PEACE

PEACE
Paz y Ciencia

martes, 16 de octubre de 2018

Enemigos de la melancolía

La melancolía es la expresión del alma humana en su naturaleza profunda. Gladys Swain

El positivismo no es amigo de la melancolía y menos aún del sujeto melancólico. A medida que el punto de vista cientificista se fue adueñando de la psiquiatría, la melancolía se desvirtuó y su territorio se hizo más angosto.
El rostro del enfermo melancólico descrito a lo largo del XIX y primeras décadas de XX agudizó los rasgos del dolor hasta extremos caricaturescos. "El melancólico es ante todo un enfermo que sufre", escribió René Masselon, culminando esta visión patética del hombre carcomido por el dolor del alma. Con su nuevo semblante, el melancólico se convirtió en un rara avis, una de esas piezas descatalogadas que no se sabe dónde colocar porque estorban en todos los sitios y afean cualquier entorno.
La melancolía está por todas partes. Si uno se interesa por la historia clínica, apenas da dos pasos ya se encuentra con ella; si lo que llama su atención es el arte, la literatura o la poesía, lo difícil será librarse de su presencia; de inclinarse por el estudio de la psicología patológica, enseguida averiguará el lugar central que ocupa en esa materia; de hacerlo por la ética, la moral y la religión, no tardará en acercarse al corazón de la experiencia melancólica. Desde este punto de vista, lo que resulta chocante es la falta de aprecio que le ha mostrado el cientificismo psicológico y psiquiátrico. Y lo que maravilla es la eficacia con que se ha desecho de ella. Pero lo que consterna es el resultado de este paulatino menosprecio, especialmente el que atañe al empobrecimiento de la psicopatología y a la devaluación de la historia como modo de conocimiento del presente y guía para el quehacer clínico.
:: Rodrigo Córdoba Sanz. Psicólogo y Psicoterapeuta.
:: Teléfono Cita: 653 379 269
:: Zaragoza Zona Centro
:: Página Web: www.rcordobasanz.es

martes, 9 de octubre de 2018

Límites

A diferencia del psicoanálisis anterior a Lacan, que diferencia el binomio neurosis-psicosis situando patologías fronterizas (Kernberg, Gunderson), Lacan no admitía estados intermedios, razón por la cual hace tres décadas se tendía a amplificar el diagnóstico de neurosis, en especial la histeria disociativa (locura histérica). Conforme a desarrollos más recientes, inspirados en referentes topológicos, sobre todo en el nudo borromeo, comenzaron a proliferar casos "inclasificables" y "raros", es decir, manifestaciones de la psicosis schreberiana o de las neurosis tradicionales. Al contrario de lo que sucediera hace treinta años, hoy día se prefiere ampliar el territorio de la psicosis e incluir en ella formas discretas y normalizadas de la locura, las cuales constituirían expresiones clínicas concordantes con el malestar actual; con esta nueva opción, la rígida perspectiva estructural, partidaria de la discontinuidad, se vuelve más elástica y propende a lo dimensional.
:: Rodrigo Córdoba Sanz. Psicólogo y Psicoterapeuta Dinámico.
:: Teléfono Citas: 653 379 269
:: Zaragoza (Zona Centro)

lunes, 8 de octubre de 2018

Molestias de los Antipsicóticos en TB

Los nuevos antimaníacos, como la quetiapina, la olanzapina, la risperidona, la ziprasidona o el amilsulpride provocan muchos menos efectos secundarios que el haloperidol. A pesar de ello, ninguno de ellos está exento de inducir alguna molestia -como sedación, que en algunos casos es el efecto deseado y no una molestia-, pueden provocar aumento de peso, problemas hormonales -inhibición de la menstruación, reversible cuando se cambia el tratamiento-, temblor y rigidez muscular, aumento de la salivación o hipotensión. No todos los pacientes que toman estos fármacos presentan estas molestias, y no siempre la presencia o no de las mismas depende de la dosis utilizada. Lo que está muy claro es que las ventajas superan a los inconvenientes, ya que facilitan la finalización de un episodio maníaco, evitan o acortan un ingreso hospitalario y pueden mejorar el curso de la enfermedad y la calidad de vida de las personas que sufren trastorno bipolar (TB).
:: Rodrigo Córdoba Sanz. Psicólogo y Psicoterapeuta.
:: Teléfono Cita: 653 379 269
:: Zaragoza. C/ Lacarra de Miguel 27. 2C Zona Centro. Antigua General Sueiro.

Estructura

La estructuración funciona bajo su cubierta, y en ese sentido, lo imaginario es su medio.

Lo estructurante, por no estar allí, rige lo real. Ahí se tiene la discordancia motriz, pues la introducción de este elemento reflexivo, que basta para instituir la dimensión de lo estructurado-en-tanto-que-lo-vive como obteniendo sus efectos sólo de sí mismo, dispone una ordenación imaginaria, contemporánea y diferente del orden real, y sin embargo coordinada a él y formando, en adelante, intrínsicamente parte de la realidad. En lo real se constituye una estructura terciaria, imaginaria. De ello resulta que la reduplicación del sistema estructural, ideal en un primer momento, se encuentra realizada. Esta duplicación afecta en cambio al elemento reflexivo que la provoca -dado que a nivel de lo estructurante no hay reflexividad-, lo que define como un sujeto, reflexivo en lo imaginario, no reflexivo en lo estructurante.
- Jacques-Alain Miller. "Un comienzo en la vida. De Sartre a Lacan". Ed. Síntesis
- Rodrigo Córdoba Sanz. Psicólogo y Psicoterapeuta.
- C/ Lacarra de Miguel 27. 2C. General Sueiro.
- Teléfono Cita: 653 379 269

domingo, 7 de octubre de 2018

TLP Vídeo



Les dejo con un vídeo más bien descriptivo pero muy fácil de seguir y sin demasiados tecnicismos sobre el TLP o Trastorno Borderline de la Personalidad.

Rodrigo Córdoba Sanz. Psicólogo y Psicoterapeuta. Zaragoza (Zona Centro).
Teléfono Citas: 653 379 269
email: rcordobasanz@gmail.com
web: www.rcordobasanz.es

https://youtu.be/7htTi6tt5CQ Enlace al vídeo.


