PEACE

PEACE
Paz y Ciencia

viernes, 6 de enero de 2017

Gestalt



La terapia Gestalt se considera a menudo, en la actualidad, como el prototipo de las psicoterapias llamadas humanistas existenciales. Se caracteriza por el hecho de que están centradas en la existencia real de cada individuo, más que sobre una teoría estructurada, preestablecida y generalizable.
Así, por ejemplo, el psicoanálisis tradicional postula que el ser humano se desarrolla sucesivamente en varios estadios determinados y que el Edipo es universal. En cambio, la Gestalt insiste en la originalidad irreducible de cada persona, parcialmente predeterminada por su herencia, su desarrollo fetal, su educación precoz y su desarrollo social, aunque, sin embargo libre de elegir dentro de las vicisitudes de la existencia. Tal y como decía Sartre: Lo importante no es lo que han hecho de mí, sino lo que hago de lo que han hecho de mí.
El maestro Fritz Perls se desvincula del psicoanálisis siguiendo lo aprendido con sus geniales y heterodoxos psicoanalistas: Karen Horney y Wilhelm Reich. De estos analistas aprende y va más allá. La importancia del cuerpo, de las sensaciones, de un acercamiento holístico del momento presente, del contacto directo, de la agresividad dental y de la responsabilidad existencial. También fue influido por las ideas de Darwin, Bergson y Einstein.
Más adelante, con ocasión de la revolución ideológica del 68, que preconizaba el advenimiento del ser, liberado, auténtico, creativo, que trata de escapar de la espiral alienante del consumo.
Los conceptos fundamentales son el sentimiento de libertad y creatividad.
Saliendo de los postulados del psicoanálisis y el conductismo, propone crear, imaginar conductas nuevas, experimentar sentimientos encubiertos o prohibidos por nuestra educación o nuestro contexto social. En contestación anarquista radical del "American Way of Life", se confronta a los modelos de "normalidad": cada uno se desarrolla a su propio ritmo y según sus propias vías.
Las lágrimas y la rabia ya no son signos de debilidad, sino de liberación auténtica, la homosexualidad no es una "perversión", sino una orientación personal, la riqueza material, el poder, el conocimiento, el sacrificio se cuestionan en provecho de la alegría y de la intensidad de la vida:
Lo que más podemos hacer por los otros es sobre todo ser felices nosotros mismos.
La interpretación nutre el síntoma. Lacan.
La Gestalt propone La encarnación del verbo. La interacción con el terapeuta no se limita al plano verbal... Todo su ser se moviliza. Se autorizan provisionalmente todos sus comportamientos infantiles, o socialmente inhibidos.
Se permite que todo su ser se movilice, también provisionalmente comportamientos infantiles o socialmente inhibidos.
Serge Ginger
Revista de la AETG. Revista de Terapia Gestalt
Rodrigo Córdoba Sanz: Psicólogo y Terapeuta