PEACE

PEACE
Paz y Ciencia

viernes, 5 de diciembre de 2014

La Bipolaridad como Don



Entrevista realizada por: Gabriela Mondragón.

Tener la oportunidad de entrevistar a Eduardo H. Grecco es un privilegio para Faceta Humana. Y es por eso que esta entrevista esta dirigida a conocer al ser humano y aquellas facetas que lo han llevado a ser quien es.

Eduardo Grecco nació en Argentina y reside actualmente en México.

Formado en el campo de la Psicología, realizó posteriormente estudios en Psicoanálisis, disciplina que enseñó durante varios años. A la par que se capacitaba en la visión y el pensamiento estructuralista, cursó seminarios de psicología junguiana, Psicología transpersonal, Bioenergética y lectura emocional del cuerpo.

El objetivo central de sus trabajos se orienta hacia la comprensión del sufrimiento del hombre y el sentido de su presencia en la vida. Sus investigaciones al respecto se han materializado en libres tales como Los afectos están para ser sentidos, Muertes inesperadas, La bipolaridad como un don, Despertando el don bipolar ¿Quién se ha subido a mi hamaca? La bipolaridad como oportunidad.

Eduardo por favor platícanos:


He leído la mayoría de tus libros con relación a la bipolaridad. Es un tema que genera mucha angustia y hay un enorme desconocimiento del tema. ¿Cuál es la razón por la que se destaca este tema en la mayoría de tus libros?

Por una parte por mi propia experiencia de haber transitado por la experiencia de la bipolaridad desdichada y, por otra, por el desafío que significa este territorio clínico, extenso, no muy bien comprendido y hasta, en cierto modo, maltratado. Pero hay mas razones. Una de ellas es que, quizás, como ninguna otra manifestación humana, la bipolaridad te hace estremecer al compás del vibrar de las emociones.

¿Te consideras bipolar?

No en términos de identidad. No somos un diagnóstico. Cuando alguien dice “soy adicto” en lugar de manifestar que consume, esta dando todo un universo de significación en el cual queda atrapado. ¿Cómo le podemos pedir, entonces, que deje de ser? No soy bipolar en este sentido. Por otro lado, la bipolaridad, como tal, es un rasgo inherente a la naturaleza humana. El problema no es la bipolaridad sino el quedar atrapado entre las aspas de sus antagonismos excluyentes. Si la pregunta es ¿Quedaste atrapado alguna vez o estas atrapado en ellas? Mi respuesta sería positiva. Hubo un tiempo de mi vida que el timón de mi existencia estaba en las manos del oscilar extremo. Ya fue pero sé, por experiencia propia, de que se trata. Esto me da un importante recurso en el trabajo con personas que sufren la bipolaridad y es el hecho de poder comprender claramente de que se trata, desde su intimidad.

 ¿Cuál es la definición médica psiquiátrica de bipolaridad?

Hay varias pero en general se la caracteriza por estados de ánimo cambiantes entre dos polos opuestos, alternándose períodos maníacos (excesiva euforia) y depresivos. Esto deja fuera la interioridad de la bipolaridad que es donde en realidad hay que buscar su esencia. Por mi parte prefiero situar el problema en otro lugar. Primero no acentuar la alternancia de polos sino la incapacidad para integrar polaridades, la dificultad en aceptar pérdidas, las conductas autodestructivas, las relacionestormentosas, pero sobre todo, hablar de un tipo de funcionamiento de la persona, que esta reprimido y a consecuencia de este bloqueo es que surge una respuesta de este tipo. Es por eso que hablo de que la bipolaridad es fruto de un talento que nos desarrollamos. Hay otras cosas importantes como el drama emocional del desamor de la primera infancia y el concebir a la bipolaridad como un espectro que abarca muchas cosas como adicciones, déficit atencional, síndrome de pánico, relaciones tormentosas, etc.

¿Qué tratamientos son indispensables para llevar este acontecer?