Los antidepresivos pueden causar manía

Como el trastorno bipolar requiere una predisposición natural de base genética -se afirma-, en principio los antidepresivos no causan manía a cualquier persona que los tome. Sin embargo, sí es cierto que el tratamiento de una fase depresiva en un paciente bipolar conocido con antidepresivos puede incrementar el riesgo de un "viraje" o cambio hacia la manía, sobre todo, si el paciente no sigue tratamiento con un estabilizador y/o un antipsicótico. Por eso, en general, no se aconseja prescribir antidepresivos para fases leves o reactivas -las que acontecen cuando hay un problema personal o mala noticia-, sino más bien reservarlas para las depresiones moderadas o graves, en las que las ventajas del tratamiento superan a los posibles inconvenientes o riesgos.
Una noticia curiosa:
https://www.elconfidencial.com/amp/alma-corazon-vida/2017-07-27/antidepresivo-comun-ligado-casos-asesinato_1421286/
:: Rodrigo Córdoba Sanz. Psicólogo y Psicoterapeuta.
:: Teléfono Citas: 653 379 269
:: email: rcordobasanz@gmail.com
:: web: www.rcordobasanz.es

Artificios

La visión discontinua del pathos, sea como estructuras freudianas o enfermedades mentales, se distingue por el hecho de destacar lo invariable y lo más enfermo del sujeto. Cuestión incómoda. De ahí surgen sus virtudes y sus limitaciones. Entre las bondades, la más importante es la resolución que aportan sus descripciones y explicaciones, las cuales aíslan, caracterizan y diferencian determinados estados psicopatológicos prototípicos. A esto se añade que esos estados clínicos son rubricados mediante casos paradigmáticos que quintaesencian una categoría nosológica. Entre las limitaciones destaca la penumbra, más o menos intensa, que cubre la linde entre dos territorios vecinos. Basta que se establezcan demarcaciones precisas y taxativas para que aparezcan un sinnúmero de casos fronterizos, límites o inclasificables.
- Recomendación: "Las voces de la locura". José María Álvarez-Fernando Colina. Xoroi edicions. Colección Schreber
- Rodrigo Córdoba Sanz. Psicólogo y Psicoterapeuta.
- Teléfono Cita: 653 379 269
- email: rcordobasanz@gmail.com

sábado, 6 de octubre de 2018

La Historia de algunos borderline (TLP)

Las alteraciones en la relación entre el niño y los cuidadores, y/o la presencia de experiencias traumáticas tienen un hondo efecto sobre el desarrollo del concepto de sí mismo y de los otros.
En la historia de algunos pacientes borderline aparecen los abusos sexuales tempranos, al tiempo que se han identificado la desatención por parte del cuidador, la indiferencia, y las limitaciones de la empatía, como factores adicionales que ejercen efectos profundamente dañinos. Los niños educados en estos entornos perturbados establecen unos apegos inseguros con sus cuidadores primarios, lo que interfiere en el desarrollo para el control voluntario y la autorregulación, al tiempo que la internalización de los conceptos del self y del otro se ve dificultada por los intensos afectos negativos y las operaciones defensivas, que distorsionan el sistema de información en un intento de evitar el dolor.
:: Rodrigo Córdoba Sanz. Psicólogo y Psicoterapeuta.
:: Teléfono Cita: 653 379 269
:: email: rcordobasanz@gmail.com
:: Zaragoza (Zona Centro)

jueves, 4 de octubre de 2018

Carácter y Borderline (TLP)

El carácter es la manifestación conductual de la identidad, es la organización dinámica de los estilos y patrones conductuales característicos del individuo en particular. El carácter incluye el nivel y el grado de organización de los estilos conductuales, y el grado de flexibilidad o de rigidez de las conductas a lo largo de las distintas situaciones ambientales. El carácter refleja los efectos de la integración de la multitud de relaciones internalizadas entre el self y los objetos, que contribuyen a generar los modelos internos de conducta. La consecuencia subjetiva del carácter sería la estructura de la identidad, es decir, la integración de todas las representaciones del self incluidas en estas unidades relacionales diádicas dentro de un concepto de sí mismo estable y complejo, paralelamente a la integración complementaria de las representaciones objetales en conceptos integrados de otras personas significativas. El carácter y la identidad son aspectos que se complementan mutuamente. La identidad, que se compone del concepto o los conceptos del self y de los otros significativos, es la que brinda la estructura psicológica que determina la organización dinámica del carácter.
La internalización de las relaciones objetales significativas da origen a una estructura subjetiva más crucial en relación con un sistema integrado de valores éticos, que en la teoría psicoanalítica se designa con el nombre de superyó. En el desarrollo de la patología borderline, las perturbaciones en esta estructura tienen unas consecuencias significativas tanto clínicas como terapéuticas, y a nivel pronóstico.
:: Rodrigo Córdoba Sanz. Psicólogo y Psicoterapeuta.
:: Núm. Col.: A-1324
:: Teléfono Cita: 653 379 269
:: email: rcordobasanz@gmail.com

Cómo actúa el Litio

El litio ejerce su acción estabilizadora del ánimo a través de mecanismos químicos que corrigen parte de las alteraciones subyacentes a la enfermedad. Cuando ingerimos el litio éste se absorbe en el tubo digestivo sin necesidad de pasar por el hígado (y, por lo tanto, no comporta riesgo de toxicidad hepática, en teoría), pasa a la sangre y de ahí a las neuronas cerebrales, donde produce cambios en la producción de ciertos neurotransmisores, ciertas proteínas que actúan como receptores de los neurotransmisores, y los llamados "segundos mensajeros", que en último término van a producir una regulación más eficaz de las oscilaciones anímicas.
:: Rodrigo Córdoba Sanz. Psicólogo y Psicoterapeuta.
:: Zaragoza (Zona Centro).
:: Teléfono Cita: 653 379 269

