PEACE

PEACE
Paz y Ciencia

viernes, 14 de enero de 2022

BENEDETTI ūüĆĻūüďö

 EL QUE NO CORRE, VUELA


Tenía más por ganar que por perder
y un corazón dispuesto a escuchar.
Tenía lápiz, papel, un mapa y mucho camino por recorrer;
mas no tenía idea de que a la distancia empezarías a brillar.


Las cosas sencillas son las que muchas veces nos hacen el d√≠a: una sonrisa en la calle causada por una ingenuidad o descuido, el hecho que nos ayuden en el autob√ļs para no extraviarnos, o que una canci√≥n en la radio nos recuerde aquellos momentos de ilusi√≥n. A veces solo basta que el sol brille contagiando colores en los parques, o que la luna sonr√≠a reflejada en las piletas de las plazas. Cualquiera sea nuestra excusa favorita, ninguna ser√° m√°s eficaz que cuando aquella persona nos toma de la mano y nos hace sentir resguardados.

Pod√≠amos ser dos ni√Īos, pod√≠amos hacer cosas de grandes. Pod√≠amos camuflarnos en la indiferencia de una ciudad fr√≠a y estar juntos pese a la distancia, con simples mensajes de aliento. Y en ese andar descubr√≠ que molestarte es como ese deporte en el que f√°cilmente obtendr√≠a la medalla de oro, pues una sola consigna me anima a seguir y es verte sonre√≠r. No hay belleza m√°s simple que el cari√Īo concentrado en breves actos de acompa√Īamiento. Un mensaje, una llamada. Incluso si la distancia se avecina, la ilusi√≥n de dos corazones sincronizados siempre va a ser prioritaria. El complemento que est√°bamos esperando lleg√≥ sin avisar, tom√≥ su lugar y ahora solo podemos echarnos a volar.
Algo estaba creciendo como producto de la curiosidad y la seducci√≥n ¿L√≠mites? ¿Miedos? Nada de eso. Para qu√©, si ya era muy tarde. Hab√≠as activado aquello que relajaba mi vicio de calcularlo todo. La aventura en su m√°xima expresi√≥n me hizo emprender un viaje legendario con la consigna de encontrarte en cada lugar. Llevaba un poquito de ti y eso me bastaba. Ese estado de pertenencia y ese anhelo por tenerte tan libre como yo, muy lejos y a la vez tan cerca. Una contradicci√≥n tan dulce y tan ef√≠mera, que solo pod√≠a ilusionar a quien hab√≠a prometido no darle chances a un coraz√≥n delator. Los sue√Īos no eran ya m√°s que reflejos de la realidad, c√°lida, atrevida y colorid

Conclusión

A veces uno cierra sus puertas, a veces cuesta decir la palabra ‘amor’. A veces esperamos que llegue la persona perfecta pero no llega, a veces nos convertimos en novios por un d√≠a y eso es curiosamente perfecto. Y queremos m√°s, y avanzamos juntos, y de la mano volamos por un camino conocido, casi abandonado, pero entra√Īablemente nuestro. Entonces, la magia hace de las suyas y esa persona, con un mensaje tan sencillo y sin emitir palabra alguna, nos cala profundamente y nos empuja a avanzar, entrando en contacto con nuestros corazones sobrevivientes pero valientes, dej√°ndonos un mensaje as√≠: ♫Suelta todos tus miedos, v√°monos a viajar. Que nada te detenga: el l√≠mite solo ser√° tu andar…a.

No hay comentarios: