PEACE

PEACE
Paz y Ciencia

viernes, 8 de noviembre de 2013

Placer

El placer embota; por eso la gente que vive en la complacencia resulta superficial. No encontrarás nada profundo en ellos. No han conocido el dolor, no han conocido el dolor, solo han vivido superficialmente, de un placer a otro.
El dolor te vuelve muy consciente y; además, compasivo y sensible al dolor de los demás. El dolor te hace grande, enorme inmenso. Es un regalo de belleza. Un tesoro oculto.

1 comentario:

Santiago González Sacristán dijo...

Los de la foto son modelos. ¿No te das cuenta? Es todo mentira, Rodrigo.