martes, 2 de octubre de 2018

Factores evolutivos

Las díadas de relaciones objetales internalizadas son los elementos básicos fundamentales que conforman la estructura psicológica. En el curso del desarrollo infantil se generan numerosas díadas internalizadas sobre la base de experiencias afectivamente intensas. Estas díadas se convierten en los prototipos de la experiencia que el individuo tiene de sí mismo y del otro.
La teoría de las relaciones objetales sugiere que la combinación del temperamento y de las experiencias del bebé en el contexto de unas interrelaciones afectivamente intensas con los cuidadores que forman parte del entorno, constituye un elemento crucial para el desarrollo. Las primeras interrelaciones entre el bebé y el cuidador serían los elementos claves dentro del proceso de internalización gradual por parte del bebé de una representación del mundo externo. Dichas interrelaciones son internalizadas a través de una variedad de formas que reciben la influencia del temperamento del bebé. Dichas formas incluyen el nivel de activación afectiva y los elementos cognitivo-perceptuales. La interrelación óptima bebé-cuidador le brinda al bebé una atmósfera protectora y solícita en la que percibe al cuidador como una figura amorosa y que comprende acertadamente sus necesidades, las cuales se ven satisfechas dentro del marco de un intercambio regular satisfactorio. Dentro de este contexto, el bebé desarrolla un apego seguro hacia el cuidador y comienza a crear una narrativa interna coherente respecto de sí mismo y del otro, con la inclusión de expectativas positivas y gozosas de que está a salvo y bien cuidado.
:: Rodrigo Córdoba Sanz. Psicólogo y Psicoterapeuta.
:: Teléfono cita: 653 379 269
:: email: rcordobasanz@gmail.com

lunes, 1 de octubre de 2018

La enfermedad mental no debe limitar aspiraciones

No se ponga usted límites a priori. Usted debe intentar aquéllo que tenía planificado: la vida pone los límites. Ninguna enfermedad le incapacita para un trabajo o estudio por sí mismo; a veces son otras circunstancias -que pueden estar indirectamente relacionadas con la enfermedad (psicofármacos)- las que ponen el límite o es una cuestión de coincidencias más que de gravedad -por ejemplo, una recaída en los exámenes-.
El estrés facilita las descompensaciones cuando existe una fractura psicológica, el reto está en detectar los pródromos (señales anteriores a una descompensación) y hacer todo lo posible por evitarlo: psicoterapia, psicoeducación, actividad física, ejercicios de relajación, grupos de ayuda, una buena charla con un buen amigo, pasear, períodos de descanso en la actividad de estudio y trabajo, etc.
:: Rodrigo Córdoba Sanz. Psicólogo y Psicoterapeuta.
:: Zaragoza (Zona Centro).
:: Adultos, adolescentes, pareja, familia.

sábado, 29 de septiembre de 2018

Trastorno Límite y conducta programada

Las conductas programadas están relacionadas directamente con los esquemas, que cubren todo el abanico de actividad personal al servicio de la emoción, el impulso y la elección. Los esquemas cognitivos encuentran a veces oposición y se ven forzados a compromisos embarazosos. Beck sugería que los trastornos de personalidad son el resultado de una interacción inadecuada y desadaptativa entre los esquemas cognitivos y los esquemas que afectan a la emoción, la motivación, la acción y el control, y que es pensamiento, emoción o conducta, que son características de los trastornos de personalidad. Esta teoría fue desarrollada en mayor profundidad por Arntz (1994) en el contexto de una estructura más rigurosa que relaciona la formulación y la evaluación de los trastornos de personalidad, sobre todo en el grupo límite/inestabilidad emocional/borderline, de la manera más eficaz.
:: Rodrigo Córdoba Sanz. Psicólogo y Psicoterapeuta. Zaragoza (Zona Centro).
:: Teléfono: 653 379 269
:: email: rcordobasanz@gmail.com

jueves, 27 de septiembre de 2018

Qué hacer con tu hijo si eres bipolar

Cuando su hijo tenga la suficiente edad para entenderlo -14 o 15 años- usted puede hablar abiertamente sobre su enfermedad. Procure hacerlo de forma franca pero desenfadada, aceptando los cambios de tema que su hijo le proponga, es decir, ir a su ritmo. Intente no dramatizar y no caer en un tono trascendente: mucho mejor tener varias conversaciones cortas e informales que un "sermón", ya que de esta forma facilitamos la comunicación. En estas conversaciones sobre la enfermedad que usted padece puede introducir el factor de que existe una posibilidad de que él o ella sufra una enfermedad similar en el futuro, aprovechando para que pregunte y de unos consejos preventivos. Un consejo preventivo esencial es no consumir tóxicos. Debe hablar explicando que son precipitantes del trastorno, sin leyendas ni "moralinas". Otra cuestión que puede abordar es la regularidad del sueño pero sin caer en la tentación de restringir sus salidas nocturnas. Debe saber que tiene que estudiar con tiempo porque los "sprints" finales de no dormir no le convienen.
Como se ve, se trata de medidas que coinciden con el sentido común.
:: Rodrigo Córdoba Sanz. Psicólogo y Psicoterapeuta.
:: Zaragoza (Zona Centro). Tfno.: 653379269
:: email: rcordobasanz@gmail.com

miércoles, 26 de septiembre de 2018

Rasgos de Personalidad

Beck considera que los rasgos de personalidad son estrategias evolutivas que preservan la supervivencia y la reproducción y que, por tanto, son importantes en el proceso de selección natural de Darwin. Los rasgos, según este modelo, dan lugar a comportamientos programados que implican procesos cognitivos, emocionales, motivacionales y de activación (arousal), y que desencadenan normalmente un patrón de conductas estereotipadas que fueron ventajosas desde un punto de vista biológico en sociedades primitivas.
Sin embargo, puesto que el entorno en el que se encuentran inmersos los humanos ha sufrido cambios tan drásticos durante los últimos milenios, estos comportamientos no siempre se ajustan a las demandas ambientales. Estos desajustes provocan los trastornos de personalidad, un ejemplo excelente de ajuste inadecuado entre la persona y el entorno y, especialmente, el entorno social.
:: Rodrigo Córdoba Sanz. Experto en Trastornos de Personalidad y Bipolaridad.
:: Psicólogo y Psicoterapeuta Zaragoza (Zona Centro).
:: Tfno.: 653 379 269
:: email: rcordobasanz@gmail.com

