vida que no es del todo humana, porque siempre está amenazada por los rostros de lo inhumano, esto es, por el mal, por la violencia, por la crueldad, por la indiferencia al sufrimiento del otro.
En Busca de la Liberad desde la Voluntad Secuestrada

Gestalt Demandas y Expectativas



Las palabras significan lo que acordamos que signifiquen.
Resulta útil distinguir entre "demanda" y "expectativa".
La demanda incluye lo que el cliente dice que quiere o que espera conseguir. Tiene que ver con aspiración, objetivo, meta o finalidad. Existe una cierta variedad con aspiración, objetivo, meta o finalidad. Hemos visto antes una cierta variedad de posibles tipos y  niveles de demanda.
"Expectativa", es algo muy distinto de la demanda. El término "fantasía" puede definir la idea o fantasía que el cliente tiene de saber cómo será el trabajo que realizaremos, qué grado de esfuerzo le supondrá, en qué plazo lo realizaremos, qué grado de esfuerzo le supondrá, en qué plazo puede esperar resultados, etc. Cualquier tipo de fantasía anticipatoria sobre el enfoque o el proceso. Es la diferencia entre el ¿qué quieres?  y ¿qué esperas?,  o, mejor dicho, "¿cómo esperas conseguirlo? ": ¿qué esperas que pase que haga yo, cómo te imaginas que trabajaremos, cuánto esperas que dure el trabajo, qué ocurrirá?,  etc. O la cuestión opuesta a la de ¿qué esperas?, es decir: ¿qué temes?
Francisco Sánchez Gavete Terapia Gestalt: Una guía de trabajo
Rodrigo Córdoba Sanz. Psicólogo y Psicoterapeuta

Deseo y Jacques Lacan



La demanda es, en definitiva, una demanda de amor, y por ende, imposible de satisfacer. Si alguien nos pregunta si lo queremos y contestamos que sí, eso no lo detendrá de volver a preguntarlo una y otra vez. Es bien sabido que demostrar de una vez para siempre el amor que uno siente es realmente imposible. La demanda es, entonces, una espiral continúa. Pero Lacan agrega: a la necesidad y la demanda, le añade el registro del deseo. El deseo retoma lo que ha sido eclipsado en el nivel de la necesidad. (La dimensión representada por el agua mítica) e introduce una condición absoluta, a diferencia de la índole totalmente incondicional de la demanda...
Y la Falta...
Aunque el ejemplo del fetichismo es extremo, Lacan muestra que se halla en el corazón de todo ser humano. La elección de pareja del hombre siempre contendrá una referencia a detalles no humanos: el color del cabello, de los ojos, etc. Estos rasgos abstractos nada tienen que ver de "humano". Por lo tanto, en contraste con el registro de la demanda, el deseo está ligado a ciertas condiciones.
(Parte del trabajo analítico consiste en tratar de extraer el deseo del sujeto de sus incesantes demandas. El neurótico privilegia la demanda, oculta su deseo detrás de la presencia omnipotente de la demanda).
La demanda es siempre demanda de un objeto, en cambio, el deseo tiene como objeto nada. "El objeto es la falta".
Ciertas estructuras clínicas muestran con claridad esta diferencia. La anoréxica o anoréxico, por ejemplo, al negarse a dar cabida a un deseo que está más allá de la demanda. Frente a la madre de la madre que coma, la hija (o hijo), la hija ofrece una negativa simbólica, manteniendo su deseo centrado en "comer nada". Se introduce así una falta en la relación con la madre, que marca claramente la tensión entre demanda y deseo.
Deseo y Anhelo
El deseo emergerá en pequeños detalles, de ahí la intención de Lacan de pesquisarlo, buscarlo entre líneas, donde es menos obvio. Este hincapié en los detalles es freudiano. Freud había demostrado que cuando una corriente inconsciente es reprimida, al no poder reingresar en la conciencia se desplaza a detalles minúsculos y sólo siguiendo esas derivaciones puede activarse el resto del complejo en complejo.
Importa distinguir lo que Lacan llama deseo de lo que normalmente llamaríamos un "anhelo".
Un anhelo es algo que se quiere conscientemente, mientras que el deseo ha sido prescripto de la conciencia. Freud ya había hecho esta distinción en su obra sobre los sueños. Un sueño puede representar un anhelo obvio. Por ejemplo, un individuo está en el Polo Norte, muerto de frío, y cuando se duerme sueña con un hermoso lecho con dosel y un plato lleno de caviar.
Parecería que el sueño realiza su anhelo: tener abrigo y comida. Pero este anhelo no es más que una coartada. Lo que realmente importa es averiguar por qué esa realización del anhelo tomó la forma de un gran lecho con dosel y un plato de caviar.
(Aquí el deseo difiere del anhelo).
El deseo equivale al proceso de distorsión que convirtió que convirtió el anhelo de abrigo y comida en esta imagen particular. Si el día anterior a un examen uno sueña que está en cierto lugar lo aprueba, es probable que el deseo no se encuentre en la idea de aprobar el examen (ése es el anhelo) sino en el detalle del lugar en cuestión (¿por qué estaba allí y no en otra parte? ).
Jacques Lacan. Anhelo


