PEACE

PEACE
Paz y Ciencia

domingo, 19 de marzo de 2017

El Falo de Lacan

Falo Materno.
Si el deseo es un proceso de deformación, una fuerza que actúa sobre los signicantes, ¿cómo puede hablarse de un objeto de deseo? Al contrario, parecería que el deseo no podría tener un objeto. Lacan réplica que este objeto es de un tipo muy particular: es un objeto ausente. Y no cualquier objeto ausente, sino uno muy preciso para Lacan a esta altura de su obra: el falo materno.
Freud y sus discípulos, pese a sus numerosas discrepancias, siempre destacaron el papel central del complejo de castración. La clave no es tanto que el sujeto posea o no un falo, sino que la madre lo tenga o no.
Si uno piensa que podría perder el pene y que otra gente no posee este órgano, la idea de la pérdida se liga al órgano en cuestión. Ya nunca será un pene, sino un pene más la idea de su ausencia en la teoría freudiana. Entonces lo que uno busca en la madre no puede verse: ¿cómo es posible ver algo que no está ahí?
El falo no es lo mismo que el pene: es el pene más la idea de la falta.