PEACE

PEACE
Paz y Ciencia

sábado, 12 de enero de 2019

Antipsiquiatría. Una visión histórica




En el siglo XIX, un análisis léxico-gráfico incluso grosero muestra una medicalización creciente del vocabulario de la intervención terapéutica. Pocos psiquiatras o psicoanalistas hablan explícitamente hoy en día de orden, de disciplina, de buenas costumbres, de la necesidad de sumisión, etc., pero, sin embargo, si hablan de control de la agresividad, de reinvestimiento de la realidad, de maduración de los afectos, de transferencia institucional, etc. Pero este cambio en el lenguaje no significa necesariamente que las dos series de conceptos no pueden tener unos efectos normativos comparables. La situación es hoy en día mucho más compleja que en el siglo XIX porque los progresos del saber médico hacen cada vez más difícil la transposición de los intereses de control social a una síntesis médica; sin embargo, ésta no tiene un significado absolutamente distinto dado que la progresiva autonomía de los conocimientos médicos marcha a la par con su difusión y la reinterpretación en función de estos mismos intereses. Sería objeto de otro estudio, al que este esbozo histórico podría servir de introducción, el intentar apreciar el impacto de cada una de estas dos lógicas en la coyuntura inestable de la medicina mental contemporánea.

Rodrigo Córdoba Sanz. Psicólogo y Psicoterapeuta.
Tfno. Citaciones: 653 379 269
Página Web de Rodrigo Córdoba Sanz

1 comentario:

Libre pensador dijo...

En ocasiones el problema viene dado por un inadecuado abordaje, falta de medios, tiempo, colaboración, estigmas que surgen en la propia persona si la llaman ''Loca'', etc. A veces el problema crece, son diagnosticadas personas sin padecer ninguna clase de problema a veces miembros de la misma familia, dado que la persona afectada es incapaz de reconocer su error, dado que forma parte su problema de su interpretación subjetiva de la realidad, en ese caso con el tiempo acaba surgiendo, Ocurre en hogares de personas con TLP o Psicopatía, en ocasiones sufren los demás miembros de la familia y el psicopata'' o la psicópata'' utiliza las herramientas a veces proporcionadas por los psicólogos ''No le hagas caso'' etc, ante sus demandas y victimizaciones, para agredir, nuevamente, a sus víctimas. Sin ningún control propio de la personalidad, a veces con consecuencias fatales.