PEACE

PEACE
Paz y Ciencia

martes, 29 de enero de 2008

May it be -Enya-

video

La Niña de los Sueños (XI)

Una voz lírica sonaba en medio del bullicio, los borrachos se agolpaban en las tabernas, la gente se había refugiado ya en su hogar. Desde una atalaya una bella joven cantaba una melodía, oda al amor y la esperanza. Las notas quedaban como un perfume sobre ese mar de sombras colmado de alcohol. La joven, casi desnuda llevaba un vestido fino, demasiado frío para esas fechas. Los vecinos fueron saliendo a balcones y ventanas. Un canto a la vida, una invitación a seguir adelante. Un oasis de paz y cariño en ese ambiente cargado, lleno de miradas, de envidia, codicia, celos y amargura. Una sensación oceánica de plenitud, ingenuidad medida por la métrica de una canción auténtica. Un verdadero llanto de alegría y exaltación que fue abrazando, uno a uno, a los miembros de la comunidad. Vecinos de todas las clases y condiciones, todos unidos en sus ventanas, en los marcos de sus puertas, familias enteras dejándose trasladar a otro lugar, quizás no lejos de allí. Un espacio donde ellos podían recordar aquellos momentos vitales más dulces, reparar otros más ásperos y vibrar con el presente, regado por el timbre de esa voz. Mientras salían de sus casas rumbo a la atalaya, partitura que sostenía la obra, andaban en silencio, cogidos de la mano, en familia, unidos. La joven seguía cantando, con variaciones que repasaban los vericuetos del alma. Un lugar que empezaba a parecer con más color, con más texturas, con más matices, con más amplitud y riqueza. Personas singulares, familias cogidas de la mano, y algunas tiernas parejas abrazadas, miraban absortas al cielo. Allí, entre las estrellas y rodeada de madera una sola persona, un solo ser, una forma de alzarse al cielo haciendo una sola cosa, cantar. Con pasión inefable los congregados empezaron a sentir la curiosidad de subir al altillo donde esa figura emitía esos sonidos. Tan cercana había estado siempre esa construcción de madera y , sin embargo, tan difíciles de asir esas intelecciones y evocaciones sin dejar que los sentidos y la imaginación crearan sobre la figura dada una forma de vida, aunque fuera por un instante, verdadera y emocionante.
Comenzaron los aplausos espontáneos, de repente interrumpidos por el sonido de una flauta. Una flauta con una música popular pero distinta, ardiente pero segura. Increíble. Prosiguió el sonido de la flauta, epitafio de un instante vital que dejaba a cada bocanada de aire, un poquito de esa música fantástica dentro de sí, nutriendo el ambiente interno de cada uno de ellos de paz y armonía. Orden y alegría, vida y pasión. Un poso se acomodó en los cuerpos de los reunidos, en el fondo música y la vívida imagen de una bella joven que con su flauta y su evanescente desaparición dejó boquiabiertos y paralizados a los devotos y corrientes.

domingo, 27 de enero de 2008

La niña de los sueños (X)




Nuestro querido muchacho se fue agachado con sus objetos valiosos bajo la ropa, en el camino se tropezó con dos corpulentos señores llenos de pelos, caballeros por fuera, primates debajo de sus capas. En el golpe perdió parte del botín. No le importó, siguió con paso firme y siguió adentrándose por la calle hacia la casa precaria del barbero. Después de pagarle con la mitad de la comida "incautada" pudo cocinarse lo que quedó, probablemente los trozos menos sabrosos que el astuto barbero no quiso. No le importó y espero mientras la olla y las especias hacían el resto. Acurrucándose a la fuente de calor, en la trastienda, veía por la puerta entreabierta como algún adinerado daba brillo a su calva y pulía su barba compensatoria. El muchacho se sonreía y tocaba el vientre, hundido. Era una estancia iluminada por una vieja lámpara de aceite y por el fuego que prendía bajo el caldero.
Con el tiempo el aroma empezó a penetrar por sus fosas nasales, estimulando sus sentidos aletargados. De inmediato se vio en Palacio, bien acicalado, uniformado como miembro de la guardia real, con su espada envainada y los jalones de una vida colosal. Éxito y belleza a su alrededor, comida sobrante y comodidades. Todo pareció desvanecerse con el primer bocado, un caldo de cuellos gallina y patas. Suficiente para considerarse un mosquetero o un conde de alcurnia. Masticó con ganas y en pocos minutos terminó con considerable dolor de estómago por la urgencia de instaurar el alimento en los confines de su vacío estómago. Un crepitar, testigo del peristaltismo anunciaba la llegada de la diarrea, se colmó de paciencia y atravesó la barbería corriendo para entrar en el baño, lugar donde sus deposiciones dejaron pie a la más sutil de las óperas viscerales jamás contadas. Después sólo silencio.

sábado, 26 de enero de 2008

Chiho Aoshima y Sueños Diurnos en la Fundación Miró

Chiho Aoshima (Tokio, 1974), uno de los mayores activos de Kaikai Kiki Corporation, la factory de Takashi Murakami, Andy Warhol japonés del siglo XXI. "Un día, alguien me dijo que mis obras le daban miedo. Así que fui a un templo a consultar a un bonzo. Él me aconsejó tener más conciencia de mis antepasados. Mis obras intentan transmitir lo invisible que impregna nuestra vida y espero aprender a captarlo cada vez más", explica Aoshima, en Barcelona, para inaugurar la exposición que le dedica el Espai 13 de la Fundación Miró, en el marco del ciclo ¡Kawaii! Japón, ahora, dedicado a los creadores japoneses emergentes.
Bajo el título Terror y seducción, la muestra reúne grandes impresiones digitales que revelan el fantasmagórico mundo de la artista, donde las preocupaciones de la juventud de las megalópolis orientales se mezclan con el peso de la tradición y del mundo de lo intangible.

{El Superflat es un movimiento artístico posmoderno fundado por el artista Takashi Murakami, quien está influenciado por el manga y anime. Este movimiento provee una interpretación "exterior" a la cultura popular japonesa de la post-guerra a través de los ojos de la subcultura otaku. En adición a Murakami, entre los artistas cuyos trabajos son considerados "superflat" se encuentran Chiho Aoshima, Mahomi Kunikata, Yoshitomo Nara, y Aya Takano. Además, algunos animadores de anime y algunos mangaka son considerados superflat, especialmente Koji Morimoto (y la mayoría de los trabajos de su estudio Studio 4°C), y el trabajo de Hitoshi Tomizawa, autor de Alien 9 y Milk Closet.}
"El budismo tiene diferentes aproximaciones a la muerte, según la escuela. Yo no soy atea, sólo indiferente, pero percibo continuamente lo invisible en mi vida cotidiana".
Con su silueta espigada y flexible, como las de las chicas que dibuja, se parece a un personaje de Banana Yoshimoto, joven escritora de culto en Japón y otros varios países. "Me encanta su obra y su forma peculiar de tratar los fenómenos inexplicables que rodean nuestra vida, de abordar la muerte desde una perspectiva positiva e integrar el mundo de los espíritus en la cotidianidad", explica.
"Mientras mi generación crecía delante de los dibujos animados, mis padres no me dejaban verlos porque los consideraban violentos, eróticos o demasiado tontos. Y se lo agradezco, porque me obligaron a refugiarme en un mundo de fantasías prohibidas".
"Hay sensaciones, como la inquietud y el misterio que transmiten unas nubes en movimiento, que no se pueden plasmar en papel, necesitan la animación".