Hay mucha diversidad. Mi planteo es el de articular un plan de vida. Lo que llamamos enfermedad es una narración en espejo a la biografía. Son como dos caras de una misma moneda. Es la vida que viví, lo que hice con esos vivieres lo que me llevan a la enfermedad. Lo que hay que cambiar es la vida para realmente arribar hacia la sanación. Por eso propongo un plan de vida como tratamiento. Esto incluye alimentación, actividades físicas y recreativas, tratamientos con recursos naturales, psicoterapia, etc.

¿Crees que un bipolar pueda vivir sin medicamentos?

Supongo que te refieres a los psicofármacos. Es posible. Los psicofármacos deben ser una ayuda puntual mientras es necesaria y durante un tiempo limitado y si no hay otras opciones. Pero no puede ser el recurso de vida. Hay otras cosas efectivas con las cuales los pacientes pueden tener un ritmo de vida adecuado.

Danos tips para encontrar al psiquiatra adecuado

La gente se equivoca cuando busca un tipo de profesional. Tiene que buscar una persona capaz de comprenderlo y sostenerlo. En uno de mis libros hablo de esto en extensión y sugiero que primero se piense en la clase de persona humana que se necesita, luego el tipo de profesional y al final la técnica. El paciente que sufre a la bipolaridad se siente como en un desierto. Teresa de Ávila dice “Deseaba vivir y no había quien me diese vida”. La persona no necesita un remedio, demanda alguien que le de vida.

¿Cuáles son los exámenes que se hacen para diagnosticar esta Faceta de vida?

El mejor examen es el clínico. La evaluación personal a cargo de alguien que conozca profundamente el tema. La mayoría de los pacientes llamados bipolares tienen una larga historia de muchos diferentes diagnósticos previos. También hay otro tipo de recursos pero esta es la mejor vía.

¿Cómo debe abordarse en una etapa de manía con tendencia agresiva? ¿Recomiendas hospitalización?

En general no recomiendo la internación salvo en situaciones muy críticas y de preferencia una internación clínica no psiquiátrica y si es posible cura de sueño en la misma casa donde la persona vive. No estamos muy preparados para esto pero es lo que intento hacer por múltiples razones. Lo mejor cuando el paciente va por el camino de la manía es que duerma. Claro esta que hay que considerar en la manía caso el riesgo de auto destrucción, que en la bipolaridad tiene un alto índice de éxito. Pero sería interesante que te fijes en el indicador estadístico de pacientes que internado o en supertratamientos farmacológicos se suicidan. Te asombraría.

¿Y en el caso de depresión?

El enfoque es semejante. Lo que varía son las herramientas clínicas.

¿Nos puedes hablar algo en cuanto a los índices de suicidio con respecto a la bipolaridad?

Es uno de los más altos comparativamente hablando. Y sobre todo es alto en cuanto al éxito del intento.

En algún curso que tomé de terapia Gestalt, se dijo que ya fuera diabetes, cáncer o esquizofrenia, toda enfermedad era una forma de evasión. ¿Qué opinas al respecto?

No se de que lugar lo dicen. La enfermedad no es un castigo, es un correctivo pero fundamentalmente es una experiencia para ser vivida. Es una noche oscura que nos propone una iniciación, de nuevo comienzo. Lo que es evasión es lo que hacemos con la enfermedad.

En tu libro de la bipolaridad como don mencionas que el bipolar sintió que no había recibido el amor y cariño necesarios para alimentarse y por lo tanto no merecía y que eso se manifestaba tanto en la manía como en la depresión.
¿Cómo puede el bipolar reincorporar esos nutrientes por si mismo?