martes, 25 de septiembre de 2018

Terapia Cognitiva y Trastorno Límite TLP

Una de las diferencias fundamentales entre los trastornos de personalidad (Eje II) y los trastornos del estado mental (Eje I) es que la personalidad es más intrínseca y está mucho más arraigada, por lo que resulta más difícil entender las percepciones desadaptativas en uno mismo y el mundo; propias del modelo cognitivo, que busca metódicamente buscar sesgos. Por tanto, no es conveniente trasladar directamente las técnicas de terapia cognitiva a los trastornos de personalidad como si se tratara de otro grupo de trastornos mentales. No olvidemos que Beck, en 1967, construyó la terapia cognitiva para la depresión, luego se ha aplicado para la hipocondría, adicciones y esquizofrenia.
Otro matiz que debemos hacer es hablar de terapia cognitiva conductual porque la mayoría de terapeutas cognitivos no aceptan la distinción pura entre pensamiento y conducta, que en ocasiones se ha considerado la característica diferencial fundamental entre terapia cognitiva y terapia de conducta.
Existen otros muchos tratamientos relacionados con la terapia cognitiva de una forma más o menos estrecha; son la psicoterapia interpersonal, formas de terapia breve, terapias analíticas o casi analíticas, la terapia analítica cognitiva y la dialéctico-conductual, aunque la terapia dialéctico-conductual, a pesar de sus orígenes tiene un valor comparativo sólo especulativo con las cognitivas.
:: Rodrigo Córdoba Sanz. Experto en TLP
:: Zaragoza (Zona Centro)
:: Tfno.: 653 379 269
:: email: rcordobasanz@gmail.com

domingo, 23 de septiembre de 2018

TLP: MenteSANA


Así viven las personas con trastorno límite de la personalidad

La historia de Lucía es la del trastorno borderline: no se quiere a sí misma, se maltrata. Vive como una equilibrista, en la cuerda floja de las emociones.

Carlos Ranera

  •  

  •  
trastorno borderline
28 de julio de 2017, 14:48 | Actualizado a 
Lucía Fronteriza camina descalza por el filo de un cuchillo. Extiende los brazos en cruz y cierra los ojos, se concentra y busca un centro de gravedad que nunca encuentra. Avanza muy lentamente sabiendo que, en cualquier momento, volverá a caer. Una y otra vez.
Descender al infierno y volver a escapar. Intentar mantener el equilibrio. Ese es el reto. De hecho, en su blog está colgada la pintura de August Macke El equilibrista.

Trastorno borderline: una historia al límite

Lucía solo tiene 19 años y ya no le gusta la vida. Está de vuelta de todo. Y lo ha probado todo. Y de todo sale, sí, pero más delgada, más triste, más vacía...
Las drogas le han permitido, dice, tomar conciencia de otras sensaciones.
El sexo, vengarse de esos hombres y mujeres que parecen algo y no son nada.
Pero ya no le sirven, ni los hombres ni las mujeres ni las drogas.
–Al final acabaré haciendo oposiciones a superviviente o impartiré un máster en emociones envasadas.
–Ingeniosa, Lucía.
– No. Soy tonta. Y borde. Ustedes, los psiquiatras, usan una palabra para nombrar lo que me pasa que empieza por borde: borderline.
–Pero…
–No me corrija, sé inglés, era un juego de palabras. En el foro corría una especie de chiste de médicos, una regla nemotécnica para recordar los tipos de trastornos de la personalidad. Ustedes clasifican los trastornos de la personalidad en tres grupos: los que acojonan o grupo A (como los paranoicos o los esquizoides), los que tocan los cojones o grupo B (histéricos, antisociales) y los acojonados o grupo C (como los evitativos).Yo pertenezco al segundo, ¿no?
–Lucía…
–Pues a mí personalmente no me hace ninguna gracia tener trastornada la personalidad. Y también me inquieta, sinceramente. Y mucho. Si solo tenemos una personalidad, y la tengo trastornada, ¿qué me depara la vida?
No quiero entrar en este juego. Pero Lucía insiste
–¿Lo sabe usted? Preferiría tener una esquizofrenia y la personalidad normal. ¿No lo entiende? La personalidad es la persona. Mi personalidad es mi persona. ¿Quién va a querer estar conmigo? ¿A qué tipo de persona podré acercarme sin miedo a que me deje en cuanto me conozca?
El TLP demonizado: guárdate tu estigma
REPARTAMOS RESPONSABILIDADES

El TLP demonizado: guárdate tu estigma

–¿Cómo han ido las clases? –intento cambiar de tercio.
–No he ido. He pasado toda la semana encerrada en mi cuarto. Todo el mundo tiene una vida. A nadie le importo. Pasan de mí hasta que monto un pollo. Entonces todo son atenciones. Al principio, claro. Pero, cariño, no te pongas así… ¿Damos un paseo? ¿Quieres una pastilla? ¿Llamamos al doctor Ranera?
–¿Y luego?
–Luego, se les acaba la paciencia y en seguida me amenazan con llamar a la policía o llevarme a urgencias. Prefiero no salir de mi cuarto. ¿Y para qué voy a ir a clase? ¡Esteticista, belleza y estética! ¿Pero usted ha visto alguna esteticista con este aspecto?
–Solo pareces cansada.
–Parezco una vaca. Y tengo el pelo reteñido y horrible. ¿Ha visto la nueva entrada de mi blog? He colgado una de las canciones de Eros Ramazzotti. ¿Lo conoce? Dice: Da tanto vértigo mirar desde aquí, viendo cómo fluye la vida y tan lejos de mí, puedo y hago volteretas suspendido en el azul.
–¿Así te sientes?
– No sé cómo me siento. Hoy me he levantado con miedo. Pero no sé a qué. Creo que tengo miedo de mí misma. Y eso me asusta. Tengo miedo de morirme.

La atracción por la muerte

Lucía Fronteriza vive de milagro, aunque no cree en nada. Vive de milagro porque se ha intentado suicidar cuatro veces: una por amor cuando tenía 16 años, otra por desamor el día de su 17 cumpleaños, una más porque su padre es un cabrón, y la última, hace unas pocas semanas, porque nadie en el mundo la quería.