La Niña de los Sueños (IX)

La Princesa paseaba por la ciudad mientras el Niño intentaba a hurtadillas pedir prestada alguna vianda del mercado. A veces se caían trozos deliciosos en descuidos.

La muchacha paseaba gris entre las estancias de Palacio, magníficas, con un techo altísimo y pinturas solemnes, normalmente retratos y cosas aburridas de sus antepasados. El niño seguía rasgándose sus tenues ropajes en el suelo, de rodillas, debajo de las tablas que soportaban los alimentos del mercado. A su alrededor pies mugrientos y uñas negras.

La Niña corría por los Jardines, con las manos abiertas, dejando que el viento en su cara le dejara notar algo de vida al trasluz. Parecía marearse, todo lo que le rodeaba resultaba raro, sin sentido y el edificio se levantaba desenfocado, tan pronto cerca como lejos.

El muchacho apresó unos cuantos trozos de gallina y un buen pedazo de cerdo. Con eso tendría para un buen banquete. Estaba algo dolorido por estar escondido en un lugar tan minúsculo, tenía poco margen de maniobra y el miedo a ser descubierto hacía que sus movimientos se desgarraran con pavorosa ineficacia.

La Niña jugaba en el río, en los márgenes de Palacio, mojando sus cabellos, largos y diariamente cuidados ante su indiferencia por la Institutriz. Ella miraba en el espejo como alguien le prestaba cuidados, aunque fuera bajo las órdenes del Señor de Palacio. A veces incluso compartía sus ideas, bien disfrazadas, a la Institutriz, temía que algo o alguien pudieran hacerles daño por contar sus secretos. Peligrosos en un lugar como aquél.

El muchacho consiguió salir indemne de su escondite, lugar de frecuentes incursiones y suministros clandestinos. Liberado de todo miedo y con la felicidad que da tener un buen bocado que meterse al gaznate elucubró sobre la siguiente fase de su actuación, cómo y dónde cocinar su banquete.

jueves, 24 de enero de 2008

El Bebe Sabio. Por Pilar Revuelta.

INTRODUCCIÓN
Esta presentación es una propuesta de cuatro retratos, seguro incompletos, de 4 infans psicoanalíticos. La idea de retratar algunos bebes del psicoanálisis, partió por a la polémica -abanderada por Green entre otros-a cerca de si las investigaciones sobre la primera infancia y el bebe que se desarrollan en otros campos de conocimiento que no son el psicoanálisis ( la neurociencia, la observación de bebes de los psicólogos, etc), son útiles para el mismo, va contra él o incluso lo desdicen. Hasta tal punto, que no deberían estar en nuestras listas de bibliografía. Para este recorrido que propongo me he centrado básicamente en la idea de la complejización de las teorías psicoanalíticas, que generan en muchas ocasiones un mapa difícil de seguir.Para ver esta complejización me voy a remitir a el hipotético momento inaugural del psiquismo: la hipotética primera lactancia leit motiv, del psicoanálisis, lugar en donde todos los autores van a mirar en búsqueda de material para la construcción de las teorías psicoanalíticas sobre el origen del psiquismo.Veamos los bebes y luego lo pensamos.

EL ESQUEMA
He escogido 4 bebes, el Freudiano, kleiniano, winnicotiano y laplanchiano. Los 4 son presentados en dos tiempos: en el primero, en forma de juego les doy voz en primera persona. En el segundo elaboro algunas reflexiones sobre cada uno ellos.Sólo una aclaración en cuanto a este esquema: lo que aparece en cada retrato indica que el autor dio mas importancia a un aspecto determinado. Eso no implica que otros aspectos puestos en otros autores no estén en los demás. Un ejemplo clásico: En el bebe freudiano aparece la pulsión en primer plano pero eso no quiere decir que no este el objeto, que si que está y muy presente. Después está M. Klein y claro la pulsión ya estaba … entonces ella le puso el objeto, el texto…..y así sucesivamente.

1-EL PRIMERO. BEBE FREUDIANO:Soy un bebe sensorial, erógeno, mental y además sexual.Tengo una pulsión que es una fuerza continua que empuja y empuja, me acogota por su exigencia y tengo que descargarla de inmediato, alocadamente, sin un objeto fijo, porque lo que yo quiero es tranquilidad, homeostasis, poca excitación.Lo que me pone a funcionar es el displacer, (la ausencia), porque cuando pierdo los objetos que me dan placer me pongo en acción para recuperarlos: primero los alucino y luego los represento. Enseguida me hago autoerótico, ya sabéis, yo conmigo mismoNo se nada del mundo ni de mi mismo. Tengo que construir un exterior y un interior.

2-Y DESPUES MELANIE KLEIN.-Llego al mundo con un cuantum de pulsión de vida y pulsión de muerte que me produce una ansiedad que ni os cuento.- Hay un objeto fuera que servirá de dispositivo para que me ponga de inmediato a funcionar con mis dos mecanismos favoritos: la proyección y la introyección.-Con esto, es decir, con las pulsiones de vida y muerte, el objeto externo que me recibe y mis mecanismos de proyección e introyección tengo capacidad para construirme mis propios escenarios: soy un clásico desde el principio, porque siempre me monto historias de buenos y malos. Si la película se rueda medianamente bien tiene que ganar el bueno y eso significa que lo bueno y lo malo se reparte por igual. Si gana el malo me lleno de patología.-Soy un bebe pulsional con guión y escenario, con objeto buenos y sobre todo malos.

3-PERO ADEMAS NO HAY BEBE SIN MADRE. WINNICOT.-Sin mi madre no soy nadie, somos diada. Menos mal que mi madre es suficientemente buena y ella y yo hacemos uno.-Soy creador por naturaleza aunque necesito de los demás. Me hago la ilusión de que el mundo lo creo yo.

4-EL DESEMBARCO DE LOS SIGNIFICANTES….Y LAPLANCHE.-Lo biológico en el origen pero no como mi fundamento.-Construir teorías esta en mi naturaleza. -Mi contingencia es la confrontación con el adulto: me dan un significante incomprensible me invento las teorías sexuales para darle sentido.-De madre suficientemente buena nada, son todas insuficientes, traumatógenas, seductoras y sexuales y encima ni lo saben.

