PEACE

PEACE
Paz y Ciencia

domingo, 1 de enero de 2017

El Principito y la hermenéutica

"No debería haberla escuchado -me confesó un día. Nunca deberíamos escuchar a las flores. Simplemente, deberíamos contemplarlas y oler su fragancia. La mía perfumaba todo mi planeta, pero yo ignoraba cómo gozar de su belleza.

La verdad es que yo no sabía entender nada, debería haber juzgado por los hechos y no por sus palabras...

Era demasiado joven para saber cómo amarla".

Amar equivale a gozar de la belleza de la rosa y ello podría haberse logrado únicamente concentrándose en su realidad antes que en sus estratagemas, "por los hechos y no por las palabras".
Esto no solo nos trae nuevamente a la realidad sino que nos invita a considerar la naturaleza de las alternativas. Juzgar por las palabras antes que por los hechos impide "gozar de la belleza" del mundo en que viven. Más exactamente, lo que persiguen es una creación imaginaria. Sus aspiraciones e ideales son productos de la tradición occidental y constituyen un eco o un reflejo parcial de la realidad, pero solamente un eco. En verdad, para ellos, lo real permanece oculto por el hecho mismo de que se encuentran fracasados en la búsqueda de un concepto o símbolo que lo represente.

Claudio Naranjo: El niño divino y el héroe. Ed. Amae
Amae: término japonés utilizado por Takeo Doi, psiquiatra y uno de los mejores psicoanalistas orientales. Representa sentir las necesidades y sentimientos de la otra persona, la empatía que se da por sentada y desde la cual se actúa, sin llamar la atención sobre ello.