Una montaña rusa de emociones la lleva y la trae sin aparente concurso de su propia voluntad. La ira, el aburrimiento y la ansiedad destruyen cualquier proyecto, cualquier plan que acaricie en la calma de la noche para el día siguiente.
–Es como si todos los días, al poner la mesa, se me cayeran dos o tres piezas de la mejor vajilla. Entonces todo el mundo me mira y sé que piensan que no valgo para nada, que no se puede confiar en mí. Pienso que están deseando acabar de comer y salir corriendo para no verme más. Entonces me siento fea, estúpida e inútil. Y no puedo evitar ir a la cocina y darme un atracón de lo que encuentro hasta vomitar. Así me tranquilizo y me siento mejor. Otras veces, ya sabe…
–¿Qué?
–Que vienen esos momentos aún más difíciles. Casi siempre preludios de un nuevo ingreso. Es cuando estoy muy angustiada. Entonces me encierro en el baño, me desnudo y me siento en el suelo. Me hago cortes con una cuchilla de afeitar que guardo en la mesilla de mi habitación. En los muslos, en los antebrazos, en las muñecas...
–¿Por qué?
–No me asusta. Me asusta más no sentir nada. Es curioso, ahora me acuerdo que de pequeña me mareaba cuando me sacaban sangre. Luego, cuando he acabado, me curo las heridas una a una, con Betadine, y me ducho. Es como un ritual, como un conjuro. ¿Usted cree que los TLP tenemos la sensibilidad al dolor anestesiada? No me lo diga, me dirá que tal vez sí y que hay un estudio…

Acariciar un recuerdo

Lucía Fronteriza se mete en la ducha. Abre el grifo del agua con la máxima potencia, esperando a que el vapor rodee y acaricie su piel y se caliente el aire. Entonces cierra los ojos y vuelve a visualizar su mejor recuerdo. Siempre con la misma intensidad, con la misma nitidez.
Una tarde tibia de primavera, en la playa larga, al atardecer, con un sol enorme y naranja apoyado en las dunas. Estaban los cuatro. Su hermano con su padre, junto a la orilla, jugando con la arena y, un poco más alejadas, ella y su madre, intentando levantar una cometa. Lucía tenía cuatro años. Llevaba un vestido blanco, de tirantes.
Casi no había gente en la playa. El mar parecía un enorme lago. Y todo olía a una mezcla de salitre y alquitrán. Entre risas, por fin lograban levantar la cometa. Lucía miraba hacia su padre, esperando que se diera cuenta de que lo había conseguido. Y su padre, desde la orilla, le sonreía y le aplaudía.
Se le hace tarde. Lucía tiene que estar a las nueve en Barcelona, en la academia de estudios profesionales del Centro Balmes, escuela de esteticistas.

TLP: síntomas y características de quien lo sufre

El Trastorno Límite de la Personalidad (TLP) es un síndrome heterogéneo, de difícil delimitación y en constante controversia. También llamado limítrofe o fronterizo, se caracteriza por una marcada inestabilidad emocional, un pensamiento extremadamente polarizado y relaciones interpersonales caóticas e intensas.
El perfil global del trastorno también incluye típicamente la alteración de la propia identidad y la autoimagen, sentimientos crónicos de vacío y aburrimiento, comportamientos de riesgo y alta impulsividad.
Sus primeras manifestaciones aparecen en la adolescencia o preadolescencia. El momento de máxima expresión se sitúa al inicio de la edad adulta. Es uno de los trastornos de la personalidad más frecuentes en los servicios de la psiquiatría pública, con una prevalencia que se sitúa en torno al 4 % de la población, con una mayor incidencia en mujeres.

El abuso de ciertas sustancias, otros trastornos psiquiátricos, así como las conductas autolesivas y los intentos de suicidio son factores que inciden significativamente en el pronóstico y curso del trastorno.
El tratamiento del TLP es un reto para la asistencia psiquiátrica comunitaria, siendo necesario en la mayoría de los casos un abordaje integral. EQUILIBRIO IMPOSIBLE


lunes, 17 de septiembre de 2018

¿Existe el Trastorno Bipolar Infantil?



Algunos pacientes que padecen un trastorno bipolar empiezan su enfermedad durante la infancia, lo cual tiene su complicación, sobre todo, porque se solapa con otros diagnósticos como el trastorno por déficit de atención con hiperactividad o los trastornos de conducta.

La inquietud de las fases maníacas resulta difícil de identificar, a veces, en niños y no pocas veces los síntomas psicóticos son tomados como fantasías del niño, y la irritabilidad se malentiende como rebeldía juvenil. Otros síntomas también frecuentes en la manía infantil, tales como la hipersexualidad son, por sus propias características, mucho más fáciles de identificar. Los niños presentan, con mayor frecuencia que los adultos, episodios mixtos (mezcla de manía y depresión) y ciclos rápidos (alternancia de fases rápidas). El tratamiento del trastorno bipolar es farmacológico y psicoanalítico, empleando técnica del juego y test proyectivos, entre otras técnicas psicodinámicas.

Rodrigo Córdoba Sanz. Psicólogo y Psicoterapeuta. Zaragoza (Zona Centro)
Teléfono: 653 379 269
Web: www.rcordobasanz.es



miércoles, 12 de septiembre de 2018

"Tengo Trastorno Bipolar y he recibido otros diagnósticos"

Podemos confundir la enfermedad con otras, sobre todo si únicamente nos fijamos en los síntomas precedentes "de largo recorrido". Por ejemplo, si entrevistamos a un paciente y su familia y no les preguntamos si ha estado excesivamente acelerado, irritable, contento o gastando demasiado dinero, es posible que lo diagnostiquemos como "depresión unipolar" y no como bipolar. Algo ocurre con las fases maníacas, pueden parecer síntomas psicóticos de esquizofrenia. En otros casos, cuando las fluctuaciones del estado del ánimo no son muy intensas, pero sí dan lugar a alteraciones de la conducta, se puede confundir el trastorno bipolar con un trastorno de personalidad.
En ocasiones, el diagnóstico no es posible hasta fases avanzadas de la enfermedad. Una pérdida puede desencadenar una descompensación tras una ruptura sentimental en un adolescente, pasando desapercibido antes, hasta que muestre una fase maníaca.
:: Rodrigo Córdoba Sanz. Psicólogo.
:: Zaragoza (Zona Centro)
:: Teléfono: 653379269
:: email: rcordobasanz@gmail.com