1 FREUD.PALABRAS CLAVES: APUNTALAMIENTO. PULSION, PRINCIPO DE INERCIA, FRUSTRACCION. ALUCINACION DEL PECHO. PRINCIPIO DE PLACER-PRINCIPIO DE REALIDAD. FANTASIAS ORIGINARIAS.En el origen del infans psicoanalítico Freud. Este no estuvo directamente interesado por los bebes pero si por el funcionamiento del aparato psíquico y desde luego por sus orígenes, y ahí, el bebe. Freud dice en 1915 en “Pulsiones y destinos de la pulsión”“Si consideramos la vida anímica desde el punto de vista biológico, se nos muestra la pulsión como un concepto limite entre lo anímico y lo somático, como un representante psíquico de los estímulos procedentes del interior del cuerpo, que arriban al alma, y como una magnitud de la exigencia de trabajo impuesta a lo anímico a consecuencia de su conexión con lo somático”En el inicio de la vida psíquica apuntalada en lo biológico la pulsión. Pulsión como algo que proviene del interior del individuo, caracterizada por una exigencia de trabajo continua, inagotable. Su fin la descarga sin un objeto fijo, la vuelta a un estado de quietud, de continuidad, de homeostasis. Su principio; el del placer. Se regulara de forma automática por sensaciones de la serie placer- displacer. Su modo de expresión un representante A la primera experiencia de placer la primera huella mnémica. Primer enlace. En virtud de dicho enlace, cuando la necesidad vuelva a aparecer, sobrevendrá un impulso que apunta a reinvestir la huella que quedó inscripta por efecto de la experiencia de satisfacción. De este modo el objeto de la necesidad queda perdido y lo que se buscará de ahí en más -fallida y repetidamente- será una representación. Esto será el origen de la fantasía en tanto escenario donde se despliega el deseo humano. Desde aquí la pulsión queda separada de su origen biológico ya que de inmediato se convertirá en pulsión sexual (ahora oral luego anal, uretral, fálica, genital).Y ese pecho alucinado o real que da placer será el mismo, será el niño del yo del placer purificado. Aquí las primeras identificaciones. Desde ahora todo lo displacentero es expulsado, echado fuera y será la primera piedra para construir el mundo.Todo lo bueno dentro, placer autoerótico, todo lo malo fuera. Empezamos a construir el mundo desde el rechazo. Y a nosotros mismos desde el placer. No podía durar mucho. A pesar de la alucinación del pecho sigo teniendo hambre. El principio de realidad empieza a conformarse, la realidad, lo exterior a mi se impone.Hasta aquí el inicio del funcionamiento del aparato psíquico, condenado a la represión.Tenemos entonces en Freud: Primero pulsión apuntalada, después pulsión, deseo y represión: El bebe esta condenado a reprimir porque la pulsión tal cual demanda no es posible. División inicial por la que se inscribirán en el inconsciente los primeros significantes.Esto deja al hombre sin instinto pero mantendrá para Freud un equivalente; El equivalente de los instintos en el hombre: los fantasmas innatos: categorías a priori, verdaderos guiones escénicos; el de la seducción, la castración, la escena primaria (originaria) y la vuelta al seno materno. Todas ellas son más fuertes que el vivenciar individual, y servirán como guiones que vienen a completar y corregir las singularidades personales. Si me falta algo lo tomo del reservorio de mis fantasmas originales.

2 Y DESPUES MELANIE KLEIN.PALABRAS CLAVES: PULSION DE VIDA Y MUERTE. TEXTO DE LAS PULSIONES A TRAVES DE LAS FANTASIAS. OBJETOS BUENOS Y MALOS. INTROYECCION Y PROYECCIONM. Klein dota de texto al bebe freudiano con su conocida teoría sobre las fantasías. La pulsión de muerte que había tenido más bien un carácter especulativo en Freud aparece con contundencia en la clínica Kleiniana. Las pulsiones de vida y muerte, reservorio pulsional con el que nacemos tendrán una expresión mental directa a través de las fantasías. La pugna entre ambas es el texto de las fantasías. Pugna que estará fundamentalmente determinada por la relación con el objeto, en concreto con la madre y más concretamente con su pecho.El bebé recién nacido sufre de ansiedad persecutoria provocada por el trauma del nacimiento, la perdida de la situación intrauterina, y por cómo se equilibren las fuerzas entre la pulsión de vida y muerte. La ansiedad pues, marca la primera relación con el mundo. Tenemos entonces un bebe reactivo que se pone a funcionar psíquicamente como defensa frente a la angustia.Inmediatamente después de la ansiedad hace aparición el objeto. Dice M. Klein.“Estos sentimientos se alivian en cierto grado por las diversas medidas tomadas para darle calor, ayuda y bienestar, y particularmente por la gratificación que siente al recibir el alimento y al succionar el pecho”“Desde la primera experiencia de lactancia en adelante, perder y recuperar el objeto-pecho en su fantasía se convierte en una parte esencial de la vida emocional del bebe”.Las emociones del infans van a tener un carácter extremo y poderoso creando perseguidores terribles o pechos ideales. Si en Freud el par placer displacer era el motor inicial del funcionamiento psíquico, en Klein el objeto bueno y malo tomara un papel preponderante. En la mente del infans hay un pecho bueno y un pecho malo.En palabras de M. Klein:“En sus fantasías destructivas muerde y desgarra el pecho, lo devora, lo aniquila, y siente que el pecho lo atacara en la misma forma. A medida que las pulsiones sádico- uretrales y sádico-anales se fortalecen, el lactante, en su imaginación ataca el pecho con orina envenenada y heces explosivas, y por lo tanto supone que el pecho lo envenenará o hará explotar. Los detalles de las fantasías sádicas determinaran el contenido de su temor a los perseguidores internos y externos y al pecho retaliativo”M. Klein, entonces, cree posible hacerse una idea de los detalles de las fantasías que tienen lugar durante la fase esquizo-paranoide, es decir durante los tres o cuatro primeros meses de vida.Al mismo tiempo que un pecho perseguidor hay uno idealizado también expresado en forma de fantasía, aunque esta tenga menos sitio en general en la teoría Kleiniana.El bebe se nutre de la buena relación con la madre para poder introyectar objetos buenos que pasaran a formar parte de él, y que le permitirán luchar y desestimar los malos.“Las vivencias recurrentes de gratificación y frustración son estímulos poderosos de las pulsiones de vida y destructivas del amor y del odio”.“En otros términos, cuando en la fusión de los dos instintos el instinto de vida predomina sobre el instinto de muerte –y por lo tanto la libido sobre la agresión- el pecho bueno puede instalarse en forma mas firme en la mente del lactante”El desarrollo del psiquismo del bebe pasa por poder introyectar objetos buenos dentro de él. Las descripciones son tan plásticas que parecería que lo que se incorpora es un cacho de madre.