Los traumas significativos de la vida ocurren en los primeros tiempos, desde la gestación hasta los dos o tres años de vida. Todos ellos son traumas en el amor, es decir, experiencias vividas como el desamor. El bebe no tiene el concepto de amor que tenemos nosotros. Para él se trata de una experiencia corporal de completud o carencia. El oxígeno, el alimento, el contacto materno son los ladrillos con los cuales edifica su vida amorosa y si le faltan se establece una carencia, un trauma. Eso puede llevar, por un complejo, recorrido a la bipolaridad. Basta recordar que estas vivencias de desamor provocan una intoxicación de los neurotransmisores y un debilitamiento de las conexiones axonales para poder imaginar las huellas que dejan en lo psíquico. Cuando el bebé siente que no le dan lo que necesita es posible que lo interprete de este modo: si no me dan es por que no lo merezco y si no lo merezco por que soy indigno. Este circuito queda grabado y lleva a diversos síntomas emocionales como a la manía y la depresión. Hay que ayudar a que el paciente desbloquee esta energía estancada y sane la herida y esto solo lo puede hacer reviviendo. Los síntomas bipolares son intentos fracasados de curación.

En caso de que la familia esté comprometida con apoyar al bipolar ¿Qué hacer para demostrar ese afecto sin que se vuelva una forma de manipular para el
bipolar?

La familia, la pareja, los padres, etc. No deben ser terapeutas, solo familia. ¿Qué quiere decir esto? ¿Por qué creen que tienen que hacer algo especial? Solo deben ser familia, amar, sostener, apoyar, poner límites… Es decir, lo que hace una familia. Pero ¿Por qué pensar que la persona que sufre la bipolaridad va a manipularlos? Puede que si o puede que no. Pero si una parte de este supuesto esta errado.

Platícanos una anécdota donde te viste inmerso en un punto donde no encontrabas una salida. ¿Cómo viviste y trascendiste esa Faceta?

Toda situación de crisis bipolar se vive como sin salida. Muchas veces se pierde todo, no solo lo material también lo afectivo, Todo tu universo se derrumba. Hace ya más de dos décadas pase por una situación así. Mi enredo bipolar me llevó a perder todo, pero lo pude transformar como una oportunidad. Fue como una purgación donde todos los ídolos cayeron y aprendí que cuando todo se derrumba es el momento de  descubrir el verdadero ser. Creo que se trata de una experiencia espiritual -no religiosa- profundamente espiritual en la cual recobras el sentido de tu vida. En ese tiempo escribí: cuando el terapeuta mira la enfermedad como síntoma y lo que pretende es erradicar el dolor y resolver el conflicto no vislumbra que su misión es ayudar al paciente a que su alma realice su destino y su conciencia comprenda el significado de su vida. Eso es lo que me ayudo a trascender. Ver que no estaba solo enfermo sino que estaba viviendo una noche oscura como la que narra San Juan de la Cruz y que no debía buscar la luz sino aprender a ver en la oscuridad. Eso fue lo trascendente y la experiencia cambio mi vida, y aunque parezca paradójico bendigo haberla vivido por que me hizo reencontrarme y descubrir mi vocación y tarea en la vida.

¿Das algún tipo de curso o taller para pacientes y familiares de este acontecer?

 Siempre estoy dando conferencias, talleres, seminarios tanto para profesionales como para familiares y pacientes. A cabo de terminar uno para pacientes que se llama “Cómo descubrir el alma y el sentido de la vida a través de la bipolaridad.” Imagínate más de 100 personas asumidas en su bipolaridad, desdichadas, trabajando por este sendero. 

¿En qué consiste?

Los talleres para profesionales son de formación clínica, teórica y de herramientas para el trabajo concreto. Para familiares son de reflexión e informativos y para los pacientes se trata de encuentros de vida.
Gracias Eduardo,  por esta oportunidad de compartir una nueva faceta para abordar este tema que causa tanta confusión y miedo actualmente en nuestra sociedad.

1 comentario:

KATHIA HELLEN DE LIMA dijo...

Excelente entrevista y aun mejor las respuestas del doctor y escritor....
ver un trastorno como un don, un privilegio, una oportunidad de cambio para bien, le da un enfoque nuevo, refrescante y positivamente alentador a quienes lo padecen.
Sigan dando cátedra