PEACE

PEACE
Paz y Ciencia

miércoles, 18 de marzo de 2015

Ronald D. Laing

imagen[Traducido y desviado por Haller para RebeldeMule*] Ronald D. Laing fue un médico psiquiatra y psicoanalista escocés, y uno de los protagonistas (junto a David Cooper, Aaron Esterson, Thomas SzaszFranco Basaglia, entre otros) del movimiento que cuestionó los usos, las ideas y los fines de la institución psiquiátrica, surgido en la década del '60, y que sería llamado antipsiquiatría.

Ronald Laing nació el 7 de octubre de 1927 en Glasgow, Escocia, en el seno de una familia de calvinistas conservadores. Estudió en la Escuela Secundaria para Varones de Hutcheson, donde brilló en Humanidades. A los 15 años, había leído a VoltaireMarxNietzsche, Kierkegaard y Freud, gracias a sus voraces visitas a la biblioteca pública de Govanhill.

En 1945 ingresó a la Universidad de Glasgow, en el programa de medicina. Junto a sus estudios médicos, continuó sus investigaciones filosóficas y literarias. Se graduó en 1951 a la edad de 24. Comenzó a trabajar en la unidad de neurocirugía de Killearn, cerca de Loch Lomond, donde conoció al neurocirujano Joe Schorstein, a quien Laing después describiría como "mi padre espiritual". Schorstein, hijo de un rabino vienés, estaba inmerso en la filosofía europea y ayudó a profundizar el conocimiento de Laing de la filosofía continental. Ambos eran miembros de un grupo de discusión filosófica que se reunía regularmente en Glasgow.

Durante ese periodo había todavía una intensa tradición filosófica en Glasgow, a la cual Laing había estado expuesto. Esta tradición estaba atenta al pensamiento existencial europeo, y a la escuela escocesa relacionada, conocida como "los personalistas". De hecho, el primer libro de Laing (1960), "El yo dividido", hace específica mención de uno de los principales filósofos personalistas escoceses, John McMurray, quien afirmaba que las técnicas de la ciencia natural eran inapropiadas para el estudio de las personas.

Laing tenía planeado estudiar con Karl Jaspers, autor de la "Psicopatología General", con quien mantuvo correspondencia, pero el servicio militar era entonces coercitivo. Las autoridades decretaron que Laing debía trabajar en una unidad psiquiátrica del ejército británico en Inglaterra, donde sirvió hasta 1953. Allí, Laing formó parte de unstaff que trabajaba bajo órdenes estrictas de no hablar con los pacientes psicóticos: "No debe permitir que un esquizofrénico le hable. Eso agrava el proceso psicótico. Es como promover una hemorragia a un hemofílico o como dar un laxante a alguien con diarrea. Inflama el cerebro y alimenta la psicosis". (Laing, 1985).

La psiquiatría estaba caracterizada por un fuerte acercamiento somático a la enfermedad mental, y estaban muy extendidas las terapias de coma insulínico, las terapias electroconvulsivas y las lobotomías. El primer trabajo civil de Ronald Laing fue en el Hospital Real de Gartnavel, cuyo director era Angus MacNiven. MacNiven miraba con escepticismo los nuevos tratamientos físicos para los pacientes psiquiátricos, y el staff de Gartnavel estaba abierto a terapias sociales alternativas. Fue aquí donde Laing, con sus colegas McGhie y Cameron, condujo lo que sería conocido como el "Experimento del Cuarto de Juegos" (Cameron et al, 1955).

Las instalaciones de Gartnavel estaban sobrepobladas y el staff sanitario era reducido. Laing y sus colegas se preguntaban hasta qué punto el comportamiento de los pacientes, la mayoría diagnosticado con esquizofrenia, era producto de este ambiente. Persuadieron a MacNiven de que se les concediera una gran habitación, confortablemente equipada, para permitir que 12 de los pacientes más intratables y de peor pronóstico se instalaran allí por un periodo extendido. La proporción enfermera-paciente se incrementó, y la atmósfera era generalmente más relajada. Después de 18 meses, todos los 12 pacientes habían mejorado tanto que recibieron el alta.

Un año después, de cualquier forma, estuvieron todos de regreso. Algunos de los colegas de Laing argumentaron que esto demostraba que la esquizofrenia era una enfermedad de por vida, sólo parcialmente aliviada por la influencia ambiental. En contraste, Laing sostuvo que algo estaba erróneo en el ambiente social. Las experiencias clínicas de Laing en Gartnavel formaron la base de su primer libro, "El yo dividido". El declarado propósito de Laing era "hacer la locura, y el proceso de volverse loco, comprensible". Para lo cual se apoyó en la obra de filósofos existencialistas como Kierkegaard, Sartre y Buber. Laing sostenía que el modelo médico, con su noción de que el paciente psiquiátrico era un mecanismo biológico defectuoso, deshumanizaba al paciente y ocultaba su realidad humana.

En un pasaje clave de "El yo dividido", Laing cita un extracto de Kraepelin donde el profesor alemán, inventor del término esquizofrenia, presenta a un paciente frente una clase de medicina. Kraepelin ofrece un detallado recuento del habla y el comportamiento del paciente y concluye que sus interacciones son incomprensibles,"demostrando" así la esquizofrenia. En contraste, Laing halla sentido a la conducta del paciente, que resulta inteligible si se advierte que este protestaba por ser exhibido ante un salón de lectura. Laing (1960) escribía: "Ahora parece claro que el comportamiento del paciente puede ser visto por lo menos de dos maneras... Uno puede ver su comportamiento como 'signos' de una 'enfermedad'; otro puede verlo como una expresión de su existencia humana".