miércoles, 1 de febrero de 2017

Testimonios de Terapia



Fritz Perls: "Bien, ¿y qué necesita el paciente de nosotros? ¿Un muro de los lamentos, un hombre en el que apoyarse? ¿Un aliado para condenar a su esposa o jefe? ¿Alguien que lo castigue por sus pecados? O, si ya ha sido castigado a sí mismo lo suficiente, ¿alguien que le perdone y lo redoma?
Fritz Perls. Testimonios de Terapia
El cliente no sólo quiere decir algo: lo quiere, además, a partir de un supuesto de cómo se comportará con él el terapeuta. Y este supuesto de cómo se comportará con el terapeuta. Y este supuesto, insisto, aparece a veces de manera más transparente, pero otras de manera más encubierta.
Al extremo, las demandas de tarea y de relación pueden llegar a ser contradictorias, como en los casos de conductas de clientes que, de acuerdo con el Análisis Transaccional, podríamos decir que buscan hacer colección de "cupones negativos". Propuestas de relación del tipo: "conmigo no vas a poder" o "lo mío no tiene arreglo" pertenecerían a esta modalidad.
Dice Perls, hablando del neurótico:
"Sin embargo, no viene con las manos vacías. Trae consigo sus medios de manipulación, sus modos de movilizar y usar el ambiente para que haga el trabajo que le corresponde a él. Y no nos engañemos al creer que estas técnicas manipulativas no son ingeniosas".

martes, 31 de enero de 2017

Es Lacan Estructuralista...



A finales los cincuenta, el foco de atención de Lacan deja de ser la palabra y pasa a ser el lenguaje. Hablar es un acto que implica al sujeto y a otro. El lenguaje, en cambio, es una estructura y como tal no supone un sujeto. El lenguaje no tiene nada de humano, si se lo ve como un sistema formal de diferencias y se lo distingue claramente de la palabra.
Lacan, no podría ser considerado un estructuralista. El estructuralismo apuntaba a prescindir del sujeto y de la noción de un agente subjetivo, poniendo en su lugar la autonomía de las estructuras lingüísticas. Como señaló Jacques-Alain Miller, aunque Lacan comparte esta concepción de la autonomía de lo simbólico, al mismo tiempo le preocupa seriamente dar cabida al sujeto. Ese es el problema: si el lenguaje es una estructura abstracta, ¿qué sujeto puede concebirse para él?
¿Cómo puede el ser humano encontrar una estructura que le es intrínsecamente ajena?
Lo que escribe es diferente de uno. Puede representarlo, pero debe enfrentar de que las palabras no van a ayudarle. No fueron creadas pensando en ti. (Las palabras me representan pero no están destinadas a mí).
Surge así una nueva teoría de la alienación en Lacan. Sus primeras obras situaban la alienación en el registro de la imagen, en tanto que ahora la alienación es situada en el registro del lenguaje. Si antes se veía en el habla un factor que le daba al sujeto cierta identidad, ahora se ve que la función del lenguaje es bloquear la identidad. Esta es la diferencia entre la concepción lacaniana en 1953 y en 1958: el sujeto ya no es reconocido sino abolido.
Pérdida y Lenguaje: Desde la infancia recurrimos al habla para expresar nuestras necesidades, pero tan pronto usamos las palabras a fin de expresar algo, ya estamos en otro registro. Si lo que queremos es agua, el solo hecho de pedirla modifica las cosas. (El agua importa menos que mi madre me la de o no... En otros términos cómo manifiesta amor la mama.
El objeto de la necesidad es pulverizado por la dimensión del lenguaje: ahora lo que importa no es el objeto (el agua) sino el signo de amor. Por lo tanto, el habla introduce una forma particular de pérdida en el mundo. Hablar es desvanecer el objeto, porque uno siempre le habla a alguien. El objeto de la necesidad queda eclipsado por la demanda.