martes, 11 de septiembre de 2018

Interpretación a la medida

La interpretación adecuada "a la medida" de cada paciente surge ya formulada, en la consciencia del psicoanalista, gracias a que sus procesos preconscientes se "permeabilizan" durante una formación psicoanalítica que jamás se interrumpe. Otras veces, y de la misma manera, lo que surge es un silencio adecuado. Cuando el psicoanalista ha aprendido a reconocer el estado en el cual ambas cosas ocurren, ha aprendido también a esperarlo, y se defiende mejor de interferencias tales como "no dejar pasar un material importante" o el temor a "dejar al paciente esperando una interpretación que no viene", que suelen perturbar el proceso.
:: Rodrigo Córdoba Sanz. Psicólogo.
:: Zaragoza (Zona Centro)
:: Teléfono: 653 379 269
:: email: rcordobasanz@gmail.com

viernes, 7 de septiembre de 2018

Patrón estacional en Bipolaridad

Hay pacientes que tienen cierta tendencia a presentar el mismo tipo de episodio coincidiendo con una determinada estación del año. Es lo que se conoce como patrón estacional.
Generallmente se compone de depresión invernal e hipomanía/manía en verano y primavera. Esta alteración está relacionada con las horas de la luz solar. Por lo tanto, es mucho más común en países alejados del ecuador, en los que hay mucha más variación de disponibilidad solar entre verano e invierno. Este tipo de trastorno es especialmente frecuente en los países escandinavos y relativamente raro en la zona del mediterráneo.
Dado que hay un claro factor precipitante hay un tratamiento: la exposición a la luz solar imitando los rayos del sol. Se trata de la fototerapia.
:: Rodrigo Córdoba Sanz. Psicólogo y Psicoterapeuta. Experto en Inestabilidad Emocional.
:: Zaragoza. C/ Lacarra de Miguel 27. 2C
:: Teléfono: 653 379 269
:: email: rcordobasanz@gmail.com

domingo, 26 de agosto de 2018

Asociaciones

Freud aconsejaba elegir algunos elementos del sueño que el paciente narraba y preguntarle, a continuación, qué asociaba con ellos. Vale la pena destacar (porque constituye el único párrafo en donde anticipa el uso de la contratransferencia como instrumento técnico) que, en Introducción al Psicoanálisis, escribe: "En lugar del sujeto es el analizador el que a ellos asocia bien definidas ocurrencias". Lo cierto es que hoy muy pocas veces pedimos, a nuestros pacientes, cuando nos cuentan un sueño, sus asociaciones con algunos de sus elementos. Lo que habitualmente hacemos es utilizar las nuestras. La pretendida "objetividad" del asunto no nos preocupa, ya que, de todos modos, cuando un psicoanalista le solicita a su paciente sus asociaciones, es él quien elegirá la parte del sueño sobre la que preguntará qué asocia.
:: Rodrigo Córdoba Sanz. Psicólogo.
:: Zaragoza Centro. Lacarra de Miguel 27. 2C
:: www.rcordobasanz.es
:: rcordobasanz@gmail.com

lunes, 16 de julio de 2018

El Hombre de Genio

Entre la fisiología del hombre de genio y la patología del enfermo hay muchos puntos de coincidencia; en realidad existe un continuo entre ellos. La frecuencia de genios entre lunáticos y de locos entre los hombres geniales explica el hecho de que el destino de las naciones haya estado tan a menudo en manos de enfermos, y muestra como los desequilibrados han sido capaces de contribuir tanto al progreso de la humanidad. Por medio de estas analogías y coincidencias entre los fenómenos de la genialidad y la aberración mental, parece como si la naturaleza hubiera querido enseñarnos a tener respeto por las más supremas desgracias de la enfermedad; y, también, para prevenirnos de la fascinación ante la brillantez de esos hombres de genio que bien podrían ser comparados, no a los planetas que mantienen sus órbitas, sino a las estrellas caídas, perdidas y dispersas sobre la faz de la tierra.
Cesare Lombroso, 1895, The Man of Genius.

La Vergüenza

La vergüenza es un sentimiento intensamente humillante y doloroso. Es muy difícil liberarse de ese sentimiento pegajoso y repelente. Si tienes algunos de estos síntomas es posible que estés experimentando vergüenza:
- El impulso de encogerte o de ocultarte.
- El deseo de desaparecer.
- La sensación de que todo tu cuerpo se está debilitando.
- La sensación de que hablar es incluso más difícil de lo normal.

La vergüenza está relacionada con ser. Sentimos vergüenza cuando creemos que somos indignos o que tenemos defectos innatos. El resultado de la vergüenza es la impotencia y desesperación. La vergüenza nos incita a replegarnos y ocultarnos. La vergüenza es un sentimiento miserable que aplasta la alegría de compartir nuestro mundo interior con los que nos rodean. En lugar de eso, sentimos que exponerse duele demasiado y que tenemos que permanecer ocultos.
La vergüenza es compleja y confusa, y las condiciones tienen que ser justamente las correctas para que se dispare. Para que alguien experimente vergüenza ha de estar muy involucrado en revelar algo profundamente personal a otro individuo. Si en lugar de agradecimiento lo que recibes es un gesto o una mirada de repugnancia, de ira, de reprobación o de indiferencia, eso puede disparar un deseo intenso de ocultarte. Dicho de otra manera, vergüenza.
:: Rodrigo Córdoba Sanz. Psicólogo.
:: Psicoterapeuta Zaragoza.
:: Teléfono: 653 379 269
:: Zaragoza (Zona Centro).

miércoles, 4 de julio de 2018

Sueños

Hoy nadie duda de que los sueños sean "alucinaciones oníricas" en las que veamos "realizados" deseos que durante la vigilia no asumimos. En consulta la represión puede cuestionar esta afirmación. Es allí, durante el dormir que suspende nuestras acciones sobre el mundo, donde nos atrevemos a vivirlos. El lenguaje habitual lo testimonia cuando decimos, por ejemplo, "esto no se me habría ocurrido ni en sueños".