"El yo dividido" apareció en 1960 después de que Laing se mudara a Londres para seguir una formación analítica en la Clínica Tavistock. Fue continuamente reimpreso durante casi 50 años y permanece como su libro más popular. En 1961 publicó "El yo y los otros", examinando los aspectos intersubjetivos de la locura. “Intento representar a las personas dentro de un sistema social o nexus de personas (…). Cada uno contribuye a la realización o la destrucción del otro.” (Laing, 1961). Después, en 1964, publica junto a Aaron Esterson "Cordura, locura y familia", un estudio de familias de esquizofrénicos que busca comprender el habla y el comportamiento de los pacientes psicóticos, en el contexto de sus relaciones familiares.

También en 1964 firma, junto a David Cooper, el libro “Razón y violencia”“una exposición muy clara y fiel” del pensamiento existencial, fenomenológico y dialéctico de Jean-Paul Sartre, quien en el prefacio saludaba el enfoque alejado del determinismo biológico para analizar las dolencias psíquicas: “Considero altamente meritorias sus investigaciones, en particular el estudio que intentan del medio familiar tomado como grupo y como serie, y estoy convencido de que sus esfuerzos contribuyen a acercarnos al momento en que la psiquiatría será por fin humana.”

El alejamiento de Laing del mainstream psiquiátrico se completó en 1967 con la publicación de "La política de la experiencia y el ave del paraíso", una intensa invectiva fenomenológica contra la civilización autoritaria, rematada por un epílogo literario. Vietnam se desangraba en tiempo real, las revueltas del 68 se tejían en el aire, y sus puntos de vista tocaron una fibra de la generación estudiantil de la postguerra, especialmente en Estados Unidos, donde el libro fue un best-seller universitario.

Laing tuvo una gran presencia en lecturas y conferencias durante la segunda mitad de los '60. En sus charlas, agrupaba al paciente psicótico con el disidente criminal y político en una coalición de oprimidos, portadores de una auténtica declaración sobre la condición humana (Clare, 1990). En "La política de la experiencia...", Laing también retrató a la locura como un viaje de liberación y autodescubrimiento. Eso conjugaba con el espíritu de la contracultura, y tenía antecedentes literarios en los Románticos y los Surrealistas. De cualquier forma, la ortodoxia psiquiátrica lo vio como una peligrosa estetización de la enfermedad mental, y despreció sostenidamente sus teorías. 

En Londres, en 1965, Ronald Laing fundó junto a David Cooper y Aaron Esterson la Asociación Filadelfia, que tenía entre sus objetivos organizar albergues para personas con perturbaciones mentales, que no querían tomar drogas psiquiátricas ni ser hospitalizadas. Estas casas, la más famosa de las cuales fue Kingsley Hall, se sostenían en la idea de que la responsabilidad personal, la vida comunitaria y la ausencia de coerción médica era la única manera de restituir el destrozado yo de las personas rotuladas como esquizofrénicas. El filme documental "Asylum" (Peter Robinson, 1972) retrata la experiencia de la Comunidad Archway.

En 1969, Laing continuó su investigación y crítica de la estructura familiar con el libro “The politics of the family” [El cuestionamiento de la familia]. En 1970, viajó a Ceylán (desde 1972, Sri Lanka) para investigar las técnicas de meditación budista, retornando a Inglaterra un año después. El ritmo de publicación de sus ensayos decayó, y el examen de algunas ideas excéntricas, como las referidas al “trauma psicológico de los fetos” (Laing, 1976) comprometieron su valor. Por esos años, Laing publicó dos colecciones de poemas breves sobre la tortuosa y obsesiva naturaleza de la comunicación humana: "Nudos" en 1970, y "Sonetos" en 1976.

En la década de los '80, Laing crió fama de alcohólico debido a frecuentes exabruptos públicos. El más leve fue en 1983, cuando fue entrevistado por Anthony Clare para un programa de BBC Radio. Llegó típicamente ebrio al estudio, pero, mientras se reponía, habló conmovedoramente de su infancia, y de su temor a estar sufriendo una "melancolía de la mediana edad", como su padre y su padre antes que él, o en sus palabras, "la típica melancolía involutiva calvinista-escocesa de cavilaciones religioso-nihilistas" (Clare, 1992).

En 1985 publicó el que se considera uno de los mejores libros de su última etapa, "Sabiduría, demencia y locura", un texto autobiográfico "de lectura obligatoria para cualquiera que sea médico o pretenda serlo" (Clare, 1990). En 1987, Laing fue privado de su licencia médica, después de una investigación realizada tras la denuncia de un paciente que lo acusó de haber estado ebrio y agresivo durante una consulta.

Ronald D. Laing murió el 23 de agosto de 1989, fulminado por un ataque cardiaco mientras jugaba al tenis con su amigo el psicoanalista Robert W. Firestone. Sus últimas palabras las gastó para pedir que no llamaran a un médico.

No hay comentarios: