PEACE

PEACE
Paz y Ciencia

martes, 10 de enero de 2017

Bipolaridad Eduardo Grecco



El hecho fundamental de la existencia humana es el hombre con el hombre. Martin Buber
Coincidiendo con todos los demás, encontramos el centro de nosotros mismos. Pierre Teilhard de Chardin
Tengo la certeza de que voy a alguna parte, la vida sabrá dónde... yo me dejo guiar. Eduardo Grecco
Habrá cosas que nos pasan y no se viven, y por ende, no se aprende de ellas, dando como resultado que el suceso no se transformará en experiencia. Luis Chiozza
La Bipolaridad no sólo es una manifestación clínica y un emergente familiar sino, además, como una búsqueda espiritual por un sendero equivocado. Eduardo Grecco
El trabajo de sanación o alivio de la Bipolaridad que propone Eduardo Grecco en este libro es un recorrido holístico con énfasis en la obra de Jung y las Constelaciones Familiares de Bert Hellinger.
La Bipolaridad se vuelve una cárcel si no somos capaces de conectar con nuestra Alma, con nuestro cuerpo, si no podemos resignificar nuestros vínculos, reinventar nuestro destino, esto último es un trabajo de día a día y no un "pensamiento mágico" del proceso primario.
Para deshacer los nudos tenemos que tocar el Alma, y eso duele, darse cuenta del dolor de "la noche oscura del Alma" significa explorar la oscuridad para salir de la Caverna.
Reconocer las heridas del Alma, tocarlas y mover interiormente a la persona para conseguir transformaciones profundas.
La guía es la sincronicidad como fuerza del Alma. Cuando el Alma está lista, entonces aparecen los recursos de sanación.
El motivo por el cual no se pueden superar las afecciones es por la presencia de la ausencia. El síntoma nos envía un mensaje, es un emergente, una alerta que pide ser reconocida, recordada e integrada. Ese síntoma nos informa sobre la presencia de un malestar en la familia en la que uno de los miembro "lleva" la carga a través de un síntoma o síntomas, manifestando enfermedad, dolor y pérdida. De esta forma, intentará equilibrar para todo su sistema familiar los enredos, olvidos y embrollos vividos a lo largo de la historia ancestral.
Para liberarnos del dolor es necesario reconocer que no nacemos vírgenes, nacemos llenos de memorias. Algunas de ellas no nos pertenecen, son parte de nuestro legado. Por eso hay que integrar toda la experiencia personal, constelación familiar, arquetípica y "almática" hasta apropiarnos de ellas y transformarlas con un acto creativo en una fuerza.
Rodrigo Córdoba Sanz
Especialista en Trastorno Bipolar y Trastorno Límite de la Personalidad