PEACE

PEACE
Paz y Ciencia

domingo, 9 de mayo de 2010

Fantasía y fantaseo

Despertar de un sueño puede ser difícil para aquellos que prefieren vivir en el recodo de su mundo interno. Allí se mora plácidamente hasta el efecto permanente de la realidad que confronta con la fantasía. Winnicott llamaba fantaseo al acto de la fantasía que no construye que no crea, que no acepta la realidad, que deforma esta en función de un deseo, de una creencia o de una ideología. El límite entre esa fantasía que hace plácida la existencia pero que genera una "neurosis" al no aceptar la realidad es difuso con el fantaseo, la forma de distorsionar la realidad. Estas personas viven refugiadas evitando las frustraciones del mundo externo con su propia realidad, enfrascadas en su mundo interno, soñando despiertas, las que están acogidas al fantaseo no pueden vivir en su mundo interno porque este es el que refleja la relación con el mundo externo, se trata de un mundo que puede ser hostil, persecutorio, donde moran objetos en colisión y conflicto.
Una forma de fantasía es "neurótica", la otra podría ser "psicótica" en cuanto las perepciones, interpretaciones y miradas de la realidad se ven trastocadas por el efecto poderoso del mundo interno. Una forma es un refugio para eludir la realidad, la otra (el fantaseo) es una deformación de la realidad en función del imperativo de este mundo interno que revuelve al sujeto dejándole en una situación precaria en cuanto a la lectura de la realidad. Son dos maneras, que en definitiva no aceptan la realidad, no la quieren como es, no les agrada y una, replegándose para dentro se vive en un ensueño diurno y la otra transforma en función de lo que dentro de su fuero interno se cuaja la realidad. Fantasía y fantaseo, tan distintas y sin embargo una fantasía que no encaje o no acepte la realidad puede devenir en un disloque de la realidad. Los motivos son intrincados y un análisis minucioso puede revelar estos argumentos, en el caso de que la persona conecte las emociones, las conductas y esa vivencia peculiar de su mundo interno estaremos trabajando adecuadamente para el ajuste a la realidad empírica. Una realidad que no siempre es deliciosa a efectos prácticos.

1 comentario:

Mario Diaz dijo...

¿Cómo superar o salir de un fantaseo neurótico? Es una pregunta muy general, pero una respuesta, de todas maneras, tendría que entrar en detalles y sería muy valiosa, para una persona interesada en esa respuesta. Gracias.