Utilidad de la Hipertimia



Parece razonable suponer que las características de una persona con temperamento hipertímico puedan ser útiles en una sociedad que tiende a privilegiar la actividad y el desempeño. Son individuos alegres, optimistas y expansivos, cálidos, de fácil contacto y extravertidos, tienden a ser locuaces y divertidos, necesitan pocas horas de sueño, incluso los fines de semana, son activos, emprendedores y realizan actividades imprevisibles, desinhibidos, ávidos de sensaciones, pero pueden ser excesivamente optimistas y confiados. En ocasiones, impertinentes, entrometidos y promiscuos. Tales rasgos pueden convertirlos en dedicados al trabajo y otras actividades, obteniendo notorios avances laborales y profesionales, con un optimismo que los convierte en perseverantes y resistentes a la adversidad. Estas personas con facilidad entran en sintonía con su medio ambiente, facilitando el contacto interpersonal.
Todo lo anterior nos lleva a sugerir la posibilidad que, de alguna forma, la transmisión de genes que permiten una mejor expresión en el campo de la creatividad, llevando a un mejor desempeño en el área laboral y educacional, pero lamentablemente, en la misma persona, al encontrarse en determinada disposición, causaría la enfermedad del ánimo.
Pedro Retamal
Eduardo Grecco
Rodrigo Córdoba


Bipolaridad y Adaptación

"... El posible significado adaptativo de las conductas depresivas o inhibidas pueden ser mejor comprendidas en una perspectiva evolutiva: un grupo humano reunido para enfrentar un pesado invierno podría lograr mejor convivencia al presentar disminución del interés sexual, alimentación e interacción social llevando tranquilidad a sus miembros. La inactividad conservaba la energía, asunto primordial puesto que los humanos comparados con otras especies tiene menos protección natural (tamaño, rapidez, piel, pelo). Por el contrario, en los períodos estivales las características hipomaníacas pudieran haber ayudado a cumplir con las tareas necesarias para la subsistencia en un período más bien breve: mayor interés en la actividad sexual y en la interacción social, con más vigor y laboriosidad, permitiendo cumplir con las necesidades".
Pedro Retamal
Rodrigo Córdoba Sanz. Experto en TLP y Bipolaridad