Sin embargo, mientras dormimos, una cierta censura funciona todavía, y la realización de los deseos transcurre enmascarada bajo una forma simbólica, mediante un trabajo que, cuando fracasa, convierte el sueño en una pesadilla que interrumpe la alucinación y nos despierta. Una pesadilla que, a veces, ni siquiera recordamos, pero que suele constiruir un motivo, oculto, de algunas formas de insomnio.

La afirmación de que los sueños constituyen la vía regia no significa, necesariamente, que constituyan, siempre, el material que debe ser privilegiado en una sesión de psicoanálisis. Tiene el valor, en cambio, de subrayar el hecho de que "la arquitectura" de los sueños transparenta, de la mejor manera, la forma y los caminos que los procesos inconscientes adoptan en su trayecto hacia la consciencia.

Freud, a pesar de la importancia que asignaba a la interpretación de los sueños, se ocupó de señalar la frecuencia con que sucumbían a la represión, hasta el punto que consideraba innecesario pedir a sus pacientes que los anotaran, ya que el motivo por el que no podían recordarlos influiría, de todos modos, para que no pudieran llevarle al psicoanalista sus anotaciones.

Rodrigo Córdoba Sanz
Psicólogo y Psicoterapeuta
Zaragoza (Zona Centro)
Tfno.: 653 379 269

jueves, 14 de junio de 2018

Procesos psíquicos




:: Freud sostuvo que los procesos psíquicos funcionan de dos modos. Uno, primario, que condensa y desplaza, con magnitudes plenas, la importancia que atribuye a los sucesos. Es un proceso que, sin un cuidado suficiente de su justificación, se traduce en una equiparación de los símbolos con lo que simbolizan. Hanna Segal denominó "ecuación simbólica" a esa "confusión" (cuyo paradigma es la psicosis) que conduce, por ejemplo, a relacionarse la palabra "pan" como si fuera el alimento que lo designa. 

:: Otro, secundario, que funciona con magnitudes pequeñas y caracteriza a los procesos del pensamiento racional que establecen diferencias (razones) y proceden con símbolos saludablemente constituidos.


::Debemos reconocer que ambos "se combinan" para generar ese campo "intermedio" (casi "teatral"), que Winnicott situaba como zona de juego y creatividad. En dicho territorio se desarrolla la tarea que se propone acercar a la consciencia de las transferencias recíprocas. Ese modo "terciario" que funciona como un tránsito fugaz entre los procesos que el psicoanálisis denomina primario y secundario, es el lugar donde se gestan los símbolos y, de acuerdo con lo que escribe Charles Peirce, gracias a su operación pueden ocurrir "la metáfora, el sueño, la parábola, la alegoría, todo el arte, toda la ciencia, toda la religión, y toda la poesía".


No olviden echar un vistazo al libro:  "¿Para qué sirve el psicoanálisis? El qué-hacer con el paciente". Luis Chiozza. Ed. Libros del Zorzal.

Rodrigo Córdoba Sanz. Psicólogo
Zaragoza (Zona Centro)
Tfno.: 653 379 269
Página Web:
www.rcordobasanz.es

miércoles, 13 de junio de 2018

El Ego según Siddharta




El Ego es la suma o el encuentro de energías en constante evolución. Buda las desctibe bajo la forma de cinco agregados: materia, sensación, percepción, mente y conciencia. La conciencia resulta del encuentro de los cuatro agregados que le preceden y, si no están, simplemente cesa. Por ejemplo, el encuentro del ojo con una forma hará que esta sea percibida gracias a la vista y después incorporada mentalmente. A partir de ahí surgirá la conciencia de la cosa y la posibilidad de describirla: es grande, es pequeña, es azul, es bonita, etc. Buda utiliza la metáfora del fuego para ilustrar sus explicaciones. El fuego se describe en función del combustible que lo origina: fuego de leña, fuego de paja, etc. Si una sola de las condiciones falla, no hay fuego. El fuego, como la conciencia, no existe más que como consecuencia de las causas que la originan: combustible, condiciones atmosféricas, llamas, etc. Buda describe seis clases de conciencia: las consciencias que nacen del encuentro entre la materia y los seis sentidos: vista, oído, tacto, olfato, gusto y mentalización.
Si consideramos que los sentidos permiten la aprehensión del mundo, lo mental hay que ponerlo del lado de los seis sentidos.


:: Rodrigo Córdoba. Psicólogo
:: Zaragoza (Zona Centro)
:: Teléfono: 653 379 269
:: Web:
www.rcordobasanz.es

El camino del Ello al Yo




Al principio de nuestras vidas, nos dice Freud, sólo hay Ello. Para Freud, el Ello es la instancia pulsional que inicialmente compone nuestro espíritu. En realidad, el Ello es una reserva de energía psíquica. Freud dice: "El concepto de pulsión es un concepto límite entre lo psíquico y lo somático".
Cualquier deseo provoca un estado de tensión en el cuerpo y cualquier exceso de tensión provoca a su vez un dolor. Así, cuando un recién nacido siente una necesidad, exige ser satisfecho de inmediato. Con el descubrimiento de las primeras frustraciones, el niño debe aprender a apañárselas solo, cogiendo la esquina de una manta, por ejemplo, o chupando su pulgar. Es entonces cuando elaborará una segunda instancia psíquica: el Yo, que poco a poco le conducirá hacia la autonomía. El Yo arcaico del bebé es una instancia psíquica que se forma entre los deseos del Ello y las posibilidades que ofrece el mundo exterior. Son nuestras primeras necesidades las que estructuran nuestro aparato psíquico; necesidades psicocorporales que el Yo se esforzará en transformar en deseo según el niño pueda elegir un objeto u otro entre los que están a su disposición.