3 WINNICOTT. PALABRAS CLAVES: UN TRIO: LA MADRE, EL NIÑO Y EL ESPACIO POTENCIAL DE LOS FENOMENOS TRANSICIONALES.Winnicott es el primer psicoanalista que separa al bebe del niño. Intenta la construcción de un modelo que de cuenta de la “naturaleza humana”, para ello busca referencias en la salud tanto como en la enfermedad.Cuentan que en Londres, en la década de los 40, en medio de intensos debates entre seguidores de Melanie Klein y Anna Freud, cierto día Winnicot había dicho: “Eso que ustedes llaman infans no existe”. Valga la anécdota para perfilar la primera característica del tercer bebe en nuestro esquema, el bebe de la diada: no hay bebe sin madre, aunque con ella, va a ser poseedor de una singularidad, de un yo creador del mundo y de si mismo. El bebe de Winnicott tiene que recorrer un camino que lo lleve de la no integración a la integración, de la dependencia absoluta a la independencia, y del no self a la creación del propio self. En las primeras etapas de dicho desarrollo el ambiente y el niño son uno, el niño no existe separado del otro que lo cuida, no reconoce a la madre como separada de él, y ni siquiera tiene la percepción de sí mismo separado del ambiente. Es un vínculo fusional. Por herencia Kleiniana parte de la idea de que:“el desarrollo emocional (del bebe) en sus fases primitivas o mas precoces se refiere exactamente a los mismos fenómenos que se manifiestan en la esquizofrenia adulta, de los estados esquizoides en general y de las defensas organizadas en contra de la confusión y la no organización”.Pero las soluciones que plantea son muy diferentes a las kleinianas: Para pasar de la no integración a la integración, de la fusión a la diferenciación, Winnicot nos presenta una hipótesis que sustenta una paradoja en donde ya no son dos los protagonistas, sino tres, léase: el infans, la madre y el espacio potencial “Yo afirmo que así como hace falta esta doble exposición (esta hablando de el niño y el ambiente), también es necesaria una triple: la tercera parte de la vida del ser humano, una parte de la cual no podemos hacer caso omiso, es una zona intermedia de la experiencia a la cual contribuyen la realidad exterior e interior”. Esta tercera parte intermedia es lo que va a conceptualizar como el espacio transicional o potencial, el espacio de la ilusión.Así sería la primera alimentación teórica:“El potencial creador del individuo que nace de la necesidad produce una preparación a la alucinación. El amor y la íntima identificación de la madre con su pequeño hacen que sea consciente de las necesidades del mismo hasta el punto de aportar algo más o menos en el momento propicio y en el lugar indicado. Esto, que se repite mucho, nace de la capacidad del pequeño para utilizar la ilusión, sin la cual no hay contacto posible entre la psique y el medio.Tenemos entonces que apuntalado en la necesidad, el potencial creador se hace sitio frente a la pulsión en este planteamiento de Winnicot, en el cual nos presenta un bebe desexualizado y con potencia vital. Esa potencia es la capacidad de crear. Creación de él mismo y del entorno.Winnicott muy amigo de las paradojas dirá que el bebe aprende a ser siendo y construye el mundo con lo dado.Y para ello un imprescindible con mucho peso en este planteamiento: la madre.Esta ha de ser “suficientemente buena” debe sostener, de ahí el termino de holding. Sobre ella recae la responsabilidad de la salud mental o en su defecto de la enfermedad. “La fundación de la salud mental de cada niño corresponde a la madre durante el periodo en que se preocupa del cuidado del pequeño (…) Así pues la salud mental es el producto de un cuidado continuo que permite la continuidad del crecimiento emocional personal” (además añade que es necesaria la devoción pero no la inteligencia). El trabajo de la madre pasara de permitir la ilusión a introducir la desilusión gradualmente. Desilusión igual a destete, a frustración Si el medio es demasiado intrusivo aparecerá el falso self si es respetuoso y generoso el verdadero. Resumen. En la diada un tercero: primero la ilusión, después los objetos transicionales y finalmente los símbolos. El bicho humano tiene un potencial creativo en su naturaleza pero solo se pondrá en funcionamiento en estado de fusión, de no diferenciación con la madre que le permita crear lo ya creado, llegar a ser, siendo. No hay bebe sin madre, en el contacto con ella se crea a si mismo. La madre le da el pecho y el bebe lo crea. Así pues la naturaleza humana para Winnicott se sostiene en una paradoja: es y no es, solo se puede ser, siendo.

4-EL DESEMBARCO DE LOS SIGNIFICANTES…LAPLANCHE. PALABRAS CLAVES: LACAN, LAPLANCHE, UN MAS DE CONTENIDO. LA SEDUCCION GENERALIZADA. LOS SIGNIFICANTES ENIGMATICOS. Con Lacan y sus importantes aportaciones sobre los significantes y el inconsciente estructurado como un lenguaje corren tiempos difíciles para el bebe. Éste queda despojado de lo biológico, pero además queda despojado de su condición de sujeto para pasar a ser solo objeto. “El niño se convierte en el objeto del deseo del otro, constituye su deseo con respecto al deseo del otro” Esto al mismo tiempo que genial –porque separa el deseo humano de lo biológico, de lo innato, y pasa a ser el efecto de un encuentro-, deja al infans sin agencia, únicamente como sujeto sujetado, porque lo que importa a partir de ahora no es la historia sino la estructura en la que se cae. (Silvia Bleichmar). Hay pues una época difícil para el bebe en donde deja casi de existir por si mismo aplastado por los significantes. Al respecto Laplanche escribe¿Y para que preguntarse como se construye la estructura psíquica del niño, si afirmamos que la estructura fundamental trasciende, rige, predetermina, toda peripecia individual y acontecida? En la década de los 70 la tesis estructuralista deba lugar incluso a excesos teoréticos-prácticos desconcertantes: el niño quedaba desposeído de su neurosis o de su psicosis en beneficio de la red relacional preexistente a su devenir y a su existencia misma. Pero en virtud de un curioso arrepentimiento, la estructura patógena no emigraba al cielo de las ideas: recaía, concretamente, en la configuración psíquica de los padres, y singularmente de la madre, convertida en responsable de todos los males. Periodo tal vez superado, en que el niño o el psicótico eran considerados puro síntoma del Edipo parental. Con la herencia de Freud, Lacan y su aportación original, Laplanche construirán un hipotético infans en donde rescata lo biológico, la contingencia individual y además el impacto de los significantes. Laplanche aborda la situación originaria desde el criterio de un mas: un mas de contenido, de significación y por lo tanto de mensajes. La situación originaria es la confrontación del niño con el mundo del adulto poblado de significantes, una confrontación en donde el psiquismo parental es más rico que el del niño.Este tiene entonces la tarea de habitar el lenguaje que le preexiste. Situación originaria es entonces seducción originaria: situación fundamental en la que el adulto propone al niño significantes tanto verbales como no verbales, incluso comportamentales que se van a caracterizar por ser enigmáticos, nos dice Laplanche. Significantes que interrogan al niño antes que él los comprenda y a los cuales debe dar sentido y respuesta. Esta condición los hace traumatizantes. Traumatizantes porque vehiculan un sentido ignorado1.Pero aquí lo importante es que el sentido ignorado no es solo para el niño sino sobre todo para el adulto. El portador de los significantes no sabe de ellos. Funcionancomo una formación de compromiso, como un síntoma, y vehiculizan al menos dos significaciones al mismo tiempo, una red de significaciones conscientes y otra de significaciones sexuales inconscientes. Laplanche nos pone un ejemplo concreto “¿Se puede seguir descuidando, en la teoría psicoanalítica, el investimiento sexual e inconsciente rector, por parte de la mujer, del pecho mismo, órgano aparentemente natural de la lactancia? ¿Se puede suponer que esa investidura sexual, que podríamos considerar perverso en el sentido de tres ensayos de teoría sexual, no es percibido sospechado por el lactante, como fuente de este oscuro cuestionamiento: que pretende de mi, mas allá de amamantarme y, después de todo, porque quiere amamantarme?2. La seducción que en Freud recaía sobre el padre pasa a la madre y se vehiculiza a través de los cuidados corporales prodigados al niño. La seducción recorre su camino de lo anecdótico a lo esencial. Es pues, una seducción necesaria inscrita en la situación misma. Resumamos. La teoría de la seducción generalizada, que es la de Laplanche, “es la puesta en confrontación de un individuo cuyos montajes somatopsíquicos se sitúan de manera predominante en el nivel de la necesidad con significantes que emanan del adulto, ligados a la satisfacción de esas necesidades, pero que vehiculizan consigo la potencialidad, la interrogación puramente potencial de otros mensajes: sexuales. Estos mensajes enigmáticos suscitan un trabajo de dominio y simbolización difícil, hasta imposible, que deja necesariamente detrás de si unos restos inconscientes, unos fueros decía Freud”. Será justo esta cuestión la que ponga en marcha la constitución del psiquismo, la actividad teorizante y autoteorizante del niño. Los significantes enigmáticos van a ser metabolizados es decir reemplazados por otra cosa a través de lo que Laplanche llama la metabola, proceso que incluye la metáfora y la metonimiaSerá justo aquí donde se encuentran el trauma, la fundación del inconsciente y la simbolización. Con la teoría de la seducción generalizada Laplanche tomando sus propias palabras “intenta fundar la estructura del aparato psíquico o aparato del alma, en general, e invalida el recurso biológico y filogenético, bajo reserva de resituarlo secundariamente. Esta teoría debe explicar, a través del mecanismo de la represión, la constitución y la permanencia de un inconsciente, así como del efecto “pulsión que le es indisociable”.3

