PEACE

PEACE
Paz y Ciencia

sábado, 10 de agosto de 2013

La educación conductista

Por tales razones, y otras similares, son de la opinión de que los padres son los últimos a los que se puede confiar la educación de sus propios hijos. Jonathan Swift, Los viajes de Gulliver.

En "Walden Dos" de Skinner, los niños se crían sin apenas contacto humano durante el primer año...
"A través del cristal pudimos ver a niños de diversas edades. Ninguno tenía puesto más que un pañal, y no tenían ropa de cama. En una de las cabinas, un pequeño recién nacido de buenos colores dormía boca abajo. Otros bebés de más edad estaban despiertos y jugando con los juguetes. Cerca de la puerta, un niño a gatas apretaba la nariz contra el cristal mientras nos sonreía".

Este "acuario" de bebés me resulta terrible. Skinner, junto con Watson, padres del conductismo, estaban empeñados en el principio de "no hay nada más que estímulo y respuesta. De ahí su distopía aberrante.

Rodrigo Córdoba Sanz
Psicólogo y Psicoterapeuta

1 comentario:

Jesús Gómez dijo...

No dejes que la realidad te cambie una buena ficción. Aquí la razón:

"...les dejaremos ver sólo
brevemente a nuestros bebés: queremos preservarlos de toda posible
infección durante el primer año"
(p. 86)

(...)
—¿Y los padres? —dijo Castle inmediatamente—. ¿No pueden ver a sus hijos?
—¡Oh, sí!, siempre y cuando gocen de buena salud.
(p. 86-87)

Skinner, B.F. (1948/1968). Walden Dos. Barcelona, Fontanella.