Rodrigo Córdoba Sanz. Psicólogo
Psicoterapeuta. Zaragoza.
Teléfono: 653 379 269
Página Web: www.rcordobasanz.es

martes, 12 de junio de 2018

Cuando el TLP supone una anestesia



En ocasiones, el TLP provoca en el paciente una sensación de no-vida.
Dicha sensación es un enorme torrente de emociones que satura y agota al sujeto. El resultado es una parálisis, una anestesia y un embote afectivo que impide pensar. Preciso, en "el embotamiento emocional" hay tanto dolor que el cuerpo refleja esa pesarosa sensación con profundo malestar, por tanto, el sujeto casi se trans8forma en una marioneta a merced de las emociones que ha sido incapaz de elaborar y el cuerpo se apaga funcionalmente, surgiendo patologías psicosomáticas; típicas son las cefaleas tensionales o el colon irritable. Esto se debe a que el umbral para tramitar emociones intensas es muy bajo en el TLP/Borderline/Fronterizo. El día a día no es una expresión de su vocabulario constitucional sino el instante a instante. Cinco minutos pueden ser suficientes para cambiar diferentes emociones, de ahí el torbellino que asola la estabilidad peleada, luchada y muchas veces conquistadas.
Se les dice frágiles, lábiles, inestables y otras muchas cosas más, pero si conoces a un@ en profundidad te fascinas de la fuerza que puedan llegar a tener aunque puedan parecer niñ@s en momentos puntuales.

:: Rodrigo Córdoba Sanz. Psicólogo
:: C/ Lacarra de Miguel 27, 2C.
Zona Centro. Antigua General Sueiro
:: Teléfono: 653 379 269
:: Web: Rodrigo Córdoba. Página Web
:: Email: rcordobasanz@gmail.com

viernes, 8 de junio de 2018

¿El zen es terapéutico?




:: "Sí. Toda la enseñanza de Buda es terapéutica, en la medida en que su función esencial es curarnos de nuestras ilusiones y por consiguiente del dolor, de la insatisfacción y de la frustración que conlleva vivir apartados de la realidad última de nuestra existencia. En este sentido, el zen es terapéutico: combate el malestar existencial que experimenta cualquier ser que no ha despertado.

:: Siempre decimos que no hay que confundir el zen con una terapia. Nos referimos a una terapia clásica, psicológica, cuyo objetivo es poner remedio a nuestras neurosis corrientes, es decir, a neurosis relacionadas con deseos conflictivos o prohibidos o con conflictos internos. En efecto, el zen no es una terapia adecuada para curar neurosis.

:: Sin embargo, el zazen es terapéutico en el plano existencial (meditación sentado, en muchos casos empleamos zen y zazen como sinónimos). El zen tiene que ver con un sentido profundo de la existencia y hoy en día muchas formas de dolor, como la depresión, están relacionadas con que las personas sienten que la existencia es absurda, que carece de sentido o de dirección, y que, por lo tanto, "¿para qué esforzarse?". Este sentimiento de absurdidad de la existencia, de falta de sentido en nuestras vidas y de orientación en nuestras acciones, genera dolor. En este sentido, la enseñanza de Buda es terapéutica. Y de hecho él se consideraba a sí mismo un terapeuta no un profeta [...]

:: Jean-Charles Bouchoux: Por los caminos de Buda y Freud. Transformar el dolor en sabiduría con la meditación y el psicoanálisis. Arpa. 2018. Barcelona.

:: Rodrigo Córdoba Sanz. Psicólogo
C/ Lacarra de Miguel 27. 2C
Zaragoza (Zona Centro)
Teléfono: 653 379 269

jueves, 7 de junio de 2018

Organización Borderline

Aspectos integrantes de los distintos niveles de personalidad

ORGANIZACIÓN BORDERLINE:

- Identidad:
Sentido incoherente de sí mismo y de los otros; investimientos deficitarios en el ámbito del trabajo, las relaciones y el tiempo libre.
- Defensas:
Utilización de defensas primitivas.
- Prueba de realidad:
Empatía variable con los criterios sociales compartidos para definir la realidad; presencia de cierta confusión y distorsión entre el self y el no-self, interno y externo.

Organización Neurótica:

- Identidad:
Sentido coherente de sí mismo y de los otros, pero con la presencia de un elemento de la vida psíquica que no acaba de estar plenamente integrado; investimientos significativos en el ámbito del trabajo, las relaciones y el tiempo libre.
- Defensas:
Utilización de defensas más avanzadas; rigidez.
- Prueba de realidad:
Percepción adecuada del Self vs. no-Self, interno vs. externo; empatía con los criterios sociales de la realidad.

Organización Normal:

- Identidad:
Sentido integrado de sí mismo y de los otros; investimientos significativos en el ámbito del trabajo, las relaciones y el tiempo libre.
- Defensas:
Utilización de defensas más avanzadas, flexibilidad.
- Prueba de realidad:
Percepción adecuada del Self vs. no-Self, interno vs. externo; empatía con los criterios sociales de realidad.

:: Rodrigo Córdoba Sanz. Psicólogo y Psicoterapeuta.
:: Teléfono: 653 379 269
:: Zaragoza. C/ Lacarra de Miguel 27, 2C

Personalidad y Temperamento



La personalidad representa la integración de los estilos conductuales arraigados en el temperamento, las capacidades cognitivas, el carácter, y los sistemas de valores internalizados.
El temperamento alude a la disposición constitucional hacia un modelo de reacción a los estímulos internos y ambientales; ello incluye la intensidad, el ritmo y los umbrales de activación de los afectos positivos, placenteros y gratificantes, y para la activación de los afectos negativos y dolorosos, representan el vínculo más importante entre los aspectos biológicos y los psicológicos de la personalidad.

miércoles, 6 de junio de 2018

No tengo miedo



Si quieres hacer lo que paces, tienes que ser amigo de tu enemigo, entonces se convierte en socio. Nelson Mandela

"Nuestro miedo más profundo no es a no estar a la altura.
Nuestro miedo más profundo es ser poderosos
más allá de todo límite.
Es nuestra propia luz, y no nuestra oscuridad,
la que nos aterra.
Nos preguntamos: ¿Quién soy yo para ser brillante,
radiante, talentoso y maravilloso?
La pregunta es: ¿Quién eres tú para no serlo?
Encogerse, vivir empequeñecido, no es hacerle
ningún favor al mundo.
La inspiración no es encogerse para evitar crear
inseguridad en los demás.
No se encuentra sólo en algunos elegidos,
está en cada uno de nosotros.
Y, a medida que dejamos brillar nuestra propia luz,
damos inconscientemente permiso a los demás
para hacer lo mismo.
Liberándonos de nuestro propio miedo, 
nuestra presencia libera automáticamente a los demás".


MARIANNE WILLIAMSON
recitado por NELSON MANDELA
en su investidura a la presidencia.