NOTAS FINALES.
Espero que los relatos de los diferentes bebes aquí reconstruidos sean una buena foto sobre la complejización de las teorías psicoanalíticas. Aunque como dice S. Bleichmar en su libro “Psicoanálisis y Neogénesis” en la actualidad es necesario un trabajo de desbrozamiento y limpieza dentro de la teoría psicoanalítica, considero la misma inevitable e enriquecedora.La complejización de las teorías es también el reflejo de la complejización del mundo en donde ya ha dejado de ser valido un único esquema para explicarse las cosas y la diversidad se expande como una diáspora.Y creo también, que la complejización dentro de las teorías psicoanalíticas ayuda a perfilar y definir su especificidad: lo humano incognoscible; el deseo; el alma… Que no desmerece a la complejización del proceso de humanización. El concepto de pulsión, por ejemplo –tan específicamente psicoanalítico- y uno de los que vemos modificarse en los retratos de los infans, es de una riqueza exultante. Freud esperaba que algún día pudieran encontrarse la naturaleza química o mecánica de la pulsión y así incluso renunciar a su estudio -como dice en “Pulsiones y destinos de la pulsión”- , es decir, esperaba poderlo colocar finalmente en lo biológico. Algo así como que su esencia fuera biológica. Klein con el énfasis en los mecanismos de introyección y proyección prepara a la teoría para buscar la pulsión en el “entre”, lugar en el que entra de lleno Winnicott.Desarrollos posteriores dan la posibilidad de dejarla ahí, entre lo somático y lo psíquico. Laplanche hace una renuncia explicita a lo biológico como fundamento de la pulsión, y la sitúa en una interface incierta que se crea cuando el soma toma contacto con el otro. Es un flujo y como tal no existe hasta que el bebe no se pone en acción al entrar en contacto con el mundo. Es considerada como un efecto. Queda pues en un espacio intermedio que a veces pertenece al bebe pero otras parece ser de la madre: Laplanche dirá: ”en el marco de las experiencias de apuntalamiento del deseo en las necesidades vitales por la vía de la experiencia de satisfacción la madre introduce en el infans- a través de sus cuidados-la pulsión sexual. Esta pulsión que viene del cuerpo tiene una inscripción en el psiquismo a través de las representaciones”. Aquí la pulsión es puro movimiento, impulsora del trabajo psíquico, de la búsqueda de sentido, del ser autoteorizante. Laplanche nos dice: “Una epistemología y una teoría del psicoanálisis debe de tener en cuenta el hecho de que el sujeto es un ser teorizante, y sobre todo teorizante de si mismo. El objeto del psicoanálisis no es el objeto humano en general sino el objeto humano en tanto el formula, en tanto da forma a su propia experiencia”.Y como el concepto de pulsión otros muchos se enriquecen y complejizan: El Otro primordial por ejemplo también se transforma: del cuerpo que prodiga cuidados, ama, tiene que ser abnegado pero no inteligente (como dice Winnicott) se pasa a otro con un deseo inconsciente , que no solo trae al mundo al infans para cuidarlo y que crezca, sino que lo hace en un mundo determinado con una red de significantes organizados en cierta manera y con una singularidad cuajada en un inconsciente anhelante de encontrar un objeto en donde colocar su deseo. Resumiendo diría que estos bebes tiene muchas cosas en común, mas que diferencias, pero las diferencias no son una limitación del psicoanálisis por no haber podido llegar a un modelo único, sino una riqueza, ya que estas operan con metáforas que sirven para construir hipótesis a cerca del funcionamiento psíquico. Como dice A. Green la riqueza del psicoanálisis se contiene en su valor metafórico, en su capacidad de ir más allá a partir de algo. Que ese algo no sea nunca lo definitivo. Con respecto a la clínica, la complejización de las teorías puede ser una herramienta útil para abordar las diferentes formas en que se presentan los fenómenos psicopatológicos. Freud veía histéricos y obsesivas, Klein añade niños, Winnicot psicóticos, diadas madre-infans. P. Aulagnier trabajó con esquizofrenia y paranoia y así podríamos hacer una larga lista. Ricardo Rodulfo, dice que seria conveniente contar con un grupo de retratos confiables de bebes, que no sirvan como referencia de distintos destinos patológicos. Sin embargo la complejización también tiene sus peligros. Freud hace cierta asimilación entre el delirio y las teorías psicoanalíticas. Piera Aulagnier nos dice: “Si la psique y el mundo nacen uno con el otro y son el resultado de un estado de encuentro. El discurso teórico que da cuenta de la psique pretende disociar los efectos de este encuentro, para lo cual ejerce sobre el objeto psique una violencia inevitable. La concordancia exhaustiva entre discurso analítico y objeto psique es una ilusión a la que debemos renunciar”Debemos pues renunciar a que los bebes hagan sabios a los psicoanalistas creyendo que finalmente una de las teorías ha dado con el origen del psiquismo que por cierto seria lo mismo que haber hallado el origen del universo. Los bebes son, como dice Green, un buen lugar para las proyecciones porque nunca replican sobre las teorías que se les imputan. Todos sin excepción son también parte del imaginario social en el que fueron concebidos.Piera dice: certeza y saber se distinguen en nombre de la “cuestionabilidad” de sus enunciados respectivos: la primera rechaza esta puesta a prueba, el segundo la acepta, aunque lo haga a pesar suyo. Debemos esperar que el cuestionamiento de, por y sobre el psicoanálisis pueda continuar” (La violencia de )Aprovecho esta cita de P. Aulagnier para terminar con la idea con la que comencé: el psicoanálisis esta obligado a tomar en parte lo que le viene de fuera, de los otros yoes científicos o si no autoengendrará teorías delirantes, omnipotentes y ombliguistas.Y de aquí a la observación de bebes. Como dice Laplanche, la observación debe de dejar de ser tabú para el psicoanálisis. De hecho los psicoanalistas observamos y muchos. Todos sin excepción van y miran la lactancia y de allí construyen una teoría.Termino pues con un alegato a favor de los beneficios que la observación de bebes tiene para el psicoanálisis. Digo la observación, porque es de lo que mas he leído pero el alegato lo amplio a todas las ciencias o disciplinas que de alguna forma conectan con objeto del psicoanálisis. Los estudios sobre observación de bebes dan datos y construyen teorías que tienen dos consecuencias para el psicoanálisis por un lado lo cuestionan y por otro lo refrendan.Lo refrendan porque las teorías que construyen ayudan a confirmar desde otro punto de vista las hipótesis psicoanalíticas. Es sorprendente, por ejemplo, como se habla de las mismas fases de desarrollo, los dos meses, los ocho meses, etc.Las teorías modernas sobre el desarrollo del humano y su inteligencia, incorporan ahora la relación que el infans establece con el otro como pilar fundamental.En un libro editado en Septiembre del 2006 titulado “Del ritmo al símbolo. Los signos en el nacimiento de la inteligencia” se dice“El funcionamiento de los órganos engendra con su propia existencia, una necesidad psíquica sui generis, o mejor una serie de necesidades vicarias cuya complejidad desborda, desde el principio, la simple satisfacción orgánica”Ellos también deberían leer psicoanálisis y aprovechar en este caso el potente concepto de pulsión.Termino con una teorización infantil. Ellos también tienen sus propias teorías sobre el advenimiento del sujeto y están más cerca que nosotros: Son dos niños de 7 y 9 años respectivamente.
1ºCuando acabamos de nacer no sabemos donde estamos y empezamos a pensar que estamos en un sitio que nos van a dejar hechos polvo y por eso te pones a llorar.Luego ya sabes que son tus padres y que no te van a hacer daño.Luego ya dices una palabra y te sale mal pero por lo menos la puedes decir.Y cuando pronuncias bien las palabras no te hace falta ni pensarlas.2ºAl principio era todo mar, es como estar en el mar porque estas dentro de la tripa, cuando sales te encuentras como en otro mundo, como en la playa como si fueras un delfín o un pececito y un tsunami te ha dejado en la playa. Te vas acostumbrando poco a poco. Al principio no ves la luz es un mundo oscuro y triste luego se va iluminando y vas conociendo las maravillas de la vida. Luego mas mayor, de tres años o así, pues te vas dando cuenta de que puedes andar, vas evolucionando y desde el mar a la playa y finalmente en tu casa.