Quiero estar bien

¿Qué idea tiene el cliente/paciente del bienestar?
A veces el cliente se refiere al bienestar como un estado permanente de felicidad caracterizado por la ausencia de dificultades y conflictos. También puede que tenga la fantasía que todo lo que diga, haga, sienta y piense se corresponda siempre con la imagen ideal que tiene de sí mismo, y que nunca sucede nada que ponga en cuestión tal imagen: "es que no quiero ser tal cosa", o "es que no quiero sentir esto".
Este tipo de fantasías es muy frecuente, por ejemplo, en parejas que quieren que "todo vuelva a ser como antes".
Vistas así las cosas, lo que caracteriza a la demanda fantasiosa es que, cuando se concreta, aparece claramente como una demanda "loca" o "imposible".
Algunas demandas aparecen ya formuladas, ya de entrada, de esta manera. Son los casos de clientes que dicen, por ejemplo: "estoy siendo maltratado por mi pareja y quisiera dejar de sentir odio hacia esa persona", o, "acabo de separarme y quisiera dejar de sentir dolor".
Entonces procede ponerse didáctico: sobre lo que es posible y lo que no, sobre lo que es natural e inevitable en determinadas situaciones, donde la cuestión no puede plantearse en términos de cómo podemos librarnos de algo sino de cómo podemos llevarlo de otra forma.
Los cognitivistas se refieren a Epícteto, quien decía que las cosas no son como son sino como creemos que son.
La didáctica de la profesión supone explicar en que consiste una terapia. Se le explica, por ejemplo, que puedo ayudarle a estar claro en lo que quiere y ayudarle en proponerlo con mayor firmeza o con mayor cuidado: hasta ahí puedo llegar. Hasta aquí depende de sí mismo. Que el otro haga o deje de hacer una cosa no depende sólo del cliente.

¿Se trata de una demanda fantasiosa, imposible? ¿O se trata más bien de una demanda equivocada o, incluso, manipulativa?
El objetivo, desde luego, no es clasificarla, sino saber qué hacer con ello.

Francisco Sánchez Gavete
Terapia Gestalt. Una guía de Trabajo
Rodrigo Córdoba Sanz. Terapeuta Humanista y Psicodinámico

lunes, 30 de enero de 2017

Huellas de Experiencias Infantiles en los Bipolares

Algunas de las experiencias de las personas bipolares en relación con sus tiempos infantiles son:

1) Familia como un fuerte aislamiento del entorno. En la conciencia del grupo familiar, el aislamiento se justifica por varias razones: culturales, educativas, económicas, étnicas o de enfermedad, y es percibido, además, como algo de mucha importancia, frente a lo cual se deben desarrollar esfuerzos de sobreadaptación para lograr la aceptación social.

2) Niños educados en la dependencia. Entrenados por los padres "en la escuela" de la dependencia extrema con respecto a las opiniones y valoraciones externas.

3) Madre y Padre. En general, la madre es percibida por el niño como "la fuerte" y el referente de autoridad, mientras que el padre es visto como afectuoso pero débil, incluso a veces como fracasado, aunque realmente no lo sea. Es común que la madre sea ambiciosa y desvalorice los logros y la personalidad del terapeuta.

4) Expectativas de los padres. Desde la concepción, sus padres demuestran un deseo de aceptarlo, cuidarlo y protegerlo. Sin embargo, este deseo está dictado más por una exigencia moral que por un verdadero sentimiento de entrega. Pero lo cierto es que desean dar al hijo todo lo que colme sus necesidades. Lo educan en la escuela "de la receptividad y la pasividad", y el niño se hace fuertemente dependiente del suministro de afecto (sobre todo) de la madre. Esta dependencia se extiende luego a la totalidad de los adultos significativos y a los valores que éstos transmiten, y lo lleva a desarrollar una conducta de "complacer a los demás".

5) Relación padres-hijo: Los primeros tiempos de vida están caracterizados por una presencia simbiótica, casi sobreprotectora y un alto grado de bienestar, satisfacción y nutrición, que dan al bebé seguridad y confianza.
A medida que el niño crece va adquiriendo autonomía, en movimiento y pensamiento, y se va volviendo rebelde genera en la madre sentimientos de incomodidad y rechazo, que la llevan a un cambio en su relación con su hijo. De ser una persona maternalmente abnegada y cumplidora pasa, de manera abrupta, a ser una madre exigente.
Esta actitud materna transforma radicalmente el universo del niño.
Como consecuencia, comienza a sentirse solo, ansioso y preocupado, entonces, su problema central, que consiste en no poder integrar las dos imágenes opuestas de su madre que ahora se le revelan. Por una parte la percibe como una persona bondadosa, cordial, tierna, y por otra, como poco afable, dura y exigente.
Esta falta de confluencia produce una ambivalencia. Dos tendencias impuestas, que si no se trabajan, disocian al niño. Esto implica la desintegración e inestabilidad emocional, por tanto.