Bibliografía
Freud:1915 “Pulsiones y destinos de pulsión”
Winnicott
Laplanche
P. Auglanier "La violencia de la interpretación"
S. Bleichmar “Clínica y neogénesis”
D. Stern.

martes, 22 de enero de 2008

La Niña de los Sueños (VIII)

La muchacha miraba desde la ventana como sus hermanos disfrutaban del Sol en los jardines. En la lejanía y agazapada en la cornisa dejaba que los rayos de Sol le cegaran. Mientras fuera todo parecía lejano, ajeno y diferente a lo que ella haría si pudiera elegir. En ocasiones se sentía encerrada, viviendo una vida maquinaria, sin poder decidir qué hacer, cómo y cuándo. Una rdícula partícula en un mundo de maquinas con vínculos azarosos. La vida no era para ella sino un tránsito lleno de fugaces ideas que ensambladas a la cruda realidad daban una textura gris, mugrienta e impuesta. Una existencia falaz, una vida insólita, donde ella no era dueña de sí misma ni de lo que le rodeaba, era una emperatriz en un mundo que le dominaba, una señorita en una tierra de pobreza donde ella se alzaba sobre ellos, la amplia mayoría, con solemnidad aparente. Los hermanos ahora se mojaban en la fuente, jugando como si todo ese imaginario sólo residiera en su mente, así se vivía sola, solitaria y distinta al entorno. Imaginaba sus rutas a caballo, con aquellas salidas de lo establecido para poder ver con sus ojos la realidad que amilanaba a sus seres cercanos. El dominio y el poder construía, pensaba, una estructura hermética que se autodegradaba con el paso del tiempo. Seguía sin entender por qué ella debía , día tras día permanecer allí, recibiendo a condes, duques y santos varones con el propósito y el deseo ajeno de contraer matrimonio, como si de una enfermedad se tratara. Nada más cercano a la cruda realidad. Junto a la ventana susurraba unas notas musicales, junto al piano tocaba, hastiada aquellas composiciones que le había enseñado el músico de palacio, un ser despreciable que había dejado su vocación al antojo de un Dios, un Dios que elegía, decidía e intercedía en la plena libertad (efímera e imposible) de todos cuantos estaban a su cargo. Cansada, decidió correr las cortinas y tumbarse en la cama para mirar el techo e imaginar cómo podría escapar de esa jaula de riquezas, sabores exóticos, ropas y valores materiales. La vida continuaba pero la sentía detrás, anclada y lejana del centro de su existencia. Lejos y preocupada por esta distancia inabarcable comenzó a idear cómo podría convencer, a través de la institutriz, al Emperador, también y sólo de pasada, padre de sus hermanos y de ella misma, tres almas beneficiadas y agotadas al servicio de la impostura, de la imagen, las formas y la avaricia. Tajantes y duras palabras las que decidió evitar del monólogo dirigido a la persona destinada a dejarla salir, si quiera unos días, de Palacio. Siguió imaginando.

viernes, 18 de enero de 2008

La Niña de los Sueños (VII)

El muchacho despertó. Asustado por tanta grandiosidad había hecho un alto en el camino. Estaba recostado sobre la pradera que conducía a Palacio. El cielo gruñía y la atmósfera estaba cada vez más cargada, el frío viento le llevó a desperezarse. Las hojas le daban en la cara, sentía frío debajo de sus ropas, escasas y roídas. Con el paso del tiempo había desarrollado una coraza natural para defenderse de los caprichos climáticos. El cielo era gris, sucio y el Palacio quedaba ahora lejos.
Cogió sus bártulos, el descanso le había señalado su deseo, unas ganas de ser otro, mejor y entero, quizá sin ese bocadito que sentía en sus entrañas. Esa existencia fútil, edulcorada de una liviana y aparatosa huida a la fantasía, dejaba al trasluz las carencias. El frío, el viento, el ruido del crepitar de las hojas, el color negruzco y el olor a humedad le situaron en una situación de caos, un desorden que no integraba. Habitualmente dejaba pasar todas esas sensaciones, repitiéndose: "no me importa". Esa rotura solía marcar elementos en contradicción y le llevaba a buscar con impulso y voracidad otras fuentes de nutrientes, de alimento, ora cordero, ora amor. Esa vida truncada, mucho tiempo atrás, a pesar de su voluntad, era inexorablemente para él un terror innombrable, una forma de haberse visto caer, desde muy arriba durante mucho, mucho tiempo. El frío le hizo tiritar, dobló los brazos en cruz sobre su pecho, se encorvó como una lechuza y caminó, esta vez rumbo al otro lado. Separado por un sueño y acaso más vivo por haber deseado el amor, un amor, todavía lejos, así lo habían dictaminado los Señores del Viento.
Una pequeña puerta se abrió con ese pasaje onírico, la acidia daba lugar a la entrada, purificadora y dulce de aquellos prados de Palacio, esos jardines imperiales de la Princesa.

jueves, 17 de enero de 2008

La Niña de los Sueños (VI)

El joven caminaba con la incertidumbre de cómo sería recibido pero con la determinación y la fuerza que proporciona la ilusión de querer ver a la única persona que había sido capaz de hacerle reaccionar, de motivarlo, de proporcionarle el deseo de querer cambiar su desdichada realidad cotidiana. Sus pasos sonaban firmes sobre el empedrado mientras pensaba qué íba a decirle cuando la viese e incluso se preguntaba si sería capaz de dirigirle la palabra.La muchacha, lleno de gozo su corazón, le vió avanzar y no podía dar crédito a las múltiples ideas que se agolpaban en su cabeza, ¿A qué vendría? ¿La buscaba a ella o tal vez sólo deseaba un trabajo? ¿Cómo explicar a sus padres que ya le conocía, cómo justificar el haber hablado con él a solas? De repente tuvo una idea su "ama" le ayudaría, era la única persona a quien podía contarle "su historia".El "ama" no entendía muy bien lo que la joven le decía con nerviosismo y precipitación pero, intentando calmarla, le dijo que podía contar con ella. Salió al encuentro del joven y sin que nadie les viese le condujo a los aposentos de la muchacha. Una vez allí le preparó el baño con sales y perfumes tan relajantes que nuestro protagonista pensó que soñaba, como le había ocurrido otras veces. Tras un corte de pelo y con las nuevas y lujosas ropas que le proporcionaron nada quedaba de aquel enfermizo y errante vagabundo. Bueno, nada no, quedaban sus libros, sus anotaciones y observaciones en su cuaderno y su forma de ver y entender la vida.Con esta nueva situación fue fácil presentarlo a los padres y familiares como hijo de alguien importante socialmente y también como persona inteligente y culta. El camino hacia la unión de ambos jóvenes no resultó complicado.Se complementaron, se entregaron sus diferencias y si él ganó en salud, seguridad, y bienestar. Ella encontró equilibrio, libertad y conocimiento. Ambos encontraron el AMOR.
Por Eugenia.

martes, 15 de enero de 2008

La niña de los Sueños (V)

El muchacho partió rumbo a Palacio, sorteando borrachos y peleas en la angosta penumbra de los callejones malolientes repletos de tascas y de esas mujeres que resaltaban sus pechos amenazantes. Su vida había tenido, a pesar de todo, un reducto de vida, de agilidad y vitalidad. El refugio en su mundo interno le había proporcionado un reducto inexpugnable para sortear las acuciantes demandas del exterior. Hambre, mugre, pobreza y una dignidad mellada día tras día, arrastrada por una sensación de sentirse solo, sin nadie con quien hablar, ningún referente y nadie de confianza. Un niño huérfano, carterista y amigo de los ancianos, las únicas personas que le proporcionaban algo de sostén, de cariño y dignidad. Sus consejos, sus trozos de pan e incluso en ocasiones algo de pollo le proporcionaban los nutrientes suficientes como para engañar al cuerpo con esos caldos y arroces. La vida era hermosa cuando cerraba los ojos, bestial cuando los abría y cruel cuando alguien se le acercaba. Había desarrollado un sexto sentido para huir de los ataques de la gente peligrosa, mucha en aquellos días de necesidad. Armado con su libro de notas y su bolsa de patatas seguía caminando hacia la sede del imperio, a lo lejos atisbaba los fastuosos jardines, ricos en colores y aromas, cercando ese paraje se levantaban unas columnas de piedra, antiguas y alambicadas, con motivos florales en su capitel y fuste helicoidal. Le fascinaba ese mundo opulento, de libertad -pensaba-, de tranquilidad y sobre todo, de seguridad y apacible descanso ininterrumpido por beodos y putas.
Se adentró en el camino de fina piedra blanca, tratando de disfrutar de cada contacto con el suelo, intentando gozar al máximo esa experiencia en la que se aproximaba a aquello que siempre había construido en sus sueños. Después de ese camino estaba la incertidumbre, la inseguridad y la idea de no ser suficientemente bueno para poder entrar, aunque sólo fuese en los jardines reales, repletos de estatuas, fuentes y laberintos.
Dedicado a T.L.M.

Psiquiatría-Psicología Clínica y Realidad

Utilizo una partícula copulativa a sabiendas que es la escisión lo que predomina en la formación académica. La manera de enseñar en las ciencias "psi" es la heredada del sistema educativo tradicional, fundamentalmente el modelo médico. Dicho formato defiende a ultranza un sistema nosológico (de categorías diagnósticas) para clasificar, en la práctica para definir, diagnosticar, hacer un pronóstico y tratamiento. Modelo apuntalado por la industria farmacéutica. En realidad, y gracias a Dios, la diversidad de las personas no se ajusta a los criterios diagnósticos propuestos por la American Psychiatric Association. Eso es lógico desde un punto de vista de las humanidades. No podemos decir que todos los vascos son abertzales, que los catalanes son tacaños o que los aragoneses son rudos. Este sistema de estereotipos sirve como heurísticos que consiguen unir criterios de profesionales también muy diversos en su estructura caracterial y modelo teórico-técnico de intervención.
Por tanto, el DSM, Diagnostical and Statistical Manual of Mental Disorders y su compañera la CIE-10, Clasificación Internacional de las Enfermedades en su décima edición, han hecho un esfuerzo de "cientificidad" diseñando un modelo multiaxial, de distintos planos concéntricos con eje en la persona, para diagnosticar los problemas psicológicos o, como dicen, los trastornos mentales. Generalmente las categorías no dicen mucho del sujeto afectado, sin embargo es útil para conducir la cura. Fundamental es saber lo que le sucede al consultante y transmitírselo en términos pragmáticos, para que se le ofrezca la posibilidad de cambiar sin ajustarse ni creerse lo que por convenio se ha diseñado para el beneficio de la ciencia, no del consultante. Nunca llueve a gusto de todos.
Hace poco leía el texto: Océano Borderline, de Luigi Cancrini, ed. Paidós. Allí, en el prólogo hay un diálogo imaginado de un estudiante de psiquiatría con el mismísimo Freud. Imagínense la admiración y el sentimiento de importancia del afortunado médico. El psiquiatra le comenta a Freud que debe estudiar unos compartimentos estancos a modo de trastornos, sin embargo eso no concuerda con la praxis, ni con el acuerdo unánime de los miembros de la comunidad científica. El estudiante, con relación al Trastorno Límite del DSM (Organización Borderline según Kernberg e Inestabilidad Emocional según la CIE) dice lo siguiente:
- Estoy totalmente de acuerdo. Lo que más me inquieta es que en lo referente a este punto es imposible tomarse en serio los libros con los que tengo que preparar mis exámenes de psiquiatría.
Luigi Cancrini es psiquiatra y psicoterapeuta, autor de varios libros, fundador y director de Centros de entrenamiento y formación psicoterápica. Ha recibido premios como psicoterapeuta por su labor como investigador y su ejercicio profesional.
El estudiante continúa:
- Porque todos se basan en la identificación de los síntomas y porque el punto de vista estructural anula casi totalmente la posibilidad de hacer diagnósticos desde ese punto de partida. Por otra parte, quienes afirman que debe utilizarse el punto de vista estructural tampoco emplean una terminología unívoca ni ofrecen suficientes herramientas de orientación. A veces me siento (suspira) como un explorador que desea adentrarse en un continente desconocido. No existen guías que me ayuden realmente a explorarlo, sencillamente porque todos sus visitantes regresaron con descripciones parciales y emotivas.
El prólogo termina así: El examen fue bien. Aunque el estudiante no tuvo la necesidad de recordar a Freud para responder a las preguntas de un profesor mucho más interesado en los efectos del Prozac sobre la "felicidad" que en la estructura de la personalidad de sus pacientes.
Seguiremos traduciendo la confusión de esta Torre de Babel. Un abrazo.

sábado, 12 de enero de 2008

La niña de los sueños (IV)

Al muchacho le costaba respirar, esa dolencia le hacía tomar aire muy mal, como en angosta penumbra, durante esas crisis, temblaba y se asustaba por una inminente muerte. La gente solía pasar al lado sin mostrar ni un mínimo atisbo de compasión. El muchacho no podía diferenciar qué era lo que más pena o dolor le daba, si esa indiferencia propia de aquellos que se creen mejores o esa sensación mortífera de punzamiento. Durante esas crisis tendía a pensar en otra cosa, habitualmente dejaba volar su imaginación, cuando se lo permitía el dolor, y pensaba en un prado lleno de flores de todos los colores, un aroma embriagador que le aturdía y aliviaba al menos en su poderosa imaginación. Durante esos leves momentos, él aparecía bien vestido, limpio y vigoroso, saltando y jugando con las breznas. Su cuerpo se deslizaba entre la vegetación en un recíproco rito de caricias. Después acababa, a veces, en el suelo, frotándose a conciencia con la alfombra verde.
Por momentos podía oler, ver las montañas nevadas al fondo y sentirse en ese campo amplio, magnífico y soleado, en libertad y amplitud. En realidad, era la única medicina que se podía permitir. La vida no debía haber sido justa en cuanto a lo material, pero afortunadamente, había construido una alternativa más que adecuada donde ajustarse y poder sobrevivir con dignidad y mucho más, con magia, casi diría.
Terminó la crisis y agotado procuró hacer un intento de levantar sus riñones. A su alrededor, el bullicio, el olor a pollo y a grasa. Lejos queda atrás la montaña, la vida, el prado y la sensación de libertad y autonomía. Cogió su bolsa de patatas, lugar donde residían sus pertenencias y caminó rumbo a Palacio.