Juan Gelman: Aparto el amor con la derecha, la locura con la izquierda, para que no se mezclen por tu culpa.

Por tanto los bipolares tienen dos identidades diferentes (una bondadosa y otra destructiva), pues en ambos extremos de su oscilación bipolar cada una de estas facetas está reflejando, precisamente, los aspectos opuestos, separados y disociados del Yo.

Todo esto forma parte de la predisposición, y sobre ella actúan los factores desencadenantes: pérdidas, rupturas, mudanzas, sobreesfuerzo para alcanzar los logros, abandonos.

Eduardo Grecco Constelaciones Familiares y Bipolaridad
Rodrigo Córdoba Experto en Trastorno Bipolar y Trastorno Límite

domingo, 29 de enero de 2017

La consciencia inmediata y la finalidad de la psicoterapia



El objetivo para un terapeuta Gestalt es la recuperación del paciente, en cuanto a su espontaneidad. Al contactar con el entorno, de estar plenamente en la frontera-contacto. En efecto, la presencia plena y espontánea es para nosotros un sinónimo de consciencia inmediata. La consciencia inmediata es la capacidad intrínseca de cada ser humano de experimentar en todos sentidos el propio estar-con y estar-en, o sea, hacer contacto en una situación dada.
En otras palabras, el fin de la terapia Gestalt es que el paciente recupere su propia espontaneidad de estar en el mundo, la propia capacidad de elegir deliberadamente (función-yo) sobre la base de las seguridades corporales adquiridas (función ello) y de definiciones sociales -o relaciones- de sí mismo (función personalidad).
En Gestalt, este proceso ha sido entendido de varias formas: algunos lo identifican con la recuperación de la consciencia inmediata del paciente, otros con recuperar capacidades de contacto perdidas: Y, en efecto, las dos cosas coinciden.
Los terapeutas de la Gestalt que se identifican con la perspectiva fenomenológica -o situacional- creemos que el cambio terapéutico  gestáltico es la percepción de la frontera-contacto entre el paciente y el terapeuta. En consecuencia, es un cambio que se da no sólo en el paciente sino también en el terapeuta. Es una co-creación de una nueva frontera-contacto.
Margherita Spaugnolo Lobb
Rodrigo Córdoba Sanz.
Terapia Humanista y Psicodinámica

Winnicott La capacidad para estar solo



En su artículo titulado La capacidad para estar solo (1958), Winnicott se refiere a ese momento privilegiado que se arraiga en la experiencia del bebé de estar solo en presencia de la madre. Según él, la aptitud para permanecer solo (y para encontrar placer en la soledad) tiene su fundamento paradójico en la experiencia infantil de la soledad con alguien. Este aspecto específico de la relación es descriptivo con la expresión "relación en el yo", que Winnicott opone al concepto de relación pulsional.
"La relación en el yo es la que se produce entre dos personas, donde al menos una está sola - o tal vez las dos. Sin embargo a cada una importa la presencia de la otra. Pienso que si se compara el verbo like con el de love, se percibe que el primero pertenece al dominio de la relación en el yo, mientras que el segundo más bien atañe a una cuestión de relaciones pulsionales..."
"Solamente cuando el bebé está solo, es decir, en presencia de alguien puede descubrir su vida personal. La alternativa patológica es una existencia falsa, construida sobre reacciones a excursiones externas. Cuando está solo en el sentido en el sentido en que empleo esta palabra, es capaz de lo que en el adulto se llamaría distraerse.
Lo es posible entonces llegar a un estado de no integración (...) El terreno está preparado para una experiencia instintiva. Una percepción o una pulsión llega, en ese marco,  la percepción o la pulsión será experimentada como real y constituirá verdaderamente una experiencia personal".
Donald Woods Winnicott
Rodrigo Córdoba Sanz