Toss The Feathers -The Corrs-

video

Para los nostálgicos, The Corrs es una banda irlandesa formada por cuatro hermanos que practican una combinación entre la música tradicional irlandesa y el pop contemporáneo. Durante su carrera han grabado éxitos como Runaway, Only when I sleep, What can I do?, I never loved you anyway, Radio, Breathless o Summer Sunshine, con los que han vendido más de 50 millones de discos. Tienen el título de miembros de la Orden del Imperio Británico.

http://www.thecorrswebsite.com

viernes, 11 de enero de 2008

La niña de los sueños (III)

La muchacha miraba a su alrededor con extrañeza, buscaba para sí con desasosiego, sentíase aturdida, extrañada. En Palacio las cosas no eran lo que parecían, la vida le resultaba tediosa, fútil, aburrida. Pasó una temporada meditabunda, reflexionando sobre una posible huida. Ese muchacho harapiento le había enseñado muchas cosas con muy pocas palabras. El cielo y el infierno sólo se ven separados por un invisible tejido por el que respiramos. Esa manera de tender la mano al cielo, desde la tierra, le hizo cerrar los ojos e imaginar cómo sería su vida fuera de esos muros que cercaban vegetación, opulencia y falsedad. Vivir un teatro en la vida es agotador, significaba para ella renunciar a su verdadera identidad. Estaba dejándose llevar por un elocuente ímpetu subversivo. Una forma de escapatoria al menos en su fantasía, un recurso que venía precedido de las súplicas hacia los reyes, de escapadas nocturnas y de paseos oficiales a caballo. El muchacho, un francés de gustos sensibles, con el caballo largo, mal cortado y un aroma de mezclas procedentes del mercado le había fascinado. Quizá fuera más preciso hablar de mutua fascinación. Sin embargo, el chico detestaba, al menos esa era la tendencia, a la realeza. Le daba mucha rabia que él, huérfano de padre y madre, tuviera que vivir en la calle, mendigando, robando y haciendo trabajos mal pagados. No consideraba que su ciudad se distribuyera con equidad. Ese mismo motor de fuerza, vigor, vitalidad, le impulsaba persistentemente a buscar un refugio, un mendrugo de pan y a tener siempre un libro y una libreta donde ir poco a poco hilvanando aquello que sólo existía en su imaginación. Una gran casa llena de lujos, comida por doquier, quizás una compañera que le ayudara a ducharse, que deslizase la mano por su espalda para darle jabón, que masajeara su cuerpo, tan pronto tullido como amoratado. Un día decidió compartir todo ello con esa curiosa muchacha procedente del castillo. Algunas señoras del mercado decían que era la heredera más linda que jamás hubo tenido el Reino. En honor a la verdad, si no fuera por proceder de Palacio, la muchacha era aquella figura élfica con la que había soñado tantas veces, despierto y dormido. -Uhmmmm, exquisito-. Se decía el muchacho, mientras pensaba acurrucado en una pequeña y húmeda grieta en las periferias de la ciudad. Allí sólo se oía el canto de las aves, el murmullo del viento hablando con las hojas y la entrecortada respiración del autor de esas páginas que buscaban alcanzar a estar, aunque sólo fuera una vez, con la muchacha. Sabía que la había despreciado, esa era su manera habitual de responder, estaba acostumbrado a que le tocaran la cabeza y le dieran una moneda pequeña o un coscorrón, la gente de la Ciudad no parecía muy agradable para él, le resultaba un circo de seres errantes, sin principio, fin, ni raíces, ni uniones...

miércoles, 9 de enero de 2008

Psiquismo Nómada

El psiquismo nómada es aquella tendencia propia del ser humano consistente en cambiar los elementos de su mundo externo para encontrar una reorganización de su mundo interno.

Nos puede ayudar el pensar en aquellas tribus que cambian de ecosistema una vez que las condiciones climatológicas, el terreno y la caza del espacio han sido explotadas.

Podemos continuar pensando que la organización interna sería el equilibrio de la tribu, la figuración de unas relaciones objetales, una forma de comunicación intragrupo, en nuestro ejemplo intrapsíquico. Quizás nosotros seríamos los chamanes. Podemos entender lo importante de estos componente ambientales como necesarios (Nurture) paradójicamente en metáfora con guiño winnicottiano. Por tanto el sistema de relaciones entre los miembros del grupo pertenecería más a la Nature.

En caso de sesgo, y en situaciones de conflicto el paciente tiende a cambiar las variables ambientales como pensamiento mágico, esto es, considera que eso le cambiará por dentro. Obviamente esto no es así. El cambio de zona donde recolectar patatas es fundamental pero se necesitan semillas y abono, lo que sería la psicoterapia psicoanalítica es la semilla, el abono la medicación.

Quizás el reto terapéutico consista en que los pacientes se den cuenta de esta recíproca interrelación de elementos en permanente cambio llevados por un conflicto de fuerzas. Interno-Externo; Nature-Nurture.

El psiquismo nómada tiende a atribuir a lo externo lo interno, es el elemento princeps de la resistencia.

Winnicott nos prepara un terreno donde existe un método de contención, soporte y apoyo afectivo, un espacio de fértil terreno para que entre los dos miembros de esa diada asimétrica se pueda abonar y puedan crecer los elementos potenciales (de salud).

De esa manera el sostén sirve de urdimbre afectiva (Rof Carballo) para que se de la interpretación del paciente (J.Hold).

Espero que esto sirva para pensar en lo maniqueo del mundo interno, mundo externo como dos terrenos que se entrelazan tejiendo la realidad del que imagina, del que desea.

La tribu y su espacio de sustento. Por eso, DWW fue un antropólogo inocente de los pobladores del mundo interno. Conociendo la organización y el significado de esas relaciones connotativas, figurativas y finalmente, poéticas.

Esos primitivos seres corresponden con isomorfismo a aquellas relaciones primigenias y paradigmáticas que contribuyen a edificar unas chozas con una determinada organización, coherencia, límites, sistemas de defensa del enemigo, formas de relacionarse con otras tribus, rituales mágicos-religiosos, sanadores, cazadores, cultivo y preparación del alimento. Hay que pensar que esa manera de vivir, ese mundo interno guarda cierta forma con cómo se construyó en la imaginación a esos seres tribales, fantasías y fantasmas. En lo relacional estará lo vincular, en cómo ha sido la biografía, la historia de esas relaciones. Por lo tanto, hay que prestar atención a un sinfín de variables que tienen que ver con la organización de los miembros de la tribu, los clanes y, por otro lado, las condiciones del